¿El empresario sabe gestionar sus inventarios?

El ser humano por naturaleza maneja el concepto de «seguridad «en el más amplio de los sentidos. Le gusta tener la certeza de que puede responder a todos los requerimientos siempre y de la mejor manera …pero eso tiene un costo y hay que saber cuantificarlo.
Empresarialmente, en general, a nuestros clientes no nos gusta decirles «no tengo», «se me terminó», «el proveedor debió venir la semana pasada y no vino « … todas estas excusas, muy válidas por cierto, nos hacen perder clientes potenciales, y el nivel de satisfacción al cliente se ve resentido.
Pero por otra parte decir siempre si tiene sus costes. Y el menor coste que permita dar respuestas satisfactorias a nuestros clientes es a donde debemos llegar … y no es difícil, para ello hay que tener un equilibrado y bien calculado inventario.
Los inventarios dependiendo de la categoría, presentan problemas peculiares para su correcta administración, así como también hay problemas para su adquisición, consumo o procesamiento, para su custodia y para su realización. La administración de los inventarios es de vital importancia, por el monto de la inversión que generalmente se requiere, así como por la complejidad y grado de dificultad que implica una administración financiera efectiva, la que tendrá como finalidad mantener y/o aumentar la productividad de la empresa, ya que si no hay inventarios no hay ventas y habrá una pérdida de mercado; y si no hay ventas no hay utilidad lo que determinaría a que en cierto plazo se produjera el cierre del negocio. Una alternativa válida, que en ocasiones produce resultados muy efectivos para disminuir la inversión en inventarios, es la reducción del número de materias primas, empaque, etc. que se emplean en la producción estudiándose en conjunto con los departamentos técnicos, comercialización o ventas y fabricación la cantidad que debemos tener en stock. Los resultados que se obtienen en ocasiones son sorprendentes, debido a que generalmente existe una falta de estandarización y políticas de adquisición congruentes para la optimización de la inversión en los inventarios.
Una parte importante en la administración financiera de los inventarios lo constituye el contacto formal y continuo del departamento de compras y la dirección, con los proveedores de las principales materias primas que se consumen en la producción de la empresa.
La administración de los inventarios es de vital importancia, por el monto de la inversión que generalmente se requiere, así como por la complejidad y grado de dificultad que implica una administración financiera efectiva, la que tendrá como finalidad mantener y/o aumentar la productividad de la empresa, ya que si no hay inventarios no hay ventas y habrá una pérdida de mercado; y si no hay ventas no hay utilidad lo que determinaría a que en cierto plazo se produjera el cierre del negocio.
Una alternativa válida, que en ocasiones produce resultados muy efectivos para disminuir la inversión en inventarios, es la reducción del número de materias primas, empaque, etc. qNueva imagenue se emplean en la producción estudiándose en conjunto con los departamentos técnicos, comercialización o ventas y fabricación la cantidad que debemos tener en stock.
Los resultados que se obtienen en ocasiones son sorprendentes, debido a que generalmente existe una falta de estandarización y políticas de adquisición congruentes para la optimización de la inversión en los inventarios.
Una parte importante en la administración financiera de los inventarios lo constituye el contacto formal y continuo del departamento de compras y la dirección, con los proveedores de las principales materias primas que se consumen en la producción de la empresa, tratando de optimizar plazos, embarques, modo de envío y el medio de transporte utilizado.
El cálculo para determinar el costo del mantenimiento del inventario debe considerar las ventas anuales, la distribución que éstas tienen durante el año, la cantidad técnica de producción y lo perecedero del producto. El costo del mantenimiento del inventario variará de acuerdo con su tamaño; incluye
principalmente el almacenamiento, el seguro, el deterioro del producto y el costo de oportunidad del dinero.
Existe un modelo de inventarios bastante conocido que determina la cantidad óptima de compra; considerándose el más usado aun en negocios grandes y se conoce como EOQ (economic order quantity) que aquí lo denominamos LOC, lote óptimo de compra. Actualmente existen programas
informáticos que nos permiten saber cuándo debemos «hacer los pedidos» a sabiendas de como actuarán nuestros proveedores, no obstante debemos tener en claro en nuestra empresa cual será el modelo a adoptar, considerando entre otras cosas el tipo de demanda que tenemos de nuestros productos (demanda dependiente, demanda independiente), cuyos cálculos los podemos realizar «artesanalmente» basándonos en buenos controles de stock y a través de personal muy familiarizado con los procedimientos.
El Punto de Reorden (P.R) es una práctica bastante extendida en las empresas industriales y básicamente consiste en la existencia de una señal al departamento encargado de colocar pedidos, indicando que la existencia de determinado material ha llegado a cierto nivel y que debe hacerse un nuevo pedido. El punto debe ser aquel que le permita seguir produciendo mientras llega el otro pedido. Existen diversas técnicas para señalar el P.R, desde papeles en los estantes o anaqueles a los sistemas informativos que
solicitan los pedidos automáticamente cuando se llega el nivel mínimo de inventarios. Estos puntos de reórdenes deben ser aprobados y estudiados por los departamentos de compras y producción para su establecimiento y serán responsabilidad del departamento de producción junto con el almacén para su control y vigilancia. Muchos empresarios en forma acertada determinan reservas con el fin de hacer frente a los imponderables, a las demandas de los consumidores a través de un sistema de control de inventario el cual tiene debe ser amplio y diversificado.
Las políticas de inventarios deben tener como objetivo elevar al máximo el rendimiento sobre la inversión, satisfaciendo las necesidades del mercado.
La empresa financia la inversión de los inventarios y el dinero tiene un costo de oportunidad. Por lo tanto, la empresa debe tratar de reducir la inversión
de los inventarios para maximizar los rendimientos y en algunos casos puntuales no hay que tener miedo a decir no tengo y de esa forma seremos
unos empresarios exitosos.
Cnel. (R) Lic. Carlos F. Bruno
carlos.bruno@ucu.edu.uy
Universidad Católica del Uruguay – Campus Salto