¿Es posible reinventar la economía local con emprendedurismo?

En América Latina, es frecuente encontrar que la promoción del emprendedurismo no necesariamente es un área prioritaria en las agendas territoriales si la comparamos de manera relativa con otros tópicos. A partir de lo anterior, surge la provocadora necesidad de cuestionarnos si realmente las regiones pueden experimentar un punto de inflexión en relación al crecimiento de sus economías a través del apoyo de emprendedores.

El año pasado, en octubre de 2017, el Informe de la Etapa 1 de la Ley de Emprendedores de nuestro país, afirmaba la convicción de que se trabajaba para “Cambiar desde una economía liderada por inversión extranjera, hacia una liderada por la innovación nacional”. En paralelo, Antonio Carámbula, director de la Agencia de promoción de exportaciones e inversión, Uruguay XXI, había hablado en Panamá ese mismo mes sobre el posterior desarrolló del evento denominado China-LAC, cumbre de negocios entre China y Latinoamérica, entre otras cosas con la finalidad reunir a miles de empresarios para que se compartan las principales tendencias y enfoques en diferentes sectores para recibir inversión extranjera directa.leader-2206099_960_720

Sin lugar a dudas, tanto la promoción del emprendimiento dinámico e inversión en el territorio contribuyen al desarrollo económico y social de los países. No obstante, tanto los medios como los resultados de ambos procesos distan mucho. El objetivo del presente artículo de Link de El Pueblo es invitar al lector a dimensionar la importancia que tienen los sistemas de apoyo a emprendedores en cada territorio y su respectivo impacto en la economía local.

El pasado 1 de noviembre publicamos una nota titulada Ayudar a crecer: ¿cómo la Argentina promueve el desarrollo económico?, publicación que resumía las principales conclusiones de una Ruta de Aprendizaje sobre desarrollo territorial en aquel país, en la que hicimos mención al error de apoyar el emprendedurismo de “caramelos de madera”. Aunque parezca paradójico, el gran problema es que no necesariamente el foco está puesto en crear emprendimientos en el largo plazo sino que es sencillo encontrarse con “reality shows emprendedores” de los que difícilmente sea posible encontrar un valor real para el emprendedor. Cuando hablamos de “caramelos de madera” hablamos de caramelos con cobertura de chocolate, por analogía, programas de emprendimiento que inicialmente prometen el “oro y el moro” pero cuando la superficie se consume, el contenido es insípido.

Actualmente, la región atraviesa una etapa de auge de programas de apoyo a emprendedores, en la que tanto el sector público, sector privado como academia invierten de manera más o menos creciente en la creación de tejido institucional emprendedor. En el futuro, la fiebre, la burbuja de programas de emprendimientos desaparecerá y sobrevivirán los que efectivamente aporten valor dentro de la cadena de creación de empresas nuevas. Hecho que ha ocurrido en los ecosistemas de emprendimiento con mayor grado de madurez, ubicados en Europa, Estados Unidos y Asia, y ha dejado por el camino cientos de iniciativas que aparentemente se crearon para “ayudar a que los sueños de los emprendedores se hicieran realidad”; nada más cercano a un “emprendedurismo flower power”.

A partir de los párrafos anteriores toma sentido hacer un breve análisis sobre tres elementos clave para la promoción del emprendedurismo local: formación, financiamiento y articulación. A modo informativo, la Universidad General Sarmiento a través de su Programa de Desarrollo Emprendedor (Prodem) está llevando adelante investigaciones sobre el emprendimiento en ciudades y el análisis de variables como las descriptas aquí.

Formación de emprendedores, ¿crea emprendimientos?

Mucho se habla a favor de la importancia que tiene la capacitación como mecanismo para el fortalecimiento del capital humano de las empresas. Cuando hablamos de educación para formar emprendedores, parte del foco está más asociado al seguimiento del emprendedor más que a la emisión de contenidos, sin lugar a dudas, se aprende haciendo ya que una enseñanza de emprendimiento sin puesta en práctica de los contenidos adquiridos, termina siendo una mera asimilación de teoría que no necesariamente repercuten en la probabilidad de crear emprendimientos.

De igual modo, cuando nos referimos a la formación de los emprendedores a una escala territorial, hablamos de la generación de capacidades locales: masa crítica necesaria para que probabilísticamente se generen más empresas que posteriormente formarán parte de entramado productivo en los años venideros.

Si en los territorios no se capacita, sería ilógico esperar que se funden startups con valor diferencial en las regiones, en dicho sentido el aprovechamiento de las universidades como germinadoras de emprendedoras a través de la sensibilización del espíritu emprendedor son un factor clave.

Si el objetivo final del aprendizaje de emprendedurismo es crear emprendimientos, el gran desafío es definir cómo medir la eficacia y la eficiencia con la que se logra ello. En dicho sentido, cabrá preguntarse de qué manera es posible estructurar programas de capacitación para emprendedores en cada etapa, desde la ideación, el diseño del modelo de negocio, validación y prototipado, internacionalización, etc. Al fin y al cabo, más que crear emprendimientos el énfasis será disminuir la probabilidad de fracaso de los proyectos empresariales que se realizan.

Financiando ideas, la confianza para lo incierto

El financiamiento para emprendedores en Uruguay ha mejorado de manera significativa respecto a años anteriores, sin embargo, aún persiste el foco en apoyos a emprendimientos de auto-empleo (financiados por programas como los ofrecidos por MIDES e IPRU) y los que tengan valor diferencial e innovación (actualmente enmarcados por los instrumentos de financiamiento de ANDE y ANII). Aún hace falta mejorar los niveles de apoyo para el resto del espectro empresarial.

¿Dinamización de economías locales a través de financiamiento local?, la Ciudad de Córdoba, ha creado un Fondo de Competitividad con el apoyo de la Junta, el Gobierno y las Cámaras Empresariales. Probablemente parte de las causas que llevan a que ello ocurra son las características jurídicas y legales, propias de Córdoba y la República Argentina, permisibles para garantizar una determinada Autonomía a las Provincias, situación diferente a la de Uruguay. No obstante, la experiencia de Córdoba por adaptación debería replicarse de manera adaptada a cada micro-región que necesite ofrecer mecanismos alternativos al financiamiento bancario o proveniente de instrumentos nacionales.

Institucionalidad local, articulación de esfuerzos

Sin articulación, se generan vacíos y superposición de esfuerzos. La existencia de una institucionalidad local adecuada, bajo una modalidad de gobernanza que permita la participación de los tres sectores (público, privado y academia) es fundamental para lograr que los emprendedores puedan acceder a la oferta de instrumentos de apoyo y posteriormente, aumenten la cantidad de empresas dentro del territorio.manager-2148223_960_720

Téngase en cuenta que la promoción del emprendedurismo, estadísticamente lleva a que un alto porcentaje “quede por el camino”, a partir de allí, cabe la pregunta sobre qué tan necesario es promover la cultura emprendedora y de innovación cuando la misma tiene una alta tasa de mortalidad. La respuesta a lo anterior radica en que el sector MIPYME es el principal generar de fuentes de empleo y quitar el apoyo al sector privado en éste sentido, termina generando un efecto negativo para la economía en su conjunto.

A modo de ejemplo, la construcción de las fábricas de celulosa en Fray Bentos llevó a que dicha región aumente su PBI per Cápita de manera extraordinaria. No obstante, el Gobierno Departamental de Río Negro debió iniciar un proceso estratégico con el apoyo de, entre otras organizaciones, el Instituto de Competitividad de la Universidad Católica de Uruguay, el cual encomienda entre otras cosas la creación de planes destinados a fortalecer el entramado de micro, pequeñas y medianas empresas relacionadas a la cadena de valor maderera en cuestión.

Para finalizar éste pequeño apartado sobre el rol de las mesas de articulación local, es interesante resaltar el proceso de Juan Lacaze para la reactivación de su economía local, posterior al cierre de empresas como FANAPEL. La promoción del emprendedurismo no es quizás un camino que arroje soluciones en el corto plazo, pero es fundamental empoderar a las personas que no tienen empleo, interesadas en generarse una fuente de autoempleo al menos, a través de los esfuerzos de las diferentes instituciones a nivel municipal, departamental y nacional.

A modo de conclusión: temas macro, temas micro

Ni el emprendedurismo es LA panacea para contribuir a que los territorios sean desarrollados económica y socialmente, como así tampoco solamente con recetas desde “arriba”, paracaídas que caen con “recetas enlatadas” desde afuera, decisiones gubernamentales sobre el manejo de la política macroeconómica o lograr llevar a las regiones inversión extranjera a través de una serie de incentivos lo son.

Si bien no se puede “adoptar ciegamente” un modelo de abordaje de apoyo a emprendedores, es necesario respetar las particularidades, si hacemos una retrospectiva; Tel Aviv y Silicon Valley un día fueron territorios que podrían parecerse a cualquier punto geográfico de la región, lo que ocurrió posteriormente está más asociado a la priorización del emprendedurismo como un elemento de la agenda.

Parece lógico creer que no queda lugar para visiones unilaterales u ortodoxas sobre la economía, a partir de allí que claro que el emprendedurismo como tal no reinventa por sí mismo la economía de una nación pero si contribuye en gran medida a que las regiones lleguen a un punto de inflexión positivo sí en algún momento, pero más necesario aún, para llegar a un estadio superior de competitividad.

Lic. Nicolás Remedi Rumi







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...