Por lo menos que lo capturen, para poder darle a la sociedad un mensaje mucho más contundente

“Porque la ignorancia no sirve de excusa”

Un joven venía caminando por la calle con un amigo. Pasaban algunos minutos de la medianoche y éste venía llegando a su casa en la populosa zona del barrio Artigas. Cuando de repente, se le apersonaron dos individuos. Uno de ellos esgrime un arma de fuego y el otro un arma blanca, ambos lo amenazan y le exigen que les entregue sus pertenencias. La víctima se niega y sale corriendo.

Cuando esto sucede, mientras huía del lugar junto a su amigo, el delincuente que antes lo encañonó para robarle, cometiendo el delito de rapiña agravada por el uso de arma de fuego, encima de esto le dispara por la espalda, y lo hiere, al punto que el joven es trasladado hasta un centro asistencial y termina internado, e intervenido en el block quirúrgico.

El joven sale bien de la operación según manifestaron fuentes médicas, pero la lesión perdura, el susto no cesa, el estrés emocional y la angustia sufrida por él y su familia aún permanecen, más allá de que el hecho fue mencionado en los diarios un solo día.

El delincuente no ha sido capturado, la Policía tiene indicios de quién puede ser el sujeto, pero hasta ahora, el mismo sigue en las calles y posiblemente armado, esperando atacar a su próxima víctima.

En el caso de que el individuo sea capturado y se compruebe que fue el autor de los disparos y que además para esto le sea incautada la misma arma utilizada en el hecho que se investigue, el mismo tendrá que responder por el delito de homicidio en grado de tentativa, ya que al haber efectuado un disparo por la espalda a una persona, más allá de las lesiones que le ocasionare, la intención o el fin último era poner en riesgo la vida de la persona, para evitar ser reconocido y denunciado por el delito anterior, esto es, la rapiña efectuada.

Sin embargo, seguramente, el fiscal actuante, pedirá su formalización por la rapiña cometida y el delito de lesiones agravado por el uso de arma de fuego. Con todo, se trata de un delito de extrema gravedad, que no puede quedar impune ya que genera un antecedente muy peligroso si el caso concluye y es que cualquier delincuente que porta un arma, puede generar un daño aún mayor al que se propone, entendiendo que puede quedar impune o recibir una sanción que es menor a la que debería por el hecho consumado, debido a un tecnicismo.

Si cabe la figura penal del Homicidio en Grado de Tentativa, que es cuando el sujeto con su accionar tiene intención de dar muerte pero no logra su cometido, porque la intención del sujeto fue dañar la integridad física del otro a cualquier precio, tomando en cuenta que la víctima fue herida cuando huía, si se penalizara el hecho de esa manera ahí habría un mensaje mucho más contundente.
Más allá de esto, ojalá que el autor de este caso, al menos pueda ser capturado.

Hugo Lemos