HPV transmisión y prevención

HPV transmisión y prevención
Con la Doctora Ana Manassi. Médica Dermatóloga.

Con la Doctora Ana Manassi. Médica Dermatóloga.

La infección por HPV transmitido sexualmente es muy común en poblaciones adultas. Aunque algunos HPV, como los tipos 6 y 11, pueden causar verrugas genitales, la mayoría de las infecciones genitales de HPV se producen sin causar síntoma alguno, mayormente en hombres y aún así pueden contagiarlo.

Sin embargo, las infecciones persistentes con algún tipo de HPV de «alto riesgo»  pueden conducir al  desarrollo de cáncer de cuello de útero u otros de tipo genitales/anales. Algunas formas de HPV, se han asociado a cáncer de garganta.

Solamente un pequeño porcentaje de mujeres con HPV va a desarrollar cáncer cervical, sin embargo, la mayoría de los estudios científicos han encontrado que la infección por el HPV es responsable de todos los casos de cáncer cervical.

Cuando los síntomas aparecen como verrugas genitales, se ven como  verrugas blandas en los genitales o en la región anal.  Crecen entre los muslos y la parte interna de las nalgas, en el pene o en la vagina,  en el área genital húmeda ya que es un medio propicio para su crecimiento.

Las verrugas pueden tener forma de coliflor, miden  desde 2 mm hasta varios centímetros. Cuando una persona está infectada, es difícil mantener seca el área. En el pene, las verrugas suelen ser más pequeñas que en los genitales femeninos.

En la mujer puede aparecer en  sitios húmedos y cálidos como  labios mayores y menores, ano, recto y boca. Las lesiones suelen aparecer entre los dos y ocho meses después de haber tenido la relación.

Esta enfermedad se presenta con mayor frecuencia en los adultos jóvenes entre los quince y los treinta años,  pero puede contagiarse a cualquier edad.

Hay varios tipos de tratamientos para las verrugas genitales, y cada uno se aplica según el caso clínico.

Hay tratamientos químicos, de aplicación local, que las realiza el médico, de sustancias como podofilino y se repite el tratamiento semanalmente hasta la desaparición de las lesiones.

Su uso durante el embarazo y la lactancia está contraindicado.

También es utilizado el Ácido Tricloroacético, también deberá repetirse semanalmente hasta la desaparición de las lesiones, es el tratamiento de elección durante el embarazo.

Hay  tratamientos físicos como la Crioterapia (nitrógeno líquido), electro cirugía y extirpación quirúrgica.

PREVENCIÓN

El preservativo ha demostrado ser una técnica de prevención eficiente tanto de la infección por Virus del papiloma humano como de las demás ETS (Enfermedades de Transmisión Sexual).

Habiéndose demostrado mayor incidencia en personas con distintas parejas sexuales, en especial las ocasionales. La práctica sexual monógama con una pareja sana es la manera más eficaz de evitar ETS.

La vacuna contra elHPVes una vacuna contra ciertas variedades de enfermedades de transmisión sexual del HPV asociado con el desarrollo de cáncer cervical (o cáncer del cuello del útero) y las verrugas genitales. En mercado hay actualmente dos vacunas contra el  HPV: Gardasil y Cervarix.

Están indicadas antes del comienzo de la edad sexual activa.

Las vacunas actúan contra los dos tipos de HPV de alto riesgo más comunes, los tipos 16 y 18. Juntos, estos dos tipos de HPV causan cerca del 70% del cáncer de útero.  Gardasil también es activo frente a los tipos 6 y 11 de VPH, que entre ambos causan cerca del 90 % de todos los casos de verrugas genitales.

Ambas vacunas son intramusculares (se aplican mediante una inyección en el brazo) y se administran en tres dosis: la segunda un mes después de la primera y la tercera seis meses después de la primera. Dado que ninguna de las vacunas puede garantizar el 100% de protección contra el cáncer ni protege contra el 100% de infecciones, se recomienda seguir con las pruebas periódicas preventivas. El Papanicolaou es la prueba más común y se recomienda llevarla a cabo anualmente al  igual que la colposcopia.