La gravedad del delito de secuestro

En las últimas horas mucho se ha hablado, por los hechos policiales de pública notoriedad, de los delitos que implican

Hugo Lemos

Hugo Lemos

una privación violenta de la libertad de una persona. En realidad la privación de la libertad, es una conducta violenta de por sí, porque impone un castigo a otra persona en forma injusta y le suprime el derecho a la libertad, acaso el bien más preciado de la vida que tiene el ser humano.
Por tal motivo, nuestra legislación tipifica esa conducta como delito y está en el núcleo de los delitos con penas que tienen mayor severidad. Si bien mucha gente se pregunta en qué consiste la privación de libertad, que comúnmente se lo conoce como secuestro, ya que éste significa aprehensión por la fuerza de una cosa o persona.
El concepto refiere al acto y al resultado de secuestrar: privar a un individuo de su libertad de manera ilegal para exigir algo a cambio de su liberación; tomar por la fuerza un medio de transporte; imposibilitar judicialmente la distribución de un producto; o embargar un bien por la vía judicial. Algo que se diferencia del delito de Rapto, que es un delito que atenta contra la moral y las buenas costumbres porque refiere a un delito sexual, es decir, la intención del agente del delito es un fin de carácter sexual.
En tanto, el Código Penal en el artículo 281, establece que que la privación de libertad se comete cuando: “El que de cualquier manera privare a otro de su libertad personal, será castigado con un año de prisión a nueve años de penitenciaría. La pena será disminuida de la tercera parte a la mitad, siempre que el autor del hecho o un copartícipe de éste, liberara a la víctima de su cautiverio dentro del tercer día de producido”.
En el siguiente artículo establece las agravantes. En ese caso señala que las mismas se dan cuando:
“Son circunstancias agravantes especiales y la aplicación del máximo se considerará justificada cuando el delito se cometa: Por un funcionario público, o contra un funcionario público en el ejercicio de sus funciones o con motivo de haberlas ejercido. Con amenazas o sevicias (buscando el sufrimiento de la víctima). Por espíritu de venganza o con propósito de lucro, para utilizar coercitivamente (por la fuerza) los servicios de la víctima. Cuando la privación de libertad superare los diez días”.
“Constituye un agravante muy especial el hecho de que el delito se cometa con el fin de obtener de las autoridades públicas, a cambio de la liberación, una ventaja o provecho en beneficio propio o ajeno, consiguiendo o no su objeto, o cuando el hecho obedeciera a móviles políticos o ideológicos. La pena será de seis a doce años de penitenciaría”.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...