Cambios en la pena al delito de Homicidio previsto en la legislación producto de la nueva realidad social

“Porque la ignorancia no sirve de excusa”

Los problemas de seguridad han generado que se endurezcan algunas penas por un lado y que se tomen recaudos por el otro, con figuras que hasta ahora no estaban incluidas en el marco normativo para que, en caso de que se actúe contra ellos, quienes lo hagan tengan sanciones. En ese caso, la Lay 19.645, sancionada en el mes de julio de este año, prevé dos modificaciones para los delitos que atentan contra la vida y la seguridad física (o la integridad) de las personas. Por un lado, extendió el plazo que daba el artículo 310 para castigar a los autores de los delitos de Homicidio, a quienes antes les daba 20 meses de mínimo y 10 años de máximo, cuando ahora el mínimo es de 24 meses o dos años, y doce años la pena máxima por un homicidio simple. Es decir, sin agravantes, porque como dice el artículo “el que con intención de matar diere a muerte a una persona”, no va más allá del asunto, no habla de agravantes ni atenuantes, ni tampoco de causas especiales. Solamente el que tiene intención y genera el daño muerte. Después trae en el numeral 9 del artículo 312, que habla del mismo tema, a la figura del fiscal, la cual antes no aparecía. Ahora, quienes atenten y causen la muerte de un policía, un juez o un fiscal por su condición de tal, verán agravada su pena, derogándose para esto el artículo 310 bis anterior, que refería a las agravantes del homicidio. Lo importante de todo esto es el aggiornamiento de las penas que van en consonancia con la aplicabilidad del nuevo Código del Proceso Penal que trae como principal figura al fiscal y ahora el mismo tiene un reconocimiento mayor, que es que en el caso de quieran causarle un daño por ese rol protagónico, hasta casi heroico por momentos, que ha ganado, deba tener una protección legal para poder desempeñar el cargo. Así las cosas, el delito de homicidio tiene además, ante el aumento del mismo, una justa sanción que al promover su pena un escalón más arriba, genera un corrimiento al resto de las que son derivadas de la misma. En una sociedad donde el espiral de violencia lamentablemente crece, algo es algo.

Hugo Lemos







Recepción de Avisos Clasificados