EL MÁS GRANDE DE LOS ORIENTALES

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. Al hablar del Gral. Artigas, lo hacemos con cierta solemnidad; pero lamentablemente el respeto que proferimos a su vasta obra, es menguada; la que ha quedado estampada en esas Instrucciones del Año XIII y que supieron ser, al decir de Juan Zorrilla de San Martín: “La más monumental construcción de la autonomía de las Provincias del Río de la Plata dentro de una gran República Democrático Federal. Y constituyen la Carta Magna, el Código, la Credencial, el Mandato Imperativo de nuestra independencia”.
La historia que rodea a nuestro Prócer es rica en todo sentido, mucho hay para destacar de su accionar como primer y único libertador en promulgar a la democracia como sistema de gobierno, fiel al soberano por derecho propio: el pueblo.
Su credo es bastión de una Nación; aquélla que todo lo abandonó y transcurrió por el sacrificado trillo del Éxodo o Redota; la que nos une como compatriotas por encima de diferencias ideológicas y sabe ser una sola, en momentos de engrandecer su legado.
Los Orientales, y con más razón las nuevas generaciones, debemos conocer y recordar su magnífico discurso de aquel 5 de Abril de 1813 y que la posteridad conoce como la “ORACION INAUGURAL”, como justa manera de homenajearlo; como guía y meta de sus nobles aspiraciones patrióticas.
Artigas al Pueblo Oriental:
“Ciudadanos: el resultado de la campaña pasada me puso al frente de vosotros por el voto sagrado de vuestra voluntad general. Hemos recorrido diez y siete meses cubiertos de la gloria y la miseria, y tengo la honra de volver a hablaros en la segunda vez que hacéis el uso de vuestra soberanía. Mi autoridad emana de vosotros y ella cesa por vuestra presencia soberana. Vosotros estáis en el pleno goce de vuestros derechos. Ved ahí el fruto de mis ansias y desvelos. Nuestra historia es la de los héroes. El carácter constante y sostenido que hemos ostentado en los diferentes lances que ocurrieron, anunció al mundo la época de la grandeza. Cenizas y ruina, sangre y desolación. Ved ahí el cuadro de la Banda Oriental y el precio costoso de su regeneración. Pero ella es pueblo libre.
La Asamblea General, tantas veces anunciada, empezó ya sus funciones. Su reconocimiento nos ha sido ordenado. Resolver sobre ese particular ha dado motivo a esta congregación, porque yo ofendería vuestro carácter y el mío, vulnerando enormemente vuestros derechos sagrados, si pasase a resolver por mí una materia reservada sólo a vosotros.
Ciudadanos: los pueblos deben ser libres. Su carácter debe ser su único objeto y formar el motivo de su celo. Por desgracia va a contar tres años nuestra revolución y aun falta una salvaguardia general al derecho popular. Toda clase de precaución debe prodigarse cuando se trata de fijar vuestro destino. Es muy veleidosa la probidad de los hombres; sólo el freno de la Constitución puede afirmarla. La energía es el recurso de las almas grandes. No hay un solo golpe de energía que no sea marcado con laurel. ¿Qué glorias no habéis adquirido ostentando esa virtud?
Orientales: visitad las cenizas de nuestros ciudadanos. ¡Que ellas, desde lo hondo de sus sepulcros, no nos amenacen con la vergüenza de una sangre que vertieron para hacerla servir a nuestra grandeza!”.
Al conmemorarse un año más de su natalicio; su obra perdura, con la vigencia de ayer. Como sus legítimos herederos, preservémosla, aggiornándola al presente, y así poder ganarnos el derecho de venerar con los hechos, a éste nuestro Artigas, el más grande de los Orientales.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...