El daño estatal de la marihuana

Un informe de la Junta Nacional de Drogas presentado al presidente Tabaré Vázquez días pasados, asegura que tres de cada cuatro adolescentes consumieron drogas el último año. Es decir, el 75% de nuestros jóvenes que debería estar en su casa estudiando para tener un mejor futuro en un mundo cada vez más competitivo y que será aún más feroz en la supervivencia del trabajo en los próximos tiempos, con la automatización laboral mediante, no está recibiendo la necesaria contención en su hogar y sale a consumir drogas. marihuana
El alcohol es la droga más popular entre los jóvenes, casi todos la han bebido entre los adolescentes, incluso antes de que el 99% de los mismos alcance a leer un libro de manera completa, lo que habla a las claras del nivel de formación académica de nuestros adolescentes, sobre todo teniendo en cuenta un futuro tan complejo como el que asoma al corto plazo, donde con la robotización del empleo, se perderán miles de puestos de trabajo tal cual los conocemos.
Desde que era adolescente el consumo de alcohol estaba presente, hasta como una forma de querer demostrar hombría, un concepto tan equivocado como arcaico, entre los pares, cuando recién comenzábamos a vivir nuestra vida nocturna, que si bien tiene un tiempo para ser vivida, las secuelas que puede dejar el hábito del consumo de alcohol para el resto de nuestras vidas es totalmente diferente.
Pero para peor, lo que se ha popularizado entre los más jóvenes en la actualidad, no es tanto el alcohol, sino el consumo de la marihuana. Esa plantita que muchos de ellos en un total desconocimiento y en un brutal ataque de ignorancia colectiva, la quieren hacer ver con conceptos tan burdos e inexactos como desde que es inofensiva, hasta que se trata de un superalimento con nutrientes. Algo tan absurdo como paradójico.
Desde que el expresidente José Mujica, con la aparente nobleza de un abuelito bueno, quiso ayudar a que sus jóvenes no se droguen en abundancia, porque sino tendríamos cada vez más un país de gente que no serviría para nada, quiso regular el mercado del cannabis creando una ley que prevea un registro de consumidores, clubes cannabicos, etc. ha popularizado con ahínco esta droga, tanto que nuestros jóvenes la consideran algo bueno para mejorar la salud.
Está comprobado que en muchos casos puede llegar a ser menos nocivo fumarse un porro que un paquete de 20 cigarrillos por día, donde la nicotina del cigarro consumida en demasía y de manera frecuente es la puerta de entrada a un cáncer, pero no podemos pensar ni por asomo, que por esa razón fumar marihuana es algo sano. Así que no hay que ser tan ignorantes.
Lo que pasa que todo va en el mensaje que se ha creado con la liberalización del mercado de esa sustancia. El gobierno de Mujica apeló a una de las reformas más liberales de la historia de los gobiernos del Uruguay, siendo él incluso un detractor de las políticas liberales aunque bien le ha funcionado siempre el ‘como te digo una cosa, te digo la otra’. La campaña de desregulación del consumo de la marihuana ha sido tan mala, que le ha generado a los más jóvenes la idea de que ser consumidor de esta droga no es malo y ayuda a mejorar la sensibilidad del cuerpo, además de hacerles creer que si el alcohol, que es una de la peores drogas que existen, junto con el cigarrillo y los fármacos, son legales y se venden en farmacias, porqué no habría de hacerse lo mismo con la marihuana.
Lo que no han tenido en cuenta los genios que han publicitado esa política pública, considerada de vanguardia en el mundo entero, por ir contra las reglas establecidas de querer combatir este flagelo de las drogas poniéndose a publicitarlo, para que el mismo disminuya, es el alto impacto que iban a lograr en los jóvenes donde en una sociedad de consumo como la nuestra, lo primero que les iba a entrar por la vista era el marketing que se hiciera al respecto, lo que ha funcionado a las mil maravillas, donde muchísimos jóvenes y otro no tanto, han formado clubes cannábicos y consideran que la fumata colectiva de esa plantita, a la que han visto crecer desde la semilla, y la han cuidado con todo lo que ello implica, convirtiéndose en verdaderos expertos de la botánica cannábica, es algo saludable.
Entonces, después de consumir la sustancia, a través del ritual adictivo del ‘no me importa nada’, salen a la calle a encarar menos aún la vida y lo que esta impone. Pero luego son los principales quejosos de una sociedad por la que ellos no levantan ni siquiera un ladrillo, no juntan un papel del suelo y poco les importa si la democracia o el sistema funcionan bien o está corrompido, porque los primeros corrompidos han sido ellos cuando otros les han permitido generar ese submundo del consumo para escabullirse de los problemas y permitirles y permitirse no encarar nada, encima sin advertirles de los riesgos que el exceso de consumo de sustancia de esa naturaleza, por más que ellos mismos hayan plantado y regado la plantita, conlleva al corto plazo.
Tenemos un mundo de gente que no encara y que a los que no fuman les llaman ‘caretas’. Cuando lo que no se dan cuenta es que habiendo más gente como ellos, menos problemas y menos quejas tendrán los que manejan la sociedad para revertir sus políticas. Tienen un grupo social controlado bajo los efectos de una sustancia que te aparta del mundo. Y ese es el mal mensaje que ha dado un gobierno al pretender ser liberal y darle a la gente lo que en realidad siempre pide, más libertad para hacer cada vez menos, por sí y por la comunidad a la que pertenecen.
Sé que si digo esto, soy un facho, un conservador resentido, que estoy ‘caverneando’ (como dicen ahora) a los pibes por creer que fumar marihuana está bien. Pero ¿quién defiende mi derecho a no querer una sociedad así? ¿Quién protege a mis hijos de no tener las drogas (todas ellas) presentes en su vida todo el tempo? ¿Quién vela o responde por mi manera de pensar y de querer una sociedad de esa manera? Nadie, porque me olvidaba que ahora comprar diez kilos de comida en Concordia puede llegar a ser delito, pero promover el consumo de drogas, es legal.

HUGO LEMOS







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...