Jóvenes Emprendedores: Gastón Arrarte y Marcos Velázquez

Dicen que los cactus son plantas que llaman al éxito y protegen cualquier lugar de malas energías. También dicen que “hay que ser como un cactus, adaptarse en cualquier momento, tiempo y circunstancia y ser fuertes y aún así no olvidarse de florecer”. Esa es la filosofía que llevan adelante Gastón y Marcos en su empresa, “Cactus Salto”.

– ¿De dónde surge la idea de “Cactus Salto”?
– Siempre me gustaron los cactus, desde chico, hasta que llegué a tener demasiados dentro de mi colección. A su vez Marcos también tenía cactus en su casa, entonces mis padres tuvieron la idea 3B0A1352de que nos pusiéramos a emprender algo, y resultó que al tener tan buen resultado por parte de la gente, fue que nos pusimos a invertir y formamos una mini empresa. Así que estamos vendiendo cactus por las redes sociales y también a través de nuestro teléfono (098 077 424). Acordamos con el vendedor y llevamos a domicilio dentro de la ciudad. Así surgió “Cactus Salto”, no solo para vender algunos cactus que tenía sino también de juntar dinero a futuro como para irnos de vacaciones o lo que fuere. Sorprendió los rápidos resultados que tuvimos con la gente.

– ¿Cómo se encuentran en las redes?
– Se encuentra por Cactus_Salto en Instagram y simplemente como Cactus Salto en Facebook.

– ¿Qué tipo de cactus les piden?
– Tenemos cactus tamaño adorno, como para arriba de un escritorio, que son tamaños promedio, o también para souvenirs, que son más pequeños. Las decoramos con arpillera o algún papelito de color con alguna tarjetita, y nos piden para souvenirs de casamientos, también nos han pedido de baby shower.

– ¿Cómo es trabajar en algo que te gusta y que todavía te pagan por eso?
– Está buenísimo porque yo lo tomaba más como un hobby, que aún lo hago. Me sirve para desestresarme del estudio, me pongo a hacer algunas macetas y las decoro, cosa que queden lindos, y si encima todavía luego los vendo y me pagan, trabajando en mi casa con todas las comodidades, donde tengo repisas con todos los cactus, que te puedo decir, es ideal.

– ¿La gente los ve, los elige y ya se los lleva?
– La idea es que tengan algo pensado, porque en mi casa tengo las plantas madres, de las cuales después saco la muda. Es un proceso bastante largo porque son plantas bastantes difíciles. Uno las ve en el desierto cuando ya son grandes, esas que no toman agua por días, pero estas de acá son más chiquititas en el jardín. Entonces, si les das mucha agua, se pudren, si les das poca agua o toman mucho sol se secan, así que tiene que haber un balance. La tierra también tiene que ser buena para que haya un equilibrio, entonces la muda cría raíces y recién ahí queda pronta para vender.

– Así que algo que era personal se termina transformando en una empresa. Hoy son emprendedores, ¿cómo se ven en el futuro?
– Nuestro plan a futuro es poder tener un local, porque ahora están en la casa de Gastón. Con el local facilitamos a la gente poder contactarnos, porque no todos tienen redes sociales.