JOAO GILBERTO: EL PADRE DE LA BOSSA NOVA

EL MITO O LA LEYENDA

Lo llamaron el mito -O mito- o la leyenda. Aprendió a tocar la viola sacándole acordes nomás, de forma autodidacta. Mientras Uruguay derrotaba a Brasil en Maracaná, 1950, hizo sus valijas y se fue para ahí, rumbo a Río de Janeiro, donde logró un lugar entonando canciones en Garotos da Lua, banda rítmica de la zona. Pero, al artista en cuestión no le agradaban los largos ensayos y fue despedido por la agrupación.Joao Gilberto. 1 Así, pasó varios años sin trabajar, pero siempre con la firme idea de crear una nueva corriente de expresión musical con la guitarra. Corrían tiempos renovadores, los estilos estaban cambiando y se veía venir un nuevo movimiento. En la unión del jazz con el samba, nacía la bossa nova, junto a él y sus entrañables amigos Jobim y Vinicius, marcando la vanguardia en esa fusión. Era el comienzo de los sesenta, y lo mejor estaba por suceder en la máquina del tiempo. Joao Gilberto sería un protagonista absoluto en la materia. La historia de la música tendría un sitio preferencial para él.

ENTRE JAZZ y SAMBA, A PURA POESIA

Joao Gilberto fue Joao Gilberto Prado Pereira de Oliveira, y nació el 10 de junio de 1931, en Juazeiro. Cantó, compuso temas, y se hizo guitarrero al azar desde que empezó a balbucear sus primeras palabras. Luego de varios intentos en la música en grupos y en solitario, la búsqueda de algo bien distinto dio resultado al conocer a un pianista y autor con educación clásica, Tom Jobim, pero que también gustaba del jazz de Estados Unidos, con quien empieza a madurar rápidamente el estilo que se llamó bossa nova. Joao y Tom se hicieron buenos amigos, y experimentaron un largo recorrido juntos, conociendo las mieles del éxito durante muchos años, con absoluta vigencia hasta hoy en día. La bossa nova era una forma rítmica de percusión, acompañada de samba, tocada en una guitarra sin acompañamiento; bien acústico. Muchos le atribuyen a Joao Gilberto el puntapié inicial de ésta creación del género, y también la de cantar a bajo volúmen. Jazz, samba, a pura poesía, interpretado a las mil maravillas. Bajo esa identidad fue edificando la propuesta no teniendo límites en su alcance.

GAROTA DE IPANEMA

En 1958 se lanzó la producción fonográfica «Cancao do amor demais» de Elizeth Cardoso, una nueva cantante que incorporaba temas compuestos de Jobim con letras de Vinicius de Moraes. A los pocos meses, Joao Gilberto editaba su primer disco, «Chega de Saudade». Se dio el caso de que la canción que da título al álbum de Gilberto también estaba en el LP de Cardoso, constituyéndose en un hit en todo Brasil. De esta manera se iniciaba la carrera de Joao, y también el movimiento de la bossa nova, de la MPB: música popular brasileña. Más tarde en 1960 y 1961 llegarían dos producciones más que incluían temas compuestos por una nueva generación de intérpretes y autores. A fines de 1962 la bossa nova tenía lista propia, siendo también asimilada por músicos norteamericanos que practicaban jazz, al estilo Stan Getz, quien invitó a Joao y Jobim en 1963 para que le dieran forma en lo que terminó convirtiéndose en uno de los discos bossa-jazz más importantes de todos los tiempos, y más vendidos de la historia. La producción en 1965 logró el Grammy, destacándose «Garota de Ipanema», en versión en inglés, cantada por Astrud Gilberto, esposa en ese momento de Joao Gilberto. Con el tiempo, la cantarían Dean Martin, Frank Sinatra, Tony Bennett, Al Martino, entre otros, siendo una de las obras de más versiones por el orbe.

MAS DISCOS, INFINIDAD DE VIAJES Y la bossa seguía tan campante de la mano de los grandes cultores. En 1968 -momento que Joao estaba afincado en México- editó el volumen «Ela é carioca», luego «The best of two worlds», con la participación de Stan Getz y de la cantante brasileña Miúcha -Heloísa María Buarque de Hollanda- hermana de Chico Buarque, que se había convertido en esposa de Joao en 1965. En 1977 vería la luz «Amoroso», largaduración con arreglos de Claus Ogerman. 1981, «Brasil», con Gilberto Gil, Caetano Velosa y María Bethania- En 1991 aparecería «Joao», y a lo largo de su discografía álbumes en vivo: «Live in Montreux», «Prado Pereira de Oliveira», «Live at Umbria Jazz in Tokyo». Joao tenía dos hijas con diferentes parejas, y residía en solitario desde 2009. En sus últimos años tuvo problemas económicos, decayendo su salud. Vivía en una casa prestada en Río de Janeiro, con endeudamientos y un agravante deterioro mental. Lamentablemente, dejó de existir el pasado 6 de julio de 2019- Fue el alma máter de la bossa nova. Escribió páginas y páginas llenas de música. Más allá de la nostalgia.