- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

Los fallos deben ser imparciales y las instancias judiciales brindar garantías a los justiciables

“Porque la ignorancia no sirve de excusa”

La libertad por Gracia que otorgan los ministros de la Suprema Corte de Justicia puede llegar a ser un mecanismo perimido en los próximos tiempos, si se toma en cuenta que el criterio que se adopta para estos casos es tan subjetivo que pueden llegar a dejar sin garantías de ningún tipo a quien se presente en la instancia.
El instituto de la Gracia fue creado por la Ley Nº 15.737 del 2 de julio de 1985 y desde entonces la Corte establece un mecanismo de visita anual a los recintos penitenciarios que elaboran una lista de posibles candidatos a ganar su libertad, donde solamente los ministros del máximo tribunal de justicia del país pueden concederla. Para ello establecen una serie de requerimientos y privilegian a los delitos menores en personas que tienen la condición de primarios, así como también algunos otros aspectos, como la excesiva prisión preventiva, etc. Sin embargo, después de haber asistido a más de 16 visitas de cárceles como periodista, he visto distintas maneras de actuar de los ministros que intervenían en las distintas instancias. Desde Roberto Parga, Daniel Gutiérrez, Leslie Van Rompaey, Jorge Larrieux, Ricardo Pérez Manrique, entre otros, sorprendió el criterio subjetivo empleado por los ministros, quienes ostentando su condición de tal, llegaron a expresar su prejuzgamiento sobre el tenor de algunos casos que dijeron desde el inicio, que si bien tenían derecho a presentarse, ellos iban a rechazarlos cuando les fueran planteados, esto previamente a analizar las respectivas causas.
Si bien para estos casos, como la libertad por Gracia, podría llegar a tener algo de asidero su postura, es muy importante que un magistrado demuestre imparcialidad y objetividad para valorar criterios puramente técnicos en todo momento y con ello determinar un fallo imparcial con el que se le brinden además, garantías al justiciable. Al menos es lo que se espera en instancias como esta, algo que ayer dejó con sabor a poco a los presentes por los criterios expuestos por los magistrados actuantes.

Hugo Lemos