- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

“El paciente trasplantado, comparado con el paciente dializado, tiene mejor sobrevida”

Con el Dr. Sergio Orihuela

El día Jueves 19 de abril, en la Sociedad Médico Quirúrgica de Salto-IAMPP, en instalaciones donde Diálisis desarrolla su actividad, se llevó a cabo una charla informativa sobre trasplante de riñón y diálisis, para pacientes y personas interesadas.

Quien se encontraba como disertante, es el reconocido Dr.: Profesor Sergio Orihuela, brindando además la posibilidad de interactuar con los presentes, volviendo así la reunión, amena y satisfactoria.
El Dr. Orihuela es pionero en el tema trasplante de riñón en Uruguay, recorriendo gran parte de Europa y el mundo con sus investigaciones y congresos.
Volcándolo en diferentes visitas a departamentos del interior, como es el caso de Salto.
En la charla expuso la enfermedad, diferentes casos de trasplante para quienes ya lo tienen realizado y los que no han sido trasplantados aún. Sus condiciones, sus cuidados, además de una estadística.
Comenzaba expresándose de esta manera:
“Aquel paciente que tiene una enfermedad renal severa, tiene las posibilidades de un tratamiento.
Y muchos de ustedes (refiriéndose a los pacientes) se encuentran en ese tratamiento que es la Diálisis”.
Diálisis.Dr. Orihuela 2 [1]
“Es una depuración parcial de la sangre del paciente de cuatro horas por día, tres veces por semana.
Pero el resto del tiempo de la vida, en los días que no se lo realizan, no hay nada que limpie la sangre, eso hace que se vuelvan a acumular sustancias tóxicas nocivas para el organismo.
Y el estado, la situación de cada paciente vuelve a su subintoxicación. Están con mucha cantidad de sustancias no deseadas en la sangre y por allí pasa el paciente, gran parte de su vida en diálisis”.
¿Diálisis tiene contraindicaciones?
Hace que se pague un precio.
Muchas veces, que la presión esté más alta, habitualmente hay enfermedad en las arterias, como puede ser arteriosclerosis.
Eso hace que la expectativa de vida sea más corta, cuanto más tiempo esté en diálisis. Porque esas lesiones, se van incrementando.
¿Cómo es un tratamiento?
Muy importante. Y es que cuando el Nefrólogo le recomienda al paciente: “cuídese con el agua por su corazón, controle su presión y haga la dieta.
Ya que el fósforo elevado, va a depositarse en sus arterias y puede llagar a tapárselas”.
El paciente debe tratar de ser estricto y cumplirlo. Ya que luego no se siente bien, por no tener un buen control.
¿Cuál es la situación en nuestro país?
Cuando comenzó a funcionar el Fondo Nacional de Recursos en el año ´81, había sesenta y cinco pacientes en diálisis, en todo el Uruguay.
Llegado al final del año 2014 teníamos dos mil ochocientos. Fue rápidamente aumentando y ha seguido creciendo.
¿A qué se debe?
Es porque por suerte, muchos jóvenes Nefrólogos, se han trasladado a radicarse al interior del país y así pesquisar pacientes, que anteriormente fallecían sin tratamiento, sin siquiera saber de qué se moría. De esa forma, no llegaban nunca a tratarse.
Es por ese motivo que aumenta la cantidad de pacientes. Debemos aclarar que no es porque sea una enfermedad que está creciendo sustancialmente.
En el mundo, también eso es un hecho que tiene un peso en los pacientes, por el estilo de vida tan malo que tenemos, donde se come comida chatarra, donde hay gente obesa, hipertensa, con el colesterol muy alto, favoreciendo a la enfermedad.
Pero aquellos detectados, se les ha salvado la vida ingresándolos en diálisis, aunque algunos sean por mucho tiempo.
¿De cuánto tiempo hablamos?
Hablamos de por ejemplo cinco años en diálisis.
Es un hecho que puede impactar, pero es un dato totalmente estadístico.
No quiere decir que un paciente que tuvo diez años en diálisis, va a vivir menos que aquel que tuvo uno.
Trasplante.
¿Cuál sería un porcentaje de la cifra de aquellos pacientes que se trasplantaron antes de comenzar diálisis?
Aquellos que se trasplantaron de forma anticipada, es un noventa y siete por ciento, a diez años.
En cambio, aquel que lleva dos, cinco o más años de diálisis, al llegar al trasplante la sobrevida del paciente disminuye.
¿Por qué sucede?
Porque diálisis es un excelente tratamiento, permite estar veinte años en diálisis y bien, pero no corrige todas las alteraciones que puede llegar a corregir un riñón normal.
También están aquellos casos, de aquel paciente con insuficiencia renal extrema y tiene un familiar que le pueda donar un riñón. Es lo ideal: un trasplante de donante vivo.
Si no lo tiene, puede contar con la posibilidad de un trasplante de un donante cadavérico.
En ese caso va a iniciar un tratamiento dialítico y a esperar en una lista donde están los estudiados para trasplantarse.
Esa lista nacional, cuenta con una totalidad de cuatrocientos cincuenta pacientes en espera.
El tiempo de espera en lista, es un factor muy importante en la evolución del paciente luego y también del riñón.
¿En qué medida es tan importante un nuevo riñón?
El trasplante de riñón debe ser la primera opción de tratamiento que sufre una insuficiencia renal severa. Por diferentes razones.
Pero sobre todo, porque le ofrece una mejor calidad de vida, ya que no hay que venir a Diálisis tres veces por semana y se libera mucho la dieta, si ese riñón está funcionando bien. Sin preocupaciones de fósforo, ni de anemia.
¿Una mujer que haya tenido un trasplante, puede quedar embarazada sin complicaciones?
Tenemos ejemplos en pacientes nuestras, mujeres trasplantadas, otras que también están en Diálisis, que se han embarazado y logrado llevar a cabo su embarazo, aunque es mucho más complejo.
Existen una serie de medidas para tratar de preservar ese niño.
La paciente además se embaraza con más facilidad porque se regulan las hormonas sexuales y eso hace que tenga una mayor fertilidad, con un embarazo de alto riesgo. Pero tiene probabilidades de tener un embarazo a término y adecuado.
El paciente trasplantado, comparado con el paciente dializado, tiene mejor sobrevida.
¿Cómo es una estadística comparativa?
Dentro de los trasplantados, en un registro del año ´97 en Estados Unidos, llevaba setenta y tres mil trasplantados, en la actualidad son ciento cincuenta mil.
Nosotros en nuestro instituto a la fecha, contamos con mil setecientos treinta trasplantados, (ciento veinte con donantes vivos) y en todo el Uruguay, existen dos mil cuatrocientos trasplantes.

De modo que en los Estados Unidos en ese número tan importante de trasplantes, ellos miraron la sobrevida del paciente a los ocho años de trasplantados.

En función del tiempo que había estado en Diálisis.
En la medida que esté más tiempo en diálisis, disminuye notablemente la sobrevida del paciente.
¿Cuántos pacientes son trasplantados por año en Uruguay?
Cada año desde el 2004, eran un total de cien y ahora son ciento cuarenta por año en el país.
Y los que se encuentran en lista de esperan son quinientos, desde hace años. No ha bajado la cantidad, pese a los esfuerzos que hacemos.
Porque al trasplantar ciento cuarenta, ingresan otros tantos en la lista.
¿Por qué es tan pequeña la cantidad de trasplantes?
Por la carencia de órganos.
¿De dónde pueden llegar los mismos?
De personas que fallecen o donantes vivos.
De donantes cadavéricos para mejorar esta situación, se promulgó una nueva ley, que dice que toda persona que fallece y en vida no fue a decir no quiero donar y firmó, es donante.
¿Por qué fallecen tantos jóvenes y no pueden ser donantes?
Porque para ser donante no sirve quien fallece por (ejemplo) de un disparo o accidente automovilístico, que afectó órganos.
Para ser donante debe estar en muerte cerebral: cuando mueren las células del cerebro, en pocas horas o minutos, muere rápidamente el corazón y muere el resto del organismo.
Para el trasplante, los órganos tienen que estar irrigados y llegándole sangre, para que llegue el oxígeno.
De lo contrario, estos mueren rápidamente.
El cincuenta y cuatro por ciento de los trasplantados del Uruguay, son del interior y menos del cinco por ciento de los donantes, son también de allí.
Quiere decir que el interior aporta muy poco a la necesidad del donante.
También la ley se modificó en cuanto a que anteriormente, el donante tenía que ser familiar directo del paciente a trasplantar: padre, madre, hijo o hermano.
Actualmente se extendió a tercera línea, de modo que incluye: abuelos, nietos, primos, tíos, sobrinos y cónyuges.
Y somos el primer país de Latinoamérica, en números de trasplantes por un millón de habitantes.
Mary Olivera