Entrevista a Eduardo Gauna

“Inteligencia Estratégica”, novedoso sistema que aporta nuevas herramientas para la administración y proyección de empresas

Esta semana se realizó en la sede del Campus Salto de la Universidad Católica, una charla informativa para explicar a los interesados de qué trata un curso de posgrado que se dictará en la ciudad de Paraná (Argentina) sobre la “Inteligencia Estratégica”. Para conocer detalles de dicho curso, LINK dialogó con uno de los docentes a cargo del referido posgrado, el Magister Eduardo Gauna.

– ¿Qué es la “Inteligencia Estratégica”?
– Podemos dividir los términos. Por un lado preguntarnos qué es inteligencia y por el otro, qué es estrategia. Cuando nos referimos a la inteligencia, es fundamentalmente datos transformados luego de una secuencia en conocimiento. ¿Conocimiento para qué? Para apoyar a la toma de decisiones. Cuando nos referimos a la estrategia, es nada más y nada menos que llevar ideas a la acción. Una estrategia se visualiza en el ambiente empresarial en la visión y en la misión de una empresa. En el ambiente del Estado, en la Constitución Nacional, en alguna legislación. Entonces, estos conocimientos, la inteligencia, van a trabajar como apoyo a la estrategia que de pronto el presidente de la Nación, el gabinete de ministros o un empresario en su organización, intentan llevar adelante.

De alguna manera, se trata de modificar una realidad, o sea, una situación determinada en este momento que yo quiero llevarla a una situación favorable, la cual implica el alcance de metas.20190408_194725

– ¿Cuál sería la diferencia entre planificación y estrategia?
– La estrategia se encuentra en el nivel superior del Estado o de una organización de una empresa privada cualquiera. Por eso digo que la estrategia se visualiza en la visión. Una vez consensuada y diseñada esa estrategia, pasamos al nivel inferior, donde se encuentran, por ejemplo, los gerentes, la gente que planifica. Y allí aparece el nivel de la planificación. El segundo nivel de la estrategia. Una vez planificado, se lleva adelante todo eso que se ha diseñado en un plan, en un tercer nivel que es el nivel de la ejecución.

– Uno tenía la idea que primero se planificaba y luego se elaboraba la estrategia, ¿es al revés?
– Exactamente. Nos vamos a encontrar inicialmente con la gran visión, el diseño de la estrategia y luego con la planificación de lo que me determina esa estrategia. Ahora, tengamos en acuerdo lo siguiente, no es que de pronto un día el presidente de la Nación se levanta y dice, “bueno, mi estrategia va a ser ésta”, no. Él tiene un equipo. Precisamente, una de las herramientas que les mostramos a los cursantes, es un proceso de decisión estratégica. O sea, cómo arribar a definir una estrategia, que de alguna manera ese cumplimiento de un proceso, podríamos decir que es similar a lo que podría ser en el nivel inferior la planificación.

Para nosotros el nivel de la planificación es algo de mayor nivel de detalle que está ejecutado por un agente que se encuentra por debajo de este alto nivel que nosotros mencionamos, como el presidente de la Nación o del CEO de una empresa. Pero insisto, esto lleva un proceso de diseño estratégico, y así se denomina uno de los procesos que intentamos alcanzarle al cursante.

– ¿Este sistema puede servir a una empresa para crecer o para mantenerse?
– Absolutamente. Por eso le hablaba inicialmente de la situación en la cual hoy me encuentro, la fotografía, y la situación a la cual yo quiero llegar, la situación deseada. A veces se confunde cuando uno habla de la planificación estratégica. Bueno, una de las salvedades que hacemos cuando empezamos a definir para sacar esa dualidad, la planificación es de nivel inferior a la estrategia, es más operacional. El plan se ocupa de decir qué, cómo, cuándo, dónde y con qué, con muy buen nivel de detalle. ¿Para qué? Para el que se encuentre en el nivel inferior sepa cuáles son las acciones de venta, de logística. En el ambiente militar, por ejemplo, cuáles son las tácticas que hay que desarrollar.

– A nivel empresarial se ven empresas muy profesionales, muy tecnificadas, adaptadas a estos nuevos tiempos; pero también puede observarse la existencia de empresas familiares que han trabajado históricamente con el instinto. ¿Es difícil lograr que entiendan la necesidad de profesionalizarse?
– En muchos casos no, porque creo que esa empresa familiar se dio cuenta que no puede, que no sabe o que le faltan herramientas para poder trascender. Es cierto que a veces cuando de pronto alguien viene con una determinada metodología de trabajo y le da algún resultado, evidentemente es muy difícil hacerlo cambiar. Solo cuando ve que los costos se le modifican y no los va a poder superar o que de pronto está perdiendo otras oportunidades que otras empresas toman, ahí es cuando de pronto toma conciencia de la necesidad de esto.
De todas maneras, la oferta académica que tiene que ver con el área de Inteligencia Estratégica en Argentina, recién tiene diez años, es muy joven todavía. Entonces, estas son herramientas que están apareciendo ahora, que muchos docentes se están dedicando a perfeccionar. Hay algo muy interesante que le damos muchísima prioridad referido a lo que llamamos como gestión de información. Intentamos que nuestros cursantes adquieran competencias en metodología para usar información, de manera tal que esas metodologías traten de compensar el hecho de trabajar solo con la experiencia sino que se debe aportar algo más.

Bueno, sí, la experiencia indica esto, pero de pronto utilizando una metodología, me puedo llegar a dar cuenta que tengo alguna alternativa mejor para producir, para alcanzar una meta determinada en una organización por más pequeña que sea, inclusive en un emprendimiento personal.

– Con este sistema, ¿se puede asegurar el éxito o solo puede garantizarse que se realizará el esfuerzo necesario para encaminarse al éxito?
– Llevar adelante una estrategia no termina nunca, porque yo podré alcanzar una meta determinada que me he fijado, pero seguramente en el transcurso de la planificación y ejecución para alcanzar esa meta la situación me fue cambiando, hay otros actores, otros intereses, nueva tecnología que me va a obligar a ir cambiando. Por eso, fundamentalmente en las organizaciones importantes y en el Estado, sin ninguna duda la actuación de un equipo de análisis estratégico tiene que ser permanente.

– Claro, porque lo que más prima últimamente en la economía regional es la inestabilidad y hay que adaptarse rápidamente…
– Exactamente.

– Esa adaptabilidad a las circunstancias, ¿puede hacerse con la Inteligencia Estratégica?
– Uno debería ir preparándose para ese tipo de avatares a través de la previsión. La inteligencia, de alguna manera es previsión, sirve para entender la situación actual y para tratar de prever qué es lo que me va a suceder a futuro. Esto que suena muy sencillo comentarlo, bueno, hay que formar un equipo de trabajo, darle los recursos, apoyarlos, porque a veces los resultados demoran. O sea, la estrategia actúa fundamentalmente en las cosas que son importantes pero que no tienen urgencia.

– ¿Se trata de un posgrado el que dictarán en Paraná?
– Nosotros estamos dictando un posgrado semestral en Buenos Aires y desde hace dos años en Paraná, referido a Inteligencia Estratégica.

– ¿Quiénes pueden participar de este posgrado?
– Pueden participar egresados de cualquier carrera, pero lo que tiene de interesante esto es que puede participar también aquel alumno o aquella persona o ciudadano que tenga de pronto experiencia en un tema determinado, una experiencia relativa de unos años en su trabajo personal, puede participar. Y hemos permitido también el acceso a estudiantes que están terminando su carrera de grado, porque les damos la posibilidad de que participen en la oferta académica.

– Participamos recién del cierre de la charla informativa que estaba dando sobre esta nueva opción académica, donde vimos que hay en Salto gente interesada. La gente que conozca de esta propuesta gracias a LINK, ¿cómo puede contactarse con ustedes para poder inscribirse y participar del curso?
– El procedimiento será mediante la toma de contacto con la Universidad Católica de Salto, donde se manejarán las diferentes alternativas para poder, quizás inicialmente, participar en Paraná, y ojalá a futuro pueda ser una de las carreras que ofrece aquí la universidad para que no haya que molestarse en viajar.

– ¿Este postgrado tiene una duración de seis meses?
– Nosotros lo dictamos en seis meses, pero se puede adecuar la duración en cuanto a la frecuencia y a la necesidad de las clases. Pero es importante subrayar que conocer un proceso de decisión estratégica y conocer metodologías para análisis de información, que es el centro de este posgrado, yo creo que es necesario absolutamente para cualquier disciplina, para una organización del Estado, para una organización estatal, hasta para un estudiante que de pronto desea llevar adelante un emprendimiento personal. Entiendo que es imprescindible, por los volúmenes de información que se manejan en este momento, y por lo cambiante de la situación a diario.

PORTFOLIO DE EDUARDO GAUNA

Casado. Tiene tres hijos. Es del signo de Tauro. De chiquito quería ser piloto, “que lo soy”.
Es hincha del Patronato de Paraná, que casualmente, ayer consiguió su permanencia en primera división, “así que fuimos a verlo al partido”.
¿Una asignatura pendiente? Tengo que leer más. La lectura es una cosa que me apasiona y que de repente no tengo tanto tiempo para dedicarle. ¿Una comida? Las milanesas.
¿Un libro? Acabo de leer un libro que tiene que ver con la obra y la vida de Leonardo Da Vinci, que justamente se llama “Leonardo”.
¿Una película? Ben Hur.
¿Un hobby? La gimnasia.
¿Qué música escucha? Toda.
¿Qué le gusta de la gente? La calidez.
¿Qué no le gusta de la gente? La mentira.