Entrevista central a Jennifer Esteche

¿Cómo impacta la inteligencia artificial en nuestras vidas?

Jennifer Esteche es ingeniera en computación, especializada en inteligencia artificial. Trabaja en Tryolabs, donde construye complejas soluciones de aprendizaje automático ayudando a las empresas a mejorar sus resultados. Llegó hasta Salto para conversar sobre las oportunidades que nos brinda la tecnología.
Esta actividad y tipo de encuentros que se realizan gracias al programa “ReconverTIte” (Mujeres en Testing), se hacen una vez al mes con la idea de poder acercar a personas que no están vinculadas a la tecnología para que conozcan así las distintas oportunidades que existen, de la mano de referentes que el programa “ReconverTIte” acerca con ese fin. La idea de dicho programa es que más mujeres se puedan involucrar, conocer en profundidad que es lo que este mundo de tecnología ofrece y animarse a dar estos primeros pasos en tecnología. Previo a la charla, Esteche dialogó con LINK.
– ¿Cómo se define lo que es la inteligencia artificial?
– Es la capacidad que tiene una máquina de realizar funciones cognitivas que asociamos a la mente humana. En este momento se usan los términos inteligencia artificial y aprendizaje automático intercambiado, cuando en realidad son cosas diferentes, y muchas veces lo que hoy nombramos por inteligencia artificial es a lo que nos referimos con aprendizaje automático.
– ¿Cómo diferenciamos ese concepto de lo que nos ha enseñado la ciencia ficción sobre la inteligencia artificial?
– Con la ciencia ficción uno se imagina películas como “Terminator”, es decir, un robot humanoide que puede pensar igual que una persona, y eso es un área de la inteligencia artificial que se llama inteligencia artificial general, pero no es en lo que nos estamos enfocando actualmente. En esa área todavía estamos muy lejos. Sé que muchas personas se imaginarán que con el auge de la inteligencia artificial van a pasar estas cosas muy apocalípticas, si bien se han hecho avances, estamos bastante lejos. Y sobre la inteligencia artificial y el aprendizaje automático aplicado en distintas áreas específicas, ahí sí hemos tenido buenos resultadoJennifer Esteches, hasta mejores muchas veces que los humanos, para poder encontrar soluciones que nos ayuden, no que nos den miedo, sino que al revés, sean útiles para nuestro día a día y hagan nuestra vida más eficiente y más fácil.
– Fuera de la ciencia ficción, también se ve como algo apocalíptico desde la óptica de las relaciones laborales debido a que esta nueva tecnología eliminaría fuentes de trabajo.
– Por supuesto, pero eso también ha pasado a lo largo de la historia, con la revolución industrial, por ejemplo, cuando se introdujeron las máquinas, muchos trabajos fueron desplazados y a partir de ahí surgieron nuevos trabajos que quizás nadie se pudo imaginar. Por ejemplo, yo soy ingeniera en computación, hace muchísimos años mi trabajo no existía, y no te puedo decir en este momento que hay trabajos que no serán automatizados porque en realidad es que sí, pero también van a surgir nuevos trabajos que nosotros en este momento no sabemos. Un ejemplo claro es con la introducción de los cajeros automáticos. En ese momento se decía que las personas que eran cajeras iban a sufrir por esa función que ahora estaba automatizada…
– Incluso ahora en los supermercados hay cajas automatizadas…
– Y eso lo que permite no es sacarle el trabajo a los cajeros que hay actualmente sino que permitió expandirse a las sucursales bancarias, capaz que a los supermercados también, y a su vez surgieron nuevos trabajos como los técnicos de los cajeros automáticos que si les pasa algo lo tienen que arreglar. Entonces, hay como pila de cosas que van surgiendo. Y a partir de la aplicación de la inteligencia artificial, van a surgir nuevos trabajos como surgió el mío con todo el auge de la computación.
– Quien planteó este tema el año pasado en nuestro país fue la ex ministra Carolina Cosse, cuando recordó que se nos viene la nueva tecnología que modificará las relaciones laborales y que tenemos que capacitarnos para prepararnos para estos tiempos que se vienen.

– Sí, exactamente. En este momento la inteligencia artificial es algo que ya impacta en nuestras vidas, está presente en tu celular donde tenés un montón de aplicaciones, en Facebook la estás usando, en todas las redes sociales, en Mercado Libre. Entonces es algo que ya está afectando nuestras vidas, es algo que todos deberíamos saber de qué se trata, y también buscar una forma para impactar nosotros en lo que se va a hacer con la inteligencia artificial, que no quede solamente para un público selecto o para ciertas empresas o grupo de personas en Estados Unidos, que sean los encargados de ver hacia dónde va esta nueva área sino que todos podamos aplicarlo y en cierta forma podamos moldear el futuro de lo que va a ser la inteligencia artificial.
– ¿Qué hacer con la gente como yo que somos analógicos, o sea, no somos de la generación digital? ¿Cómo nos incluyen en estas transformaciones?
– Te pongo un ejemplo. En Japón, no hace tanto, el hijo de un granjero que tenía un problema para la cosecha de pepinos, lo que hizo fue, sin saber, estudiar por su cuenta cómo aplicar inteligencia artificial y logró que para su familia fuera mucho más eficiente la cosecha y determinar qué tipo de pepinos eran los que había que sembrar. Lo que él hizo fue estudiar de manera autodidacta, no era un universitario ni ingeniero. Entonces la idea es que…
– Tengamos entonces acceso a esa información…
– Punto número uno, que tengan acceso a esa información. También que cada vez las herramientas sean más fáciles de aplicar. Pero la gente no sabe porque uno le dice inteligencia artificial, aprendizaje automático y se asusta, creen que es algo que tenés que ser una eminencia para poder aplicarlo. Y la realidad es que no, y no importa de qué rubro vengan. Nosotros, por ejemplo, en mi empresa que es Tryolabs, donde nos dedicamos particularmente a soluciones con componentes de inteligencia artificial, principalmente para clientes en Estados Unidos, tenemos personas que vienen del área de la lingüística, tenemos un lingüista, tenemos un biólogo, también tenemos ingenieros eléctricos y en computación. O sea, es un rubro súper variado y no necesariamente que tengas que haber tenido una carrera entera en el área sino que cada vez las herramientas son más sencillas de usar, están disponibles para todos y tenemos un montón de datos que podemos sacarle provecho.
– ¿Cuáles son las oportunidades que la tecnología nos brinda hoy en nuestro país?
– En nuestro país y en todo el mundo, hay pila de áreas que se han visto mejoradas con la aplicación de la inteligencia artificial. Una de ellas es en el área de la medicina, que creo que es una de las aplicaciones más importantes como para poder determinar y detectar tumores u otras patologías. Quizás los propios médicos ven un historial de personas o un montón de casos y no se dan cuenta de algo que una máquina sí se daría cuenta porque nuestra capacidad no nos da para poder procesar todos esos datos que ellos sí.
– ¿Ya se está trabajando con nanotecnología en medicina?
– Sí, se está trabajando no solamente en la parte del software sino en el hardware también, se está haciendo mucho avance como con distintos tipos de brazos mecánicos. Te puedo comentar, por ejemplo, para estar cosechando manzanas, si tenés un brazo mecánico que lo que hace es cosechar por voz, está buenísimo, pero si aplicás inteligencia artificial y haces que solamente coseche aquellas manzanas que están maduras y listas para ser cosechadas, es mucho mejor.
Pero podés aplicarlo en distintas formas. Por ejemplo, hay distintos tipos de máquinas como más robotizadas que permiten entrar en una zona de terremoto para buscar personas que han sido afectadas, todas esas cosas que quizás uno no lo podría hacer…
– También se usa para la búsqueda de explosivos…
– Exacto, sí…
– Una de esas máquinas, propiedad de los bomberos de París entró durante el incendio de la Catedral de Notre Dame…
– Así es, porque no vas a mandar a una persona que puede sufrir daños o lesiones. En otro tipo de casos, la persona se cansa, se agota, comete errores, una máquina no se cansa, si sufre daños el único valor que pierde es monetario pero siempre que esté aplicada para la ayuda a nosotros, creo que es bueno el resultado.
– Uruguay está muy bien rankeado en la venta de software al exterior, pero el otro día hablando con la ingeniera Cosse, agregó que también se está exportando software con inteligencia artificial, ¿eso es cierto?
– Estamos muy bien rankeados con software, ahora está creciendo la industria en inteligencia artificial, Tryolabs es una de las pocas empresas en Uruguay que exporta aprendizaje automático, pero hay otras también y cada vez más están incorporando dentro de sus áreas de desarrollo un área de inteligencia artificial. Creo que el futuro de las empresas en Uruguay va a ir por ese rumbo.
Una de las cosas que muchas veces uno se pregunta es, bueno, en Estados Unidos tienen tremendo conocimiento, andan volando y la realidad es que ellos nos están comprando a nosotros y que nuestros clientes nos dicen que somos los mejores que han tenido. ¿De dónde aprendemos? ¿De dónde sacamos la información? Es lo mismo. Nuestra capacidad y nuestra educación es la misma. Entonces no hay que achicarse porque estamos ahí, trabajando con ellos y nos damos cuenta de lo mismo, que no tenemos nada que envidiarles y que, es más, muchas veces nuestro trabajo es de mejor calidad, y también tenemos algo de responsabilidad, que agrega que la solución que brindamos es completa.
– ¿Algún consejo de cómo encarar este trabajo con la inteligencia artificial?
– Justamente una de las cosas que voy a hablar en la charla, que no es solamente para acercar la parte de inteligencia artificial a toda la población sino también mostrar la importancia que las personas que estén aplicándola sea un grupo diverso. Va un poco con el marco del programa de “ReconverTIte”, pero la realidad es que en el mundo de aprendizaje automático es mayoritariamente masculino y en eso no hay mucha diversidad, y esto puede verse afectado en los resultados.

Me explico con un ejemplo. Ya han habido varios casos, pero por darte uno, en las universidades de Estados Unidos se había aplicado inteligencia artificial para preseleccionar a los candidatos, y se había visto que el resultado discriminaba a favor de los candidatos masculinos y capaz que dejaba más de lado a las personas afrodescendientes o a las mujeres, porque las personas que lo habían programado habían utilizado un montón de datos y no se habían dado cuenta que los datos que habían utilizado para entrenar a esa máquina eran mayoritariamente masculinos, entonces el resultado perpetuó este estereotipo y esta parcialidad en los datos y en la sociedad. Entonces hay estudios que demuestran que cuanto más diversos sean las personas encargadas, se les va a ocurrir distintos puntos y perspectivas, que harán que el resultado sea más justo para todos.

PORTFOLIO DE JENNIFER ESTECHE
Soltera. Es del signo de Piscis. De chiquita quería ser doctora. Es hincha de Nacional.
¿Una asignatura pendiente? Medicina.
¿Una comida? La lasagna.
¿Un libro? Me gusta mucho Mario Benedetti, cualquiera de sus libros.
¿Una película? Seven.
¿Un hobby? Me gusta mucho dibujar y cantar para mí.
¿Qué música escucha? De todo, blues, jazz, el rock nacional.
¿Qué le gusta de la gente? La empatía.
¿Qué no le gusta de la gente? El egoísmo.