GLORIA AL BRAVO PUEBLO

Por Dr. Adrián Báez
“Nunca un país, que no haya sido azotado por una cruenta guerra, ha sido depredado y destruido económica y socialmente en menos tiempo, nunca se ha producido la liquidación de la libertades democráticas más que por la técnica de un golpe de estado, y si faltaba algo para demostrar que la democracia venezolana ha sido destruida, el golpe del Tribunal Supremo contra la Asamblea Nacional lo ha dejado claro. Nadie puede llamarse a engaño. La trama totalitaria de Venezuela se ha completado dramáticamente”.
De esta manera culminaba una brillante síntesis de la situación por la que atraviesa nuestra hermana República de Venezuela, el expresidente español Felipe González, publicado en el diario El País de Madrid, quien conoce a ciencia cabal los pormenores, al ser uno de los propulsores desde el inicio de la controversia, de las denuncias de avasallamiento de las libertades públicas y entre ellas la existencia de presos políticos.
Las sentencias dictadas por el Tribunal Supremo de Justicia, minó el agonizante vestigio existente de la democracia venezolana, dándole paso al diseño totalitario que comenzó a gestarse desde diciembre de 2015, cuando el chavismo fomentó la ocupación de todos los espacios de poder, tanto el político – institucional como el económico -social.
Sucede que, el gobierno del heredero de Chávez, sabe que desde el 6 de diciembre del 2015, había perdido el apoyo de la inmensa mayoría de los ciudadanos, al perder la legitimidad en el desastroso ejercicio de sus funciones, provocando una crisis económico – social sin precedentes en la historia del país caribeño. Se ha dado cuenta también, que perdió la credibilidad de las instancias internacionales a las que pertenece (OEA, MERCOSUR), y que solamente se puede apoyar en la fuerza de las armas de las Fuerzas Armadas Bolivarianas, mientras le duren.
Al verse acorralado por su propia inoperancia, producto de la ignorancia, la soberbia y el autoritarismo a ultranza, caprichos que si bien Chávez compartía – porque no podemos caer en el simplismo de que porque está muerto se transforma en un demócrata – nunca se atrevió a tanto, quizás por poseer un grado más pequeño de inteligencia. Por todo esto, en un ataque de nerviosismo y desorientación al ver cómo se le escabulle el poder, ha decidido reprimir y encarcelar a la oposición, liquidar la libertad de prensa y perseguir la libertad de opinión, por eso ha decidido controlar a la población hundida en la pobreza y la escasez de alimentos a través del mecanismo represivo de los CLAP, por eso gobierna en un permanente estado de excepción abusando de todos los poderes del Estado, concentrados en una sola mano, por eso liquidó el referéndum revocatorio que demandaban los ciudadanos, por eso liquido las elecciones a Gobernadores, por eso ordenó al Tribunal Supremo de Justicia, quitarle la inmunidad al Parlamento, dando indiscutiblemente un golpe de estado técnico en una clara violación de la Constitución.
Ante la coherente presión del orden internacional y principalmente regional, para que el gobierno dictatorial de Venezuela revierta su accionar, el Dictadorzuelo dio el visto bueno al ya ilegítimo Tribunal Supremo de Justicia, para que devuelva los derechos a la Asamblea General, como si fueran ellos –Poder Ejecutivo y Judicial – quienes tuvieran la soberanía del Estado, cuyo único propietario es el pueblo, el que habló claramente en diciembre de 2015 al quitarle el respaldo mayoritario, votando por la oposición; en una evidente maniobra autoritaria y de desprecio a los principios básicos de la Democracia y de la República, los traidores a su pueblo, los usurpadores del poder ciudadano – pues en eso se han constituido al violar sistemáticamente la Carta Mgna – quieren tapar el sol con un dedo, haciendo pasar la atroz actitud, como un error que puede revertirse sin más, devolviendo algo que nunca les perteneció.
En tanto, los amigotes del Dictadorzuelo – entre los que se encuentran la mayoría del partido de gobierno Frente Amplio, el PIT CNT, la FEUU y otros tantos autoritaritos – se ven en la encrucijada de tener que optar entre seguir haciéndonos creer de que son demócratas y demostrar su verdadero sentimiento: su desdén a la democracia burguesa.
Lamentamos sobremanera lo que está viviendo nuestra hermana República Bolivariana de Venezuela, pero, ha servido para constatar una vez más que, muchos de aquellos que durante tanto tiempo se han llenado la boca y se han catapultado como paladines de los derechos humanos, lo son en determinados casos, siempre y cuando los violadores de los mismos, no sean sus hermanos ideológicos, en una doble moral nauseabunda, que debería de preocuparnos y mucho.
Por mientras, no resta más que desear la pronta instancia electoral con todas sus garantías, para que Venezuela elija a sus nuevos gobernantes en el pleno goce de sus derechos ciudadanos y sin presos políticos.
Y avergonzados por la tibia actitud adoptada por nuestro gobierno, que nada tiene que ver con las buenas maneras de la diplomacia y sí todo, con el real compromiso democrático que se tenga, homenajeamos a nuestros hermanos caribeños con la frase que reza el inicio de su hermoso himno: GLORIA AL BRAVO PUEBLO.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...