Toda víctima o testigo de un delito, tiene derecho a ser protegido

“Porque la ignorancia no sirve de excusa”

Un testigo quiso aportar los datos de lo que había visto en el robo a una mujer de su barrio, en plena vía pública. Pero cuando fue a declarar ante la Policía, algo que ocurría antes del nuevo Código del Proceso Penal, se cruzó con el detenido, acusado del robo, a quien el testigo iba a identificar como el autor penalmente responsable del hecho, testimonio con el cual seguramente iba a ser procesado.
Pero desde la existencia de la nueva ley de procedimiento policial, desde hace 10 años, las cosas cambiaron. Ahora hay una norma que obliga a la Policía a proteger los datos personales de las víctimas y testigos.
Según el artículo 32 y siguientes de la ley 18.315 toda “víctima, testigo o persona que brinde información calificada a la policía, tiene derecho a recibir la adecuada protección por parte de las instituciones competentes del Estado”.
Además la ley también establece que la policía “deberá llevar un registro y archivo sobre la información a que se refiere el artículo anterior, procesándola y utilizándola para la prevención e investigación de hechos ilícitos”.
También la norma establece que la Policía registrará toda “la información que tenga el carácter de anónima, lo que se deberá consignar como tal”.
Asimismo, la información debe tener “carácter confidencial, toda información o denuncia de una víctima, testigo o persona que brinde información calificada cuya identidad esté comprobada, se asentará en el archivo y tendrá carácter de confidencial y secreta, sólo pudiéndose revelar la misma por orden de la Justicia competente”.
Mientras tanto el artículo 36 destaca que el Derecho a la información, la víctima “tiene derecho a ser informada por la Policía de todo lo actuado en el caso que la afecta, en la medida que ello no afecte u obstruya la investigación, salvo orden expresa de la Justicia competente. Cuando el denunciado o el denunciante sea funcionario policial, las autoridades competentes habrán de extremar las medidas de supervisión para garantizar el adecuado manejo de la información y de todo el proceso de intervención policial”.
En cuanto a la responsabilidad del personal policial, la ley sostiene que “el personal policial será responsable de las medidas que se le ordenen para la protección de víctimas, testigos y personas que brinden información calificada”.
Para todas estas medidas cada Jefatura tendrá un protocolo de acción según las condiciones y los recursos con los que cuente cada unidad. Pero la protección tanto a las víctimas como a los testigos, debe darse.

Hugo Lemos