La intransigencia, hija del ego del abogado

La transacción, son las recíprocas concesiones que hacen las partes para poder generar un resultado que sea favorable a los involucrados en el marco de la búsqueda de un acuerdo. Pero para llegar a esta instancia, se debe atravesar por

Hugo Lemos

Hugo Lemos

un proceso de negociación. El mismo no debe llevarse a cabo mediante un ámbito que sea ríspido, esto no quiere decir que las partes deban ceder en las pretensiones que tienen cada uno, sino que por contrario deben plantear sus ideas y poner todas las intenciones arriba de la mesa.
Empero, siempre que estemos frente a frente en una negociación por cualquier cosa, se debe pensar en forma inteligente con la finalidad de conseguir un resultado favorable que determine una solución para el cliente, que es el que espera concreciones y no papeles que emanen de un juez y que no se plasmen en cuestiones materiales que ayuden a obtener ese sentido de justicia que tanto se busca en los estrados.
Esto muchas veces lleva a que en el afán de querer lograr el 100 por ciento de las cosas de las que dicen las sentencias que emanan de los juzgados a las que tenemos derecho, nos ponemos intransigentes y argumentamos antecedentes que nos obnubilan y valoramos más lo que dice el papel firmado por el juez, y es ahí cuando terminamos no alcanzando ninguna solución para el cliente que no entiende ni el entendido por el juez que firmó la sentencia, y en estos casos tampoco es comprendido por el ego de su propio abogado que con intransigencia no le consigue solución alguna.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...