El Policía siempre debe identificarse cada vez que un ciudadano se lo solicite

Hugo Lemos

“Porque la ignorancia no sirve de excusa”

Ante una denuncia formulada por el sindicato de funcionarios municipales ADEOMS, contra un funcionario policial por lo que consideran el «uso indebido de la fuerza, maltrato y abuso policial», vale recordar qué dice que el Código del Procedimiento Policial al respecto, basado en la Ley 18.315.
Según los denunciantes, el episodio se habría dado cuando ante la presencia de un policía en una de las reparticiones de la Intendencia, acudiendo a notificar a un funcionario municipal por un trámite pendiente, una trabajadora del lugar perteneciente a la Intendencia de Salto, le habría exigido al policía que se identifique y ante la presunta negativa de éste, la mujer lo interpeló intimándolo a tomar las medidas del caso, por lo que el mismo la habría tomado del brazo con fuerza causándole lesiones importantes.
El gremio hizo la denuncia y formuló una declaración pública al respecto, pero veamos qué dice la Ley 18.315 primero en su artículo 4º, que habla de principios de la actuación policial, donde señala 1) En el cumplimiento de su deber, y como encargados de hacer cumplir la ley, el personal policial respetará y protegerá los derechos humanos de todas las personas.
Asimismo en el siguiente numeral recuerda que «el personal policial tratará a todas las personas que requieran sus servicios de manera diligente, correcta y respetuosa, sin ningún tipo de discriminación por razones de edad, género, etnia, religión, posición económica o social, o de cualquier otra índole».
En cuanto al artículo 17 del mismo código, el mismo se refiere al Uso de la fuerza y señala que «el personal policial solamente podrá usar la fuerza legítima cuando sea estrictamente necesario y en la medida que lo requiera el desempeño de sus tareas, conforme a lo preceptuado en esta ley».
Al tiempo que el artículo 21 de la ley 18.315, es clave en este caso, porque establece los parámetros de la identificación de los funcionarios policiales ante la población y establece que «el personal policial se identificará como tal y dará una clara advertencia de su intención de emplear la fuerza, con tiempo suficiente para que los involucrados depongan su actitud, salvo que exista inminente peligro para su vida o integridad física o para la de terceras personas», y justo esto último, según lo que denunciaron desde el sindicato de municipales, es lo que aparentemente nunca ocurrió.
Algo que debe quedar claro, es que el Policía siempre debe identificarse con nombre y rango, cuando un ciudadano así se lo reclame.
Lamentablemente muchas veces no es lo que pasa y se generan escenarios absolutamente innecesarios.