Nuevas deducciones al IRPF

Las deducciones son aquellos factores que se vuelven la única forma de poder descontar el valor del impuesto que se nos está cobrando. Deducir impuestos es algo maravilloso para el uruguayo promedio que hoy paga una “torta” de plata al Estado por su actividad, ya sea en el sector público o el privado.
Pero encima, en éste último caso, la situación se pone peor. Cuando un profesional quiere vivir libremente del ejercicio de su actividad, la cual eligió con cariño y dedicación debe darle dinero a cuanto organismo público ande en la vuelta, en proporción a lo que gana. Esto determina cierto resquemor a dar números reales a la hora de emitir facturas, sobre todo porque al momento de la verdad frente a la DGI, no hay deducción que valga.
Aunque a la del hijo menor a cargo, los alquileres y algunos elementos acordes al rubro en el que se desempeña el contribuyente, ahora la ley Nº19.280, recientemente promulgada por el Poder Ejecutivo, establece una nueva modalidad de deducciones en el IRPF.
Se trata de las deducciones al IRPF por las cuotas de adquisición de vivienda única y permanente, para personas incapaces o con discapacidad. La ley establece la sustitución del inciso tercero del literal E) del artículo 38 del título 7 del Texto Ordenado del 1996, relativo al tema.
El nuevo texto legal establece que: “La deducción prevista en los incisos precedentes podrá ser realizada por los padres, cuando los préstamos hayan sido otorgados a sus hijos mayores o menores,  legalmente declarados incapaces, así como a aquellos que sufran discapacidades graves, de acuerdo a los criterios que establezca el Banco de Previsión Social, siempre que los mismos no practiquen la referida deducción y vivan conjuntamente, por las cuotas devengadas a partir del 1º de enero del 2015. Idéntica deducción y condiciones serán de aplicación a los tutores y curadores, de las referidas personas designadas formalmente”.
Y más abajo dice que “el Poder Ejecutivo determinará las condiciones en que operará la presente deducción”.
En ese aspecto, los padres de hijos mayores o menores, incapaces o con discapacidad que reciban un préstamo para la adquisición de vivienda única, siempre que vivan con éstos y estén a su cargo, tendrán la chance de deducir impuestos a través de las liquidaciones del IRPF. Algo bien importante.

Las deducciones son aquellos factores que se vuelven la única forma de poder descontar el valor del impuesto que se nos está

<p>Hugo Lemos</p>

Hugo Lemos

cobrando. Deducir impuestos es algo maravilloso para el uruguayo promedio que hoy paga una “torta” de plata al Estado por su actividad, ya sea en el sector público o el privado.

Pero encima, en éste último caso, la situación se pone peor. Cuando un profesional quiere vivir libremente del ejercicio de su actividad, la cual eligió con cariño y dedicación debe darle dinero a cuanto organismo público ande en la vuelta, en proporción a lo que gana. Esto determina cierto resquemor a dar números reales a la hora de emitir facturas, sobre todo porque al momento de la verdad frente a la DGI, no hay deducción que valga.

Aunque a la del hijo menor a cargo, los alquileres y algunos elementos acordes al rubro en el que se desempeña el contribuyente, ahora la ley Nº19.280, recientemente promulgada por el Poder Ejecutivo, establece una nueva modalidad de deducciones en el IRPF.

Se trata de las deducciones al IRPF por las cuotas de adquisición de vivienda única y permanente, para personas incapaces o con discapacidad. La ley establece la sustitución del inciso tercero del literal E) del artículo 38 del título 7 del Texto Ordenado del 1996, relativo al tema.

El nuevo texto legal establece que: “La deducción prevista en los incisos precedentes podrá ser realizada por los padres, cuando los préstamos hayan sido otorgados a sus hijos mayores o menores,  legalmente declarados incapaces, así como a aquellos que sufran discapacidades graves, de acuerdo a los criterios que establezca el Banco de Previsión Social, siempre que los mismos no practiquen la referida deducción y vivan conjuntamente, por las cuotas devengadas a partir del 1º de enero del 2015. Idéntica deducción y condiciones serán de aplicación a los tutores y curadores, de las referidas personas designadas formalmente”.

Y más abajo dice que “el Poder Ejecutivo determinará las condiciones en que operará la presente deducción”.

En ese aspecto, los padres de hijos mayores o menores, incapaces o con discapacidad que reciban un préstamo para la adquisición de vivienda única, siempre que vivan con éstos y estén a su cargo, tendrán la chance de deducir impuestos a través de las liquidaciones del IRPF. Algo bien importante.