- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

EL TLC CON CHILE ¿OTRO TREN QUE VEMOS PASAR?

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. El TLC (Tratado de Libre Comercio) con Chile, se firmó entre ambos gobiernos en octubre del año pasado, encontrándose en estos momentos en discusión en los parlamentos de dichos países, para lograr la ratificación del mismo.
En Uruguay, algunos sectores de la coalición oficialista Frente Amplio, como el sector que lidera el expresidente José Mujica (MPP), el Partido Comunista o el sector Casa Grande, han planteado objeciones para dar el voto a favor en el Parlamento.“A esas voces discrepantes, se sumó la de la Vicepresidente de la República, Lucía Topolansky, quien aseguró que Uruguay “no depende demasiado” de una ratificación del TLC que firmó con Chile, ya que el intercambio entre las dos naciones “no es algo voluminoso”.“Por su parte, el Canciller de la República, Rodolfo Nin Novoa, defendió el TLC, manifestando que “es un buen tratado, que tiene temas muy importantes” y que incluye aspectos de preservación ambiental, anticorrupción y transparencia, entre otros. “Me parece que es un tratado lleno de beneficios para Uruguay, porque ordena, no desregula, regula las normas de comercio. Me parece que no votar este tratado es una pésima señal para Uruguay, con un pronóstico muy malo para toda su inserción internacional”, sentenció el ministro.“En cuanto a la fuerte resistencia que le impone su propia coalición partidaria, con la cual no es la primera vez que se enfrenta, recordemos la no firma del TISA, o la no firma del TLC con China, nada más y nada menos; el jerarca expresó que “Al país lo complicaría mucho. Lo complica porque este es un precedente que queda en la historia de los tratados de comercio. Después los países van a decir: “¿Un tratado con Uruguay? ¿Para qué? Si te gastás, hacés las reuniones, viajás, discutís, acordás, y después en el último momento te dicen que no”.
Pero lo que más preocupa, es la necedad que ostenta a más no poder el Frente Amplio, cuando en temas similares -como la instalación de inversiones a cualquier precio (UPM), sin previa consulta con la oposición que representa a la mitad del país-, en asuntos que hacen al futuro de Uruguay, se encolumnan firmemente, no dándose cuenta –o no queriéndosela dar-, que son piezas de un mismo engranaje.“”Me extraña que una fuerza política que está en el gobierno, con mayoría parlamentaria, niegue la posibilidad de llevar adelante acciones que emprendió el Poder Ejecutivo y que son beneficiosas para el Uruguay”, manifestó el canciller, y tiene toda la razón.
La oposición ha vertido una sabia y coherente intención de apoyar al gobierno con los votos necesarios para que el objetivo sea alcanzado; sumando esfuerzos con aquellos legisladores oficialistas que comprendan que se está ante una política de Estado necesaria, y no en un tira y afloje de niños berrincheros en el recreo de la escuela.
A estas alturas, los sectores reaccionarios de la izquierda nacional, no pueden desconocer la realidad, continuando enfrentándose con viejos fantasmas perimidos, como lo es la hipócrita lucha contra el sistema de mercado. Con dicha actitud, ya le han hecho perder al Uruguay ilimitadas oportunidades de progreso sostenido y fidedigno, que no fue conseguido con los “socios” ideológicos (Venezuela y la Argentina de los Kirchner), pues sus modus operandi a la vista está que cayeron en el fracaso más profundo; pero sí podrían lograrlo, con la apuesta al hoy y con él al mañana, incorporándose a una carrera imprescindible para que no tengamos que reprocharnos como sociedad el no animarnos a tomar nuestro destino en nuestras propias manos.
Esperamos que, el Presidente Tabaré Vázquez y su gobierno, no prefieran darle la espalda a dicha oportunidad, con tal de no tener que recibir el respaldo de la oposición; deseamos que, no tengamos que hacernos lo que sería una penosa pregunta, la que tememos terminaremos haciéndonosla: el TLC con Chile ¿otro tren que vemos pasar?“