El delito es para las personas físicas

Si bien hay cosas que ya son sabidas, es bueno hacer algunas aclaraciones para que se entienda cómo funciona el sistema judicial. Una cosa es la responsabilidad penal, la que mide las conductas de las personas y si las mismas transgreden las normas y configuran una acción delictiva, con conciencia y voluntad, es decir con dolo, eso hace que la persona física y nunca jurídica, pueda quedar bajo la sujeción de la ley penal. Y otra cosa muy distinta es cuando se configura la responsabilidad civil, que implica a una persona física o jurídica como responsable de un daño, donde debe resarcir a quien ha ocasionado el daño reparándolo.
Es decir, una cosa es la responsabilidad penal. La materia penal es represiva y sanciona con penas de cárcel en la mayoría de los casos a la persona que comete una acción delictiva. Es decir, solamente puede haber un delito, por ejemplo, una apropiación indebida, si una persona fue la que lo cometió y se demuestra ante la justicia, que lo hizo con intención de hacerlo.
Y otra cosa, es cuando una persona jurídica, una institución, el fisco, la Iglesia, o una empresa pública o privada, realiza una acción determinada que genera un daño en personas o instituciones, y en ese aspecto, no comete delito, porque no es persona física, sino jurídica, por lo tanto comete un daño, en el caso de que se comprobare tal cosa y debe resarcir a los damnificados, reparando el daño, generalmente respondiendo con su patrimonio, y resarciendo en forma pecuniaria a los damnificados. La situación es clara, pero vale la pena aclarar porque en las últimas horas con hechos de notoriedad, hasta connotados legisladores han atribuido delito a instituciones, algo que técnicamente es incongruente.

Si bien hay cosas que ya son sabidas, es bueno hacer algunas aclaraciones para que se entienda cómo funciona el sistema judicial. Una cosa es la responsabilidad penal, la que mide las conductas de las personas y si las mismas transgreden las normas y configuran

<p>Hugo Lemos</p>

Hugo Lemos

una acción delictiva, con conciencia y voluntad, es decir con dolo, eso hace que la persona física y nunca jurídica, pueda quedar bajo la sujeción de la ley penal. Y otra cosa muy distinta es cuando se configura la responsabilidad civil, que implica a una persona física o jurídica como responsable de un daño, donde debe resarcir a quien ha ocasionado el daño reparándolo.

Es decir, una cosa es la responsabilidad penal. La materia penal es represiva y sanciona con penas de cárcel en la mayoría de los casos a la persona que comete una acción delictiva. Es decir, solamente puede haber un delito, por ejemplo, una apropiación indebida, si una persona fue la que lo cometió y se demuestra ante la justicia, que lo hizo con intención de hacerlo.

Y otra cosa, es cuando una persona jurídica, una institución, el fisco, la Iglesia, o una empresa pública o privada, realiza una acción determinada que genera un daño en personas o instituciones, y en ese aspecto, no comete delito, porque no es persona física, sino jurídica, por lo tanto comete un daño, en el caso de que se comprobare tal cosa y debe resarcir a los damnificados, reparando el daño, generalmente respondiendo con su patrimonio, y resarciendo en forma pecuniaria a los damnificados. La situación es clara, pero vale la pena aclarar porque en las últimas horas con hechos de notoriedad, hasta connotados legisladores han atribuido delito a instituciones, algo que técnicamente es incongruente.







El tiempo

Ediciones anteriores

octubre 2018
L M X J V S D
« sep    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

  • Otras Noticias...