Fue por todos los que lucharon

Por fin parece que habría humo blanco y no por la túnica de los médicos, sino porque el IMAE para Salto podría ser una realidad. Aunque todos los galenos con los que hemos hablado estos días dicen bien claro “esto ya está, sale o sale”, lo que significa una gran victoria de un pueblo entero que se unió para presionar al poder político, el que a su vez estaba presionado por el poder de algunos médico empresarios que estaban haciendo fuerza y creando discursos en contra de la intención de Salto de contar con un IMAE por el mero hecho de no querer perder dinero.
Seamos claros, no es que al gobierno de turno, sea del color político que sea, no se le ocurría que en esta región del país iba a ser necesaria la instalación de un centro cardiológico de esta naturaleza. No pasaba por el hecho de que el ministro de Salud, fuera quien fuera, no se le había prendido la lamparita. Sino que había algo más que holgazanería o centralismo, hay enormes conflictos de intereses, lucha de poder y cosas mucho más importantes y de peso que un político ocupando un cargo de turno. poder
El político puede tomar la decisión, pero el poder económico está tranquilo que siempre va a ser consultado con anterioridad y en ese sentido va a ejercer su poder de veto ante estas cuestiones. El político no va a tomar una decisión en contra del poder económico, porque de él depende para ser político y eso le va a todos los candidatos de todos los partidos por igual.
Y en este tema del IMAE, más que nunca le duelen prendas al señor presiente de la República, que es médico empresario y sabe lo que es estar negociando estas cosas, y no es que él no lo quisiera, sino que conoce lo tortuoso que era luchar para lograr esto contra los corporativismos médicos, lo sabe muy bien. Por más que ahora figure uno de sus hijos en la clínica KOR fue Tabaré Vázquez el que la fundó con otros socios para vender servicios de radiología como oncólogo que es, todo el país sabe, porque así deben ser las cosas en aras de la transparencia por más que quienes más reclaman esa transparencia hacia afuera son los que menos la practican, que el presidente Vázquez sabe perfectamente qué es lo que está en juego con la instalación de un IMAE cardiológico para Salto y lo que es ser un empresario de la salud y tener que negociar estas cosas.
Pero al presidente le quedaba grande, muy grande, enorme, con todos los argumentos que le fueron planteados, con los recursos humanos y materiales que ya están garantizados que existen y con una movilización de masas en las que están involucrados como no podía ser de otra manera, porque sino no iban a salir en la foto, el gobierno departamental y el partido de gobierno, no autorizar el IMAE. Por eso lo hizo y que sus colegas médico – empresarios se sigan peleando en la capital.
El problema de porqué se demoró tanto para esto, no pasaba por el Fondo Nacional de Recursos, tampoco por el Ministerio de Salud, ni siquiera porque los grupos médicos de Salto se pusieran de acuerdo, como me dijo fuera de micrófono y que por supuesto después terminó negando, el entonces jerarca de la cartera, Jorge Venegas. Creo que la respuesta más realista y contundente de alguien que sabía muy bien cuáles eran las razones del no rotundo al IMAE en Salto, me las dio tiempo después la sucesora de Venegas en el cargo, la exministra Susana Muñiz, hoy presidenta de ASSE, que en la Regional Norte, bajando las escaleras y apurada porque llegaba tarde a una ceremonia en la sala de actos, me dijo las recordadas palabras “un IMAE para Salto, ni lo piensen”.
Lo más irónico del caso es que quizás Muñiz venga a cortar la cinta el día que ese IMAE que ella dijo que ni lo pensáramos en tener, sea inaugurado, en virtud del cargo que ostenta. Es que con todo, ella fue la que sabía el porqué de todo esto.
Y es que los grupos médicos que manejan los IMAE en Montevideo no tienen como socios ni al Sanatorio Americano ni al Centro Médico de Salto, entonces si en este punto del país a 500 kilómetros de donde se corta el bacalao, se pueden atender 500 pacientes a un costo superior de 130 mil pesos por paciente financiado por el Fondo Nacional de Recursos, esos grupos perderán mucho dinero. Entonces es mejor decir que se le está entregando un IMAE a grupos empresariales y cuestionarlos, dividirlos y criticarlos, que tener que otorgarlos.
Esos grupos responden a gente con mucho peso económico y el presidente, por más que ocupe ese cargo, no es un rey, y por suerte es diametralmente opuesto a Nicolás Maduro, es decir, no hace lo que quiere, hace lo que puede y lo que el cargo le permite, entonces hasta ahora había dicho que no, pero un no en suspenso.
Lo que pasa que es como todas las cosas, la gente desbordó la situación con sus constantes manifestaciones y ahora cómo hacían para pararlos. Además Salto le dio más de un 50 por ciento de apoyo electoral al hoy presidente de la República, por lo que el mismo debe sentirse por lo menos en el debe, de hacer algo para que la gente de acá, se quede contenta. Y por derivación apoyen al actual gobierno departamental que es de su propio partido.
Es decir, son varias las cosas que se le pudieron haber pasado por la cabeza al presidente Vázquez todos esos días que tuvo que decidir darle un sí definitivo a esto, por más que termine peleado con sus colegas que son tan médicos y empresarios del sector como él. La decisión tuvo que tomarla y ahora sí no le tembló la mano.
Pero sobre todas las cosas no perdió la oportunidad de dar una señal política, porque luego de que el Partido Nacional tomara esta bandera y saliera incluso a hacerle una interpelación al ministro por este tema, como fue el caso del diputado Martín Lema en el mes de febrero, Vázquez lo pensó muy bien y le pidió al ministro Basso que le comunicara el caso a los diputados del Frente Amplio primero que a nadie, sobre todo a los de Salto para que sean los voceros de esas nuevas buenas y trajeran luz sobre este hecho tan sensible para toda la comunidad.
Y eso fue lo que pasó y ahora todos dicen que no importa, que lo haga quien sea y que se lo adjudique quien sea con tal de que salga. La oportunidad y el poroto siempre se lo va a anotar el gobierno que lo autorice. El tema ya quedó claro. Lo que más indigna es saber que esto estuvo trancado porque hubo presiones de empresas que son prestadoras de este servicio en Montevideo y no quieren perder clientes con una nueva competencia en Salto, entonces hablaron de déficit y de que porqué no derivarlo a Tacuarembó, donde uno de los grupos médicos de la capital puede generar un acuerdo con la dirección de dicho Hospital algo que con Salto no tendría suerte, porque ya hay grupos médicos locales que tienen los mismos intereses y han ganado la pulseada.
El tema es que después de tanta presión, de tanto tire y afloje, de tanto problema, el IMAE está por concretarse y eso nomás ya es un logro magistral que servirá para todos los que hoy vivimos acá y sobre todo para las nuevas generaciones. Pero lo más importante es el capital humano que sustentó la movilización que logró los resultados y eso no se debe perder nunca. Así que las felicitaciones, debe ser para todos.

HUGO LEMOS







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...