Que sean ellos los que nos den el ejemplo

La libertad es uno de los derechos básicos consagrados en la Constitución de la República, en su artículo 7º. Se trata de uno de los derechos humanos fundamentales que deben tener los ciudadanos para manifestarse plenamente en el goce de su vida y en ese caso, un Estado de Derecho siempre debe defender en primer lugar esa libertad tutelada por los derechos vigentes.
Pero la libertad es un concepto muy amplio y en ella es de recibo invocar el derecho a reclamar, a presentarse ante un juez y presentar una denuncia para que quienes consideramos que nos han cometido un daño, deban acusar responsabilidad ante las instituciones que fueron creadas para tal fin y en ese aspecto, todo ha sido reglamentado para darle mayor seguridad y garantías a la población.
El artículo 11.1 del Código General del Proceso establece la libertad y el derecho de toda persona a presentarse ante los tribunales para ejercer su reclamo y en ese sentido, invocando un derecho, pretender ser oído y recibir una respuesta que podrá o no ser favorable en virtud del asidero que pueda tener su pretensión.
Pero siempre actuando en forma independiente y con transparencia, porque esa es la principal garantía que podemos tener todos los justiciables de este país, el hecho de que seamos o no funcionarios del Poder Judicial, abogados, profesionales, comerciantes, empresarios, trabajadores o clérigos, el hecho de querer tener nuestro “día ante los tribunales” debe ser un derecho que nos dé la garantía de que tendremos la protección necesaria a través de la decisión “justa” para poder acceder a lo que estamos reclamando.  Esto, en función del reclamo iniciado por los funcionarios del Poder Judicial en las instituciones del propio foro al que pertenecen, el de la justicia. Son ellos mismos, que se están pidiendo así mismos, tomar una resolución que las dos partes deberán acatar, sobre si la decisión del gobierno de no brindarles el aumento salarial que en principio había sido estipulado legalmente, es o no justa y ajustada a derecho, conceptos que pueden estar ligados o no.
Aunque la justicia deberá tomar una decisión clara, fundamentada sólidamente y muy bien argumentada para que la decisión que adopte sea equilibrada y no caiga en corporativismos, los que echan por tierra cualquier tipo de transparencia, algo que todos le reclamamos al sistema de justicia de nuestro país y que consideramos que en este caso, cuando se dirima esta sentencia tan anhelada para los trabajadores del sector, ellos sean, con libertad y en el goce de sus derechos y garantías, los que nos den el ejemplo.

La libertad es uno de los derechos básicos consagrados en la Constitución de la República, en su artículo 7º. Se trata de uno de los

<p>Hugo Lemos</p>

Hugo Lemos

derechos humanos fundamentales que deben tener los ciudadanos para manifestarse plenamente en el goce de su vida y en ese caso, un Estado de Derecho siempre debe defender en primer lugar esa libertad tutelada por los derechos vigentes.

Pero la libertad es un concepto muy amplio y en ella es de recibo invocar el derecho a reclamar, a presentarse ante un juez y presentar una denuncia para que quienes consideramos que nos han cometido un daño, deban acusar responsabilidad ante las instituciones que fueron creadas para tal fin y en ese aspecto, todo ha sido reglamentado para darle mayor seguridad y garantías a la población.

El artículo 11.1 del Código General del Proceso establece la libertad y el derecho de toda persona a presentarse ante los tribunales para ejercer su reclamo y en ese sentido, invocando un derecho, pretender ser oído y recibir una respuesta que podrá o no ser favorable en virtud del asidero que pueda tener su pretensión.

Pero siempre actuando en forma independiente y con transparencia, porque esa es la principal garantía que podemos tener todos los justiciables de este país, el hecho de que seamos o no funcionarios del Poder Judicial, abogados, profesionales, comerciantes, empresarios, trabajadores o clérigos, el hecho de querer tener nuestro “día ante los tribunales” debe ser un derecho que nos dé la garantía de que tendremos la protección necesaria a través de la decisión “justa” para poder acceder a lo que estamos reclamando.  Esto, en función del reclamo iniciado por los funcionarios del Poder Judicial en las instituciones del propio foro al que pertenecen, el de la justicia. Son ellos mismos, que se están pidiendo así mismos, tomar una resolución que las dos partes deberán acatar, sobre si la decisión del gobierno de no brindarles el aumento salarial que en principio había sido estipulado legalmente, es o no justa y ajustada a derecho, conceptos que pueden estar ligados o no.

Aunque la justicia deberá tomar una decisión clara, fundamentada sólidamente y muy bien argumentada para que la decisión que adopte sea equilibrada y no caiga en corporativismos, los que echan por tierra cualquier tipo de transparencia, algo que todos le reclamamos al sistema de justicia de nuestro país y que consideramos que en este caso, cuando se dirima esta sentencia tan anhelada para los trabajadores del sector, ellos sean, con libertad y en el goce de sus derechos y garantías, los que nos den el ejemplo.