Entrevista LINK: Gabriel Ferrère

“La diferencia entre nuestro desarrollo y el de otros países como Nueva Zelanda, Irlanda y los Países Escandinavos, es en la actitud que tenemos y que debemos cambiar”

El Contador Gabriel Ferrère es el titular de su empresa, “Cr. Gabriel Ferrère & Asesores”, organización de asesoramiento empresarial fundada por el Cr. Gabriel Ferrère en 1995, e integrada por un equipo de jóvenes profesionales de primer nivel. Sus oficinas se encuentran en las ciudades de Salto y Montevideo, siendo su base en la ciudad de Salto.
Se destaca su experiencia en atender las necesidades de consultoría contable, fiscal, de Recursos Humanos, auditoría y asesoramiento de empresas industriales y comerciales del Mercosur. Al ser referente en materia de desarrollo, LINK decidió cerrar un nuevo año de trabajo consultando los diversos aspectos del año que pasó, base necesaria para poder proyectarnos a los tiempos que están por venir.
– ¿Qué balance se puede hacer del 2018 desde el punto de vista económico y del desarrollo para Salto?
– Más allá del 2018 en particular, donde hemos visto que varios comercios han tenido complicaciones por causas Ferrerepropias de cada emprendimiento, otras causas externas o sanitarias como sucedió con Cledinor con China, más allá del 2018, notamos, y lo estuvimos compartiendo en un foro abierto que se llama “Salto 2030”, respecto a los indicios socio-económicos de Salto, que en los últimos nueve o diez años han desmejorado, y también relativamente a los demás departamentos del país. Es algo que nos preocupa y nos ocupa para ver cómo podemos construir, cada uno desde su chacra, para revertir esto.

Se han hecho cosas, pero vemos que en promedio en el país, y en el interior en particular, los números socio-económicos han mejorado más que en Salto en particular. Es un tema que nos llama la atención, y estamos trabajando en pos de identificar junto con la Intendencia, con el Centro Comercial y otros actores, las dos o tres victorias y desarrollos posibles para el departamento, al menos desde el punto de vista económico. Este trabajo está siendo tutoreado y liderado por CLAEH.
– ¿Qué perspectiva hay para el año que viene?
– Con las particularidades propias de un año electoral, vislumbramos un turismo complicado porque ahora el vencimiento de deuda de Argentina en enero no está muy claro qué perspectivas hay. En nuestra ciudad han anunciado el arranque de un nuevo edificio en la zona céntrica, que cuando vemos los indicadores socio-económicos departamentales, vemos ese deterioro que le mencionaba, pero por otro lado, en los últimos nueve o diez años en metros construidos de edificios ha sido bestial la diferencia con los últimos treinta años, que prácticamente había muy poco crecimiento en metros edificados de edificios. Pero más allá de esto que le decía, veo un año no mejor que el 2018.
– De todas formas, su Estudio apuesta a ver el vaso medio lleno, por eso hace unas semanas vino a Salto Enrique Baliño a dar una charla con la que recorre el mundo con un discurso que lo llevó a escribir su libro “No más pálidas”. ¿Cómo fue esa experiencia?
– Justo antes que usted llegara vino gente que me sigue pidiendo libros de “No más pálidas”. Se ha vendido mucho como regalo navideño, y está bueno recordar que todo lo recaudado por efecto de la venta del libro es a beneficio del Jardín 103, con el que estamos colaborando hace tiempo, y por lo que agradezco muy particularmente a toda la gente que ha ayudado con esa compra. Pero justamente, más allá de la charla, la idea es llevar a la mayor cantidad de actores posibles el mensaje, que más allá de las vicisitudes y problemas que vemos todos los días, siempre hay alternativas, hay caminos que se pueden tomar para salir adelante.
Nosotros apostamos al vaso medio lleno, como bien decías, por eso tenemos estudiantes y profesionales salteños trabajando en Salto, Mercedes y en Montevideo, porque apostamos a poder dar servicios de calidad en todo el país. Estamos continuamente reinventándonos, porque si no estás dispuesto a cambiar continuamente, va a pasar lo que recién observábamos, el cierre de empresas porque se deja de generar valor. El mundo cambia, por lo que debemos acostumbrarnos a estos cambios permanentes y prepararnos a través del estudio y la capacitación para enfrentarlos. Hay que estar atentos porque siempre hay oportunidades.
– ¿Cómo vislumbra al Uruguay del bicentenario? Más allá de si el mundial finalmente se realice o no en nuestro país.
– Soy mucho de soñar cosas y definir objetivos y planes para lograrlos. El mundial de 2030 no lo veo como un sueño, ya la experiencia reciente de Boca-River y el desastre de la seguridad le quitó seriedad a algo que sería muy lindo. Pienso que en la medida que todos apostemos a un cambio de actitud en muchas personas que toman decisiones se puede mejorar la situación económica del país en general y ayudar mucho en la parte social, que mucha gente está pasando momentos complicados. Pero básicamente apostando al cambio de actitud, a todo nivel porque creo que tenemos un país riquísimo, hablo de Salto, de Uruguay o de Argentina incluso que está acá al lado, pero entiendo que la diferencia entre nuestro desarrollo y el de otros países como Nueva Zelanda, Irlanda y los Países Escandinavos, es en la actitud que tenemos nosotros.
– Si nos comparamos con aquellos uruguayos del primer centenario, cuando se organizaba el primer campeonato del mundo, se construía un estadio como el Centenario en cuestión de semanas, éramos la Suiza de América, estábamos a la vanguardia a nivel social, laboral, estábamos más unidos como sociedad, era una sociedad más pujante. Usted refería a la necesidad de un cambio de actitud, y en ese sentido queda la sensación que hoy todos tenemos una actitud más negativa, ¿qué nos pasó?
– Creo que hay muchas causas, pecaría de soberbio si pudiera decir tal o cual. Pero capaz pasó que nos dormimos en los laureles, nos quedamos pensando que éramos los campeones del mundo, y hay algo que enseña el deporte en particular que es que el día que fuiste campeón, ya dejaste de serlo al otro día, por lo que hay que empezar a trabajar el doble para poder reeditar ese logro. Si te quedás viendo la copa, cada vez va a ser más lejana la siguiente. Creo que pasa algo de eso. Fantástico como forma de darse cuenta de que podemos, pero hay que trabajar en pos de la siguiente, y es eso un poco lo que hemos dejado de lado, y hablo que esto nos viene pasando desde hace décadas.
– ¿Podemos ser optimistas pensando en el futuro?
– Sí, debemos ser optimistas, por nuestros hijos, por nuestra sociedad y por un montón de gente que está pasando momentos complicados. Tenemos que ser optimistas, tenemos que comprender, tenemos que contribuir en lo que sea para poder apoyar y salir adelante.
– ¿Se pueden hacer proyectos a largo plazo o debemos quedarnos solo en lo mediano y corto plazo? Le pregunto debido a la inestabilidad que se ha generado en la región.
– Uruguay tiene excelentes índices macroeconómicos si los comparamos con los de la región, por lo cual un inversor de otras latitudes y también por qué no el local, puede planificar e invertir a largo plazo. Hemos participado en proyectos que se pagan a diez o quince años, que son proyectos que en Argentina particularmente no se plantean. En Argentina proyectos de repago a cuatro o cinco años muy difícilmente se emprendan, pero acá sí se puede hacer. Las tasas de rentabilidad sin duda que son mucho menores que en Argentina, por un tema de escala y por otro tipo de condicionantes, pero creo que se pueden emprender perfectamente.
Después en los temas a corto plazo y proyectos para negocios de ahora, hay otras cosas que sabemos que siempre van a existir, como por ejemplo, tenemos que invertir en infraestructura, que son obras a largo plazo, pero necesitamos ese tipo de cosas para poder después también enfocarnos en proyectos y emprendimientos con objetivos a corto plazo.
– Habla de infraestructura, ¿cuál? ¿Vial, fluvial o ferrocarrilera?
– La complementación de los tres, aunque por los costos soy más hincha del transporte fluvial. Soy uno de los defensores del proyecto de las Esclusas de San Antonio u otra solución que nos ayude a trasvasar la represa de Salto Grande. Siempre se habló de aquellas esclusas de Salto Grande que nunca se completaron, tenemos que buscar una solución para eso, sea por las de San Antonio u otras complementaciones que hay de vías férreas. Pero yo diría que todo lo que es el transporte de mercadería debería mayormente ir por vía fluvial y/o vía férrea, mientras que deberíamos apuntar a las rutas para la parte de transporte de pasajeros.
– Ya en lo más cercano y personal, ¿cómo fue este año para su Estudio?
– El año 2018 fue otro año de crecimiento. Crecimos en cantidad y en calidad de gente, también en los números de facturación seguimos creciendo, pero básicamente nos seguimos enriqueciendo a nivel de trabajar mucho en el grupo humano, mi equipo, y con crecimiento porque se están integrando dos bebés en quince o veinte días, porque dos de las chicas que forman parte del equipo están embarazadas…
– ¿Vienen con el pan bajo el brazo?
– (Risas) Si, si, si, seguramente sí.
– ¿Cuál sería su deseo o aspiración para el año que en unos días comienza?
– Mi deseo sería que más allá del año electoral, que todos nos unamos para ver juntos las soluciones, y más allá de las rencillas políticas, todos trabajemos en pos del bienestar, en particular de cada uno, y si todos tiramos parejo, seguramente todos vamos a tener mejores condiciones y calidad de vida.
Aprovecho para agradecer a mi familia, en particular a Mercedes, mi socia y compañera de vida. A mis hijas Florencia y Magdalena, que estás las dos en Montevideo, y Mateo con sus quince años, estudiando también pero acá en Salto. También agradecer a todo mi equipo que siempre está apoyando, a tal punto que hoy, 24 de diciembre, están trabajando porque siempre hay cosas atrasadas y que hay que sacar adelante.

PORTFOLIO DE GABRIEL FERRÈRE

Casado. Tiene tres hijos. Es del signo de Virgo. De chiquito quería ser tenista. Es hincha de Nacional.
¿Una asignatura pendiente? Unas cuantas. ¿Una comida? Pizza al horno de mis hijas. ¿Un libro? No más pálidas. ¿Una Película? Cinema Paradiso. ¿Un hobby? El deporte. ¿Qué música escucha? Variada. ¿Qué le gusta de la gente? La posibilidad de dar cariño. ¿Qué no le gusta de la gente? Cuando se enfoca en el vaso medio vacío.








  • Otras Noticias...