Las consecuencias de las Ferias Judiciales para la dilucidación de los casos que están en trámite

“Porque la ignorancia no sirve de excusa”

La Feria Judicial es un período de vacancia del sistema que permite a los operadores de justicia tener un descanso de las actividades que la administración establece de manera permanente, y que además le da un plazo de distensión a una actividad que genera un desgaste no solo para los funcionarios de ese poder del Estado, sino también, para los propios operadores del mismo.
En ese aspecto, la Feria Judicial se subdivide en dos aspectos, la Feria Mayor que es la que va del 25 de diciembre al 31 de diciembre. En ese período los únicos casos que son tomados por los tribunales son los pedidos de amparo, que son casos sumarísimos que deben resolverse en un plazo muy corto de tres días máximos, estipulados por la ley 16.011 donde se afecta un interés directo, personal y legítimo.
Así como los casos de violencia doméstica y de género, además de los casos penales e infracciones aduaneras, que son ingresados y que deben ser atendidos más allá de los períodos de Feria, debido a que los mismos tienen plazos que deben ser respetados para que no se genere la vulneración de ningún derecho.
El otro período de vacancia es el que transcurre actualmente y es el que corresponde a la Feria Judicial Menor, cuyo período va del 1º al 15 de Julio de cada año.
En ese lapso el régimen de atención de casos es el mismo que el mencionado más arriba, donde solamente los casos de urgencia o los comprendidos dentro de la Ley 16.011 del proceso, son los que deben ser atendidos.
No obstante, la Semana de Turismo, es otro período que se toma como vacancia y donde la administración de justicia no funciona y adopta los plazos para la resolución de casos, como régimen de feriado.
En todos los casos, los justiciables son quienes deben esperar la finalización de todos estos procesos de descanso, para que sus casos, en manos de los operadores judiciales, sigan el impulso procesal correspondiente.
En ese sentido, durante los períodos de vacancia, como el actual, que corresponden a las Ferias Judiciales, los plazos para la contestación de casos o impugnación de sentencias, así como la expedición de otras diligencias, quedan suspendidos.

Hugo Lemos