Nueva ley establece Centros de Referencia en Salud para atender patologías específicas a usuarios de todo el país

“Porque la ignorancia no sirve de excusa”

La ley 19.666 declara de interés general la designación de centros de salud de referencia. Los define, los caracteriza y los pondera por la naturaleza de su atención. Los mismos darán cobertura a todos los usuarios del sistema nacional de salud del país. Y estima que todos los prestadores de salud del país deberán derivar a sus usuarios hacia ese centro asistencial.
Aquí les dejamos algunos aspectos generales de la mencionada norma: En el artículo 1º está mencionado el objetivo de la misma que declara de interés general la designación de Centros o Servicios de Referencia en Salud. Estos garantizarán el acceso a la atención de calidad de patologías que, por requerir el uso de técnicas, procedimientos y tecnologías con un alto nivel de especialización, resulte conveniente su concentración en un número reducido de entidades. Los mismos se definen como la entidad o aquella parte de la misma que se aboque exclusivamente a la atención de patologías que reúnan las siguientes características: A) Ser generalmente complejas y de baja prevalencia. B) Requerir para su adecuada prevención, diagnóstico, tratamiento y rehabilitación de elevado nivel de especialización, tanto en materia de recursos humanos como materiales, así como de experiencia acumulada. C) Demandar recursos tecnológicos de alta especialización que, en atención a la ecuación costo-efectividad, precise de la concentración de un número mínimo de casos.
Señala la ley que el Ministerio de Salud Pública, previa consulta técnica a la Comisión Honoraria Asesora en Centros y Servicios de Referencia que crea la presente ley, determinará las patologías que reúnan las características referidas para prestar atención. En cuanto a su cobertura geográfica, los Centros y Servicios de Referencia darán cobertura en todo el territorio nacional a los usuarios del Sistema Nacional Integrado de Salud y permitirán el acceso a quienes requieran de sus servicios en igualdad de condiciones. Y establece que será el Ministerio de Salud Pública el que promoverá la descentralización territorial de los Centros y Servicios de Referencia, garantizando que su instalación sea equitativa entre Montevideo y el interior del país. Aunque no establece los términos de esa equidad. En cuanto a la derivación obligatoria, la norma señala que en caso de patologías identificadas en las disposiciones de la presente ley, los prestadores de servicios integrales de salud públicos y privados de todo el país deberán derivar a las personas inscriptas en sus padrones de usuarios a los Centros y Servicios de Referencia designados para la atención de las mismas. Pero esa derivación de los centros de salud no exime la responsabilidad que tiene el prestador de servicios integrales de salud sobre el usuario en cuyos padrones el mismo esté inscripto, debiendo actuar el Centro o Servicio de Referencia como apoyo para la confirmación diagnóstica, realización de técnicas y procedimientos terapéuticos y evacuación de consultas de los prestadores en lo pertinente a su competencia. Las designaciones de Centro o Servicio de Referencia estará a cargo del Ministerio de Salud Pública de acuerdo a la normativa de habilitación existente para todas las estructuras asistenciales. Los criterios para esa designación considerarán, como mínimo, los siguientes aspectos: A) Acreditar conocimiento y experiencia suficientes en el manejo de la patología de que se trate. B) Haber tenido o prever un volumen de actividad suficiente en la atención de la patología para la que se solicita la designación como Centro o Servicio de Referencia, que garantice un nivel adecuado de calidad y seguridad a las personas usuarias. C) Contar con equipamiento, recursos humanos y materiales disponibles, suficientes y actualizados. D) Disponer de sistemas de información que permitan evaluar la calidad de los servicios prestados. E) Acreditar capacidad y disposición para la formación, en la actividad de que se trate, de profesionales externos al centro o servicio, sin perjuicio de la capacitación continua de los propios profesionales de la entidad. F) Garantizar la continuidad de la prestación del servicio.
Y la ley sigue.

Hugo Lemos