Alimentación saludable para los más chicos

Uruguay es uno de los países de la región que presenta de los mayores índices de sobrepeso entre la población, según los datos relevados por las autoridades en los últimos tiempos. En ese aspecto el Gobierno ha decidido adoptar medidas que tiendan a generar los hábitos de alimentación saludable.
En ese aspecto, escuelas y liceos gozan de una nueva reglamentación que se suma a los programas que habían sido ya instalados tendientes en ese sentido.
Por esto, la ley Nº19.140 aprobada en octubre de este año, tiene por finalidad “proteger la salud de la población infantil y adolescente que asiste a establecimientos escolares y liceales, públicos y privados, a través de la promoción de hábitos alimenticios saludables en el ámbito educativo como forma de contribuir, actuando sobre este factor de riesgo, en la prevención del sobrepeso y la obesidad, hipertensión arterial y así en las enfermedades crónicas no transmisibles
vinculadas a los mismos”, según señala el artículo 1º de la ley de marras.
Asimismo, el Artículo 2 establece cuáles son los objetivos específicos de esa ley, señalando que la misma está destinada a “ejecutar acciones tendientes a mejorar el estado nutricional de niños, niñas y adolescentes que asisten a centros educativos públicos y privados. Así como promover hábitos alimentarios saludables en toda la población, iniciando en la infancia la educación pertinente”.
Además de querer “favorecer que los alumnos que concurren a estos establecimientos tengan la posibilidad de incorporar a los hábitos alimentarios alimentos y bebidas nutritivamente adecuados, estableciendo que los mismos estén disponibles en cantinas y quioscos que se encuentren dentro de los locales educativos”.
Entre los objetivos previstos por la ley también se plantea que se debe “incorporar a los hábitos alimentarios alimentos y bebidas aptos para celíacos y diabéticos como forma de promover la equidad también a este nivel. Y promover que la oferta de alimentos y bebidas en cantinas, quioscos y locales ubicados en el interior de los locales educativos se adecuen al listado establecido en el artículo 3º de la presente ley.
En ese aspecto, el Artículo 3 establece que “el Ministerio de Salud Pública confeccionará un listado de grupos de alimentos y bebidas nutritivamente adecuados que contará con información destinada a la población de los centros educativos en forma general (alumnos, docentes, funcionarios no docentes y padres), estableciendo recomendaciones para una alimentación saludable en las diferentes etapas de la vida, como forma de promoción y prevención a toda la comunidad”.
El Ministerio de Educación y Cultura incluirá en el sistema educativo el tema de los hábitos alimenticios saludables y estimulará el consumo de agua potable y la realización de actividades físicas contrarias al sedentarismo.
En tanto que el Artículo 4 “se prohíbe la publicidad en los establecimientos educativos de aquellos grupos de alimentos y bebidas que no estén incluidos en el listado mencionado en el artículo 3º de la presente ley”.
Este tratamiento a este tipo de alimentos, será el mismo que para el de los cigarrillos y bebidas alcohólicas en los diarios y revistas. Es decir, publicidad cero para los alimentos considerados como no saludables.
Por otro lado, el Artículo 5 reza: No se permitirán dentro de los locales escolares o liceales saleros y otros recipientes que contengan sal que estén visible para los alumnos y que tengan por finalidad agregarla a los alimentos previamente preparados.
Al tiempo que la responsabilidad de todo esto está destinada al Ministerio de Salud Pública por el Artículo 6 de la presente ley, cuando dice que: el Ministerio de Salud Pública, llevará adelante campañas de información destinadas a: A) Educar a la población general en el conocimiento de las enfermedades crónicas no transmisibles y sus factores de riesgo. B) Promocionar los hábitos de vida saludable dentro de los que la dieta sana tiene un rol fundamental. C) Orientar y asesorar adecuadamente a las empresas industriales elaboradoras de alimentos en el desarrollo de productos hacia un perfil nutricional adecuado según los grupos de alimientos mencionados en el artículo 3º de la presente ley.

Uruguay es uno de los países de la región que presenta de los mayores índices de sobrepeso entre la población, según los datos relevados por las autoridades en los últimos tiempos. En ese aspecto el Gobierno ha decidido adoptar medidas que tiendan a generar los hábitos de alimentación saludable.

En ese aspecto, escuelas y liceos gozan de una nueva reglamentación que se suma a los programas que habían sido ya

Hugo Lemos

Hugo Lemos

instalados tendientes en ese sentido.

Por esto, la ley Nº19.140 aprobada en octubre de este año, tiene por finalidad “proteger la salud de la población infantil y adolescente que asiste a establecimientos escolares y liceales, públicos y privados, a través de la promoción de hábitos alimenticios saludables en el ámbito educativo como forma de contribuir, actuando sobre este factor de riesgo, en la prevención del sobrepeso y la obesidad, hipertensión arterial y así en las enfermedades crónicas no transmisibles

vinculadas a los mismos”, según señala el artículo 1º de la ley de marras.

Asimismo, el Artículo 2 establece cuáles son los objetivos específicos de esa ley, señalando que la misma está destinada a “ejecutar acciones tendientes a mejorar el estado nutricional de niños, niñas y adolescentes que asisten a centros educativos públicos y privados. Así como promover hábitos alimentarios saludables en toda la población, iniciando en la infancia la educación pertinente”.

Además de querer “favorecer que los alumnos que concurren a estos establecimientos tengan la posibilidad de incorporar a los hábitos alimentarios alimentos y bebidas nutritivamente adecuados, estableciendo que los mismos estén disponibles en cantinas y quioscos que se encuentren dentro de los locales educativos”.

Entre los objetivos previstos por la ley también se plantea que se debe “incorporar a los hábitos alimentarios alimentos y bebidas aptos para celíacos y diabéticos como forma de promover la equidad también a este nivel. Y promover que la oferta de alimentos y bebidas en cantinas, quioscos y locales ubicados en el interior de los locales educativos se adecuen al listado establecido en el artículo 3º de la presente ley.

En ese aspecto, el Artículo 3 establece que “el Ministerio de Salud Pública confeccionará un listado de grupos de alimentos y bebidas nutritivamente adecuados que contará con información destinada a la población de los centros educativos en forma general (alumnos, docentes, funcionarios no docentes y padres), estableciendo recomendaciones para una alimentación saludable en las diferentes etapas de la vida, como forma de promoción y prevención a toda la comunidad”.

El Ministerio de Educación y Cultura incluirá en el sistema educativo el tema de los hábitos alimenticios saludables y estimulará el consumo de agua potable y la realización de actividades físicas contrarias al sedentarismo.

En tanto que el Artículo 4 “se prohíbe la publicidad en los establecimientos educativos de aquellos grupos de alimentos y bebidas que no estén incluidos en el listado mencionado en el artículo 3º de la presente ley”.

Este tratamiento a este tipo de alimentos, será el mismo que para el de los cigarrillos y bebidas alcohólicas en los diarios y revistas. Es decir, publicidad cero para los alimentos considerados como no saludables.

Por otro lado, el Artículo 5 reza: No se permitirán dentro de los locales escolares o liceales saleros y otros recipientes que contengan sal que estén visible para los alumnos y que tengan por finalidad agregarla a los alimentos previamente preparados.

Al tiempo que la responsabilidad de todo esto está destinada al Ministerio de Salud Pública por el Artículo 6 de la presente ley, cuando dice que: el Ministerio de Salud Pública, llevará adelante campañas de información destinadas a: A) Educar a la población general en el conocimiento de las enfermedades crónicas no transmisibles y sus factores de riesgo. B) Promocionar los hábitos de vida saludable dentro de los que la dieta sana tiene un rol fundamental. C) Orientar y asesorar adecuadamente a las empresas industriales elaboradoras de alimentos en el desarrollo de productos hacia un perfil nutricional adecuado según los grupos de alimientos mencionados en el artículo 3º de la presente ley.