Entrevista central a Joaquín Forrisi

Segunda mitad de 2019: ¿qué podemos esperar de la economía? ¿Ajuste fiscal o ajuste productivo?”

Joaquín Forrisi es economista (FIT Consulting), y dictó hace unos días una charla en el salón de actos del Centro Comercial e industrial de Salto, que llevó sugerentemente por nombre “Segunda mitad de 2019: ¿qué podemos esperar de la economía? ¿Ajuste fiscal o ajuste productivo?”. Previo a la misma, recibió a LINK. Joaquin Forrisi

- ¿Qué balance se hace del semestre que pasó?
– El primer semestre tiene en términos de condiciones financieras tres bloques, uno inicial que serían condiciones globales, otro que refiere a las condiciones regionales y otro que atiende a las condiciones locales. En cuanto a las condiciones globales, vemos algunas particularidades, las condiciones financieras globales preveían que Estados Unidos ajustase la tasa al alza, y lejos de eso, se prevé que comience a bajarla. La mayoría de los analistas prevén que las tasas bajen, la economía americana goza de una salud muy buena, cumplió 121 meses de expansión, el ciclo más largo en la historia americana. De la misma forma China sigue creciendo pero a tasas menores. O sea que tenemos, en términos globales, condiciones financieras saludables para Uruguay y condiciones económicas que si bien son buenas, ya están a tope y se espera una desaceleración importante de Estados Unidos.

- La baja de la tasa norteamericana, ¿condiciona el valor del dólar?
– Condiciona, de hecho, estas semanas el dólar estuvo bajando en Uruguay, hoy (23 de julio) tocó el piso, desde abril que no mostraba una cotización tan baja, ya está en orden de $34, y es de esperar que si las condiciones financieras sean favorables, fluyan capitales y el tipo de cambio podría llegar a bajar más.

- ¿Qué perspectivas nos deja para el comienzo del segundo semestre del año?
– Un dólar más bien estable, en términos de cotización del tipo de cambio. En términos de financiamiento, las finanzas públicas están relativamente saneadas, por lo cual, se espera una plancha hasta las elecciones. Situación sin cambios significativos, la excepción son las noticias de hoy sobre UPM.

- Pero en la charla que dará hoy ya en el título de la misma está esperando un ajuste, que puede ser fiscal o productivo, ¿cuál es la diferencia?
– Lo que notamos es que Uruguay está con un déficit fiscal relativamente alto, irresponsablemente alto para el ciclo económico que se vivió. El PBI ya muestra dos trimestres de caída. La situación de los vecinos está lejos de mejorar. De hecho Argentina está en recesión, la perspectiva de crecimiento de Brasil cada vez es menor. Entonces, las condiciones del barrio no colaboran a un despliegue, y no hay condiciones internas para que esto mejore. Sin embargo, el gobierno debería ajustar sus finanzas públicas, que no va a ir por el lado del gasto, debería ir por el lado de los ingresos vía impuestos. Esa situación nos va a dejar como trancados con un estancamiento sin crecimiento, que es de esperar para este año, por lo menos.

- ¿Por qué plantea la posibilidad de un ajuste productivo?
– Encontramos que las empresas están con ciertos problemas de rentabilidad, que se traslada a menos fuentes de trabajo. Se han perdido entre 50 y 60 mil puestos de trabajo desde el pico de 2014, y en lo que va del año, en el primer trimestre fueron 18 empresas a concurso voluntario, que es el dato más alto de los últimos tres años. Entonces, podría llegar a ocurrir que la actividad económica tenga algún tipo de ajuste un poco más importante, que a partir de la noticia de hoy de UPM que confirmó la inversión, las condiciones de la demanda de trabajo podrían cambiar y podría haber un ajuste al alza.

- Pero sacando a UPM, las perspectivas de la economía uruguaya, ¿son de contagiarse de las economías de Argentina y Brasil o de seguir creciendo igual pero a un ritmo menor?
– Es de estancamiento, de pleno estancamiento, con una inflación internacionalmente alta, 7.7 o de 7.8, que en términos internacionales si bien históricamente es baja para Uruguay, es internacionalmente alta. Y las condiciones globales no colaboran para que Uruguay logre tener un crecimiento en el próximo año, o lo que resta del año.

- ¿Es complicado que el país atraiga inversiones del exterior?
– Con esta situación de laxitud de la política monetaria de Estados Unidos, da condiciones un poco más favorables a que haya ingreso de capitales.

- ¿Pese a ser un país caro?
– Sí. A ver, cuando las tasas bajan, eso permite de alguna manera que capitales que no encuentran rentabilidad en las economías centrales migren a economías emergentes y Uruguay si bien no presenta márgenes importantes a la hora de las actividades empresariales, podría llegar a ocurrir que igualmente en busca de rentabilidad, los capitales lleguen hacia el país.

- ¿Cuál sería su consejo a un potencial inversor local que desea ver si se expande en su empresa?
– La gente con la que tenemos habitualmente acceso, vemos que se encuentran en un tiempo de especulación, están esperando a ver qué ocurre con la economía, cuál es el proceso de ajuste por el que optará el próximo gobierno, en función al cual, el ajuste fiscal o el de las finanzas públicas es ineludible. No lo va a tomar este gobierno, esa decisión la dejará para el gobierno que siga. Y una vez que se sepan cuáles son los planes de gobierno, cuál es el partido que va a resultar electo para la próxima administración, los capitales están esperando a que se dilucide eso.
De todas formas, para los capitales internacionales, Uruguay tiene una solvencia institucional importante, por lo cual, tampoco cambia relativamente para el internacional gane la oposición o el oficialismo.

- ¿Qué le recomienda al vecino de aquí para fin de año? ¿Apostar al dólar?
– En condiciones financieras benévolas el dólar tiende a bajar, si empiezan a venir capitales el dólar va a bajar. Yo diría que lo importante es no estar descalzado en monedas, ¿qué implica eso? Que si tengo ingresos en pesos, deberé endeudarme en pesos y repartir el portafolio entre pesos y dólares. No hacer inversiones grandes en bienes durables, incluyendo automóviles o casas, más bien una situación de espera hasta que se dilucide hacia dónde va a volcar la economía, y sobre todo saber hacia dónde irá el ajuste, que es una situación que va a ocurrir, el ajuste por la vía del gasto es significativamente lento. El 70% del gasto es endógeno, entonces sería presumible que haya una suba de impuestos… de hecho, menos quienes están en campaña electoral, todos saben que la suba de impuestos va a ocurrir, o todos prevén que haya una suba de impuestos.

- Pero eso no es políticamente correcto decirlo en plena campaña electoral…
– No, de hecho se atribuye que el Frente Amplio perdió en el 99 por decir que iba a instrumentar el IRPF y la reforma jubilatoria de Jorge Batlle, en el 89.

- ¿O sea que estamos viviendo un tiempo de parálisis de la economía?
– Creo que el gobierno estaba esperando un mejor desempeño de Argentina y Brasil, pero Brasil no logra recuperarse. Argentina sigue con balances macro importantísimos, y no ha podido ocurrir. A su vez, la dirección de inversión de UPM que era como una inyección de esteroides que la economía iba a ocurrir, se dilató más de lo esperado para el gobierno, entonces sí, es una situación más bien de estancamiento, no de crisis, pero de estancamiento, con una inflación relativamente alta en términos internacionales.

- ¿Solo Paraguay anda bien dentro del MERCOSUR?
– De hecho, Paraguay esta semana bajó la tasa de interés de referencia, porque la actividad económica bajó más de lo esperado. Son situaciones disímiles la de Paraguay, Uruguay, Argentina y Brasil. Paraguay partía de un ingreso per cápita significativamente más bajo que sus socios comerciales del MERCOSUR. Eso implica que empezar a crecer cuando tenés ingresos más bajos, es más sencillo porque tu frontera de producción está más lejos.

- Preguntaba por Paraguay porque hay muchos capitales uruguayos que han migrado para allá…
– Sí, ha habido una migración particularmente de capitales salteños, por lo que entiendo de inversiones hacia Paraguay, que es donde encuentra rentabilidad, donde los costos de producción del país en términos de dólares, son mucho más accesibles que los de acá, y dónde la estructura productiva al estar un poco más rezagada en términos tecnológicos, se pueden implementar oportunidades de negocios que en Uruguay ya han sido probadas.

- El atraso cambiario que hay en Uruguay, ¿conspira con la rentabilidad?
– En el sector exportador, sin duda. El área del arroz viene cayendo desde hace cuatro años, la cantidad de tambos que remiten leche viene cayendo hacia ocho o diez años, el área de soja también se contrajo del punto histórico de 2014 de un millón 300 mil hectáreas a un millón de hectáreas. O sea, la situación de atraso cambiario conspira contra la rentabilidad del sector exportador, que es el 77% de las exportaciones del país.

- Si tuviera que resumir con una frase lo que nos espera en este segundo semestre, ¿cuál sería?
– Esperar al 2020. No habrá grandes noticias en términos económicos, no esperamos que las haya, para ser honestos. Hay una situación financieramente solvente en el gobierno, o sea, no habrá una situación de impago de deuda, Uruguay ha hecho un manejo muy responsable de su endeudamiento. El sistema financiero formal presenta muy buena salud, si vemos alarmas en el sistema de financiamiento comercial fuera del sistema bancario, sistema de cheques y del sistema de facturas.

- ¿Endeudamiento interno?
– Si, o problema de repagos de parte del sector productivo, particularmente del sector agroexportador.

PORTFOLIO DE JOAQUÍN FORRISI

Soltero. Es del signo de Géminis. Es hincha de Nacional y Universitario.
¿Una asignatura pendiente? Leer más.
¿Una comida? El asado.
¿Una película? El padrino.
¿Un libro? “El cisne negro: el impacto de lo altamente improbable”, de Nassim Taleb.
¿Un hobby? Leer.
¿Qué música escucha? No tiene ninguna preferencia en particular.
¿Qué le gusta de la gente? La honestidad.
¿Qué no le gusta de la gente? La mentira.