Leyes de mi país

Los derechos y garantías para decir lo que está pasando y no otra cosa

“Porque la ignorancia no sirve de excusa”

La libertad de expresión es ante todo un derecho humano fundamental. Pero así como tiene responsabilidades consabidas, también tiene sus límites cuando afecta la esfera subjetiva de otro que tiene la legitimidad para actuar en función del derecho que entiende ve lesionado.
Es cierto que la Constitución de la República consagra este principio en su artículado, como el 7, que habla de la libertad, el 10 que señala que lo que no está prohibido está permitido, el 29, que establece específicamente la libertad de expresión y de imprenta por el momento en el que fue creada nuestra Carta Magna y el 332 que sostiene que los derechos que la misma consagra, emanan de la forma democrática y republicana de gobierno.
Pero más que un derecho, la libertad de expresión es un principio que debe ser consagrado e incorporado a nuestra forma de vida como algo regular.
Sin embargo, los acontecimientos de los últimos tiempos, que obligaron en cierta medida a que más de 70 medios de comunicación de nuestro país (que ya es decir bastante), conformen un bloque de acción para brindar una respuesta clara y contundente contra la desinformación que promueven las noticias falsas, ante la sobreinformación a la que asistimos y que proporcionan principalmente, las redes sociales, sobre todo en momentos de decisiones tan trascendentales para el país, como son las elecciones generales del próximo mes de octubre.
La creación de Verificado.uy otorga ciertas garantías para que las cosas que se dicen, se escriban o se muestran, sean realmente las que suceden y no se tergiversen en función de intereses espurios o personales de algunos amigos o enemigos del poder, que, empleando el rol de periodistas, generan información a su antojo para causar el impacto que ellos pretenden y así defender determinados intereses.
Si bien su actuación será chequear las cosas que se dicen, el hecho que de los resultados sean el descubrimiento de noticias falsas, los veredictos podrán ser usados como elemento probatorio elemental ante la justicia en caso de ser necesario.
Su dictamen no es vinculante, pero sí determinante para ganar credibilidad ante la opinión pública y en el periodismo, el valor fundamental de un medio de comunicación o de un periodista, es la credibilidad.

Hugo Lemos