Mejoran tiempos en procesos de restitución de menores

“Porque la ignorancia no sirve de excusa”

El principio de celeridad del proceso es uno de los principales postulados que tiene el Código General del Proceso y al que se aspira para tener un sistema más eficiente y que pueda cumplir con las necesidades del justiciable que muchas veces así lo reclama.
Por eso la frase la “justicia tarda pero llega”, pretende dejar de ser un eufemismo y convertirse en algo real, tangible para los ciudadanos que deben acudir a la administración de justicia para satisfacer sus pretensiones.
En ese sentido, la Suprema Corte de Justicia se ha congratulado y así lo ha expuesto a través de su página web de que, ejecutada la celeridad de los magistrados, en el año 2018 fue de 79 días el promedio de duración de los procesos de restitución de menores, que otrora demoraban varios días más.
Según indicó el Poder Judicial el promedio de duración para los seis procesos de restitución internacional de menores que fueron iniciados y terminados en el mismo año 2018, fue del orden de los 79 días, según lo reveló un reciente informe elaborado por la Ministra del Tribunal de Apelaciones de Familia de 1º Turno, Dra. Lilián Bendahan (Juez de Enlace de la Red Internacional de Jueces de la Conferencia de La Haya de Derecho Internacional Privado).
Al día 30 de octubre último del año en cuestión, fecha de cierre del mencionado estudio, todavía quedaban en trámite otros tres procesos de restitución iniciados el pasado año. La Corte indica que el promedio de duración de los procesos de restitución internacional que todavía estaban en trámite cuando se hizo el anterior informe correspondiente al año 2017, fue de 132 días. Por lo cual para poder llegar a ese guarismo, se analizaron: un caso terminado en sentencia y cuatro más que terminaron en Acuerdo (sólo en dos de estos cinco asuntos se hizo lugar a la restitución reclamada).

Hugo Lemos