Puericultura “El arte de vivir”. Con el Dr. Ricardo Scaparoni

l profesional que hoy nos, trae consigo toda una experiencia en cuanto a lo que es la vida desde su concepción en sí, a cuidados referentes al bebé y su mamá. En un pequeño fragmento, recordaremos los pasos que llevan a la vida para luego entrar en los cuidados, que realmente se necesitan, para que todo esté en condiciones.
A continuación, la palabra del Dr. Ricardo Scaparoni: “El huevo: (0 a 14 días), es la mayor parte autosuficiente que se alimenta de sus propias reservas y se caracteriza por su escaso crecimiento, y sus cambios de complejidad.
El embrión:( 14 días a 9 semanas) depende para nutrirse de lo que aporta la madre, en este período. Se inician las funciones y se forman todos los órganos y sistemas.
El feto: (9 semanas, al parto) continúa su gran dependencia de la madre, con un aumento rápido de tamaño, nuevas diferenciaciones, y se establecen las funciones más precoces.
ALGUNOS RIESGOS
DE CADA EDAD
Con el momento de la concepción comienza ya el arduo camino de la etapa prenatal. Las 9 primeras semanas (etapa de huevo y embrión) son especialmente riesgosas, no solo por  el crecimiento y las modificaciones que ocurren, sino además que esta etapa en la que aún se ignora la situación de embarazo, se le llama “vida clandestina intrauterina,” en sentido figurado.
Se forman en tales períodos, órganos esenciales, que pueden verse amenazados por diversos elementos externos, como la irradiación abdominal de la madre, la aplicación de medicamentos que pueden afectar al nuevo ser que se está formando, o también virus o parásitos, capaces de producir malformaciones, lesiones irreversibles, fundamentalmente del sistema nervioso.
Es importante la carencia de oxígeno y de nutrientes esenciales como proteínas y vitaminas, también lo es el parto prematuro porque es ahí donde el niño se juega su “porvenir”. El parto, acontecimiento feliz, ha llegado.
COMIENZA  EL
ARTE DE VIVIR
El nacimiento está marcado por el paso de la vida intrauterina a la extrauterina, con los cambios circulatorios y respiratorios, por ejemplo la nutrición deja de depender en forma directa de la madre,  se inician las funciones digestivas y la dependencia de la alimentación  por vía externa.
Ahora, que llegamos a un parto normal, también debemos tener en cuenta qué factores de riesgo existen en estos periodos por el que va pasando el nuevo ser. Debemos considerar riesgos que se pueden prevenir, y algunos que no los podemos evitar con medidas higiénico-dietéticas y terapéuticas.
Aparte de las diferencias cronológicas, existen períodos en que cada uno de ellos tienen características distintas, que requieren necesidades especiales, por lo tanto motivos de cuidados específicos.
Estas primeras 4 semanas de vida significan un difícil desafío que debe vencer con la ayuda de  nosotros (me incluyo como pediatra).
Demás está decir el porqué del cuidado del embarazo, hasta llegar al nacimiento, lo más perfecto posible. La forma en que crecen y se desarrollan los niños es la mejor medida del bienestar de una sociedad.
Primeros años de vida
Los primeros años de vida son claves para el futuro de los niños porque en esta etapa son especialmente sensibles a las influencias favorables del ambiente familiar y social que los rodea.
De sus experiencias en esta etapa del desarrollo va a depender su forma de ser y relacionarse con otros. La protección del crecimiento y desarrollo de los niños es una tarea que compromete a la sociedad en su conjunto.
Es responsabilidad de las familias, los equipos de salud y los educadores, detectar posibles dificultades en el momento oportuno, del desarrollo de los niños.
Para entender mejor el desarrollo se puede organizar en aéreas: motoras, coordinación, social y lenguaje.  En cada una de estas se producen cambios a lo largo del tiempo. El orden en que se producen estos cambios es el mismo para todos los niños si bien cada niño tiene su ritmo propio, como también cada etapa del desarrollo se apoya en las anteriores. Los equipos de salud son los encargados de acompañar, proteger y promover el desarrollo de los niños, así como detectar lo más precozmente sus variaciones.
Los padres necesitan saber de estas etapas para consultar lo más rápidamente al equipo de salud. Por otra parte el niño aprende imitando, por lo que debe haber una referencia para que el pueda hacer lo mismo.La consulta pediátrica es una de las primeras “miradas de afuera “hacia los niños, en relación al crecimiento- desarrollo de sus hijos y además se hace continua en el tiempo.
Guía: vigilancia del desarrollo del niño menor de 5 años.
La presente guía se aplicará a los niños nacidos normales menores de 5 años, en el caso de los niños nacidos pretérminos( antes de la fecha probable de parto), debe corregirse la edad posnatal de acuerdo a la diferencia que tengan con un embarazo a término .
La vigilancia del desarrollo se realizará en todos los controles de salud del niño, por ejemplo a (40 semanas), este ajuste debe hacerse para los menores de 2 años, en los mayores de 2 años esta corrección no es necesaria. Por ejemplo los controles a los 4 meses, 18 meses y 5 años constituirán los controles “ADUANA” y deberán figurar en forma obligatoria en la historia clínica.
Para realizar ésta evaluación al niño éste deberá estar despierto y en buenas condiciones de salud. En el caso que el niño esté enfermo, para los meses que tenga marcados para evaluarlo como obligatorio, será evaluado en una próxima oportunidad, para la cual se dará una cita  especial.
Elección de edades para evaluación obligatoria: a los 4 meses. Este período permite orientar la detección del niño con problemas neurosensoriales que afectan su desarrollo para intervenir en forma oportuna en conjunto con sus familias.
A los 18 meses: en esta edad es donde se comienza a observar un aumento en la prevalencia del desarrollo psicomotor POR FALTA DE ESTÍMULOS, entendiéndose por estímulo todo aporte exterior que le podamos dar al niño.
LA TRÍADA
MADRE-PADRE- HIJO
Lo que más importa para el desarrollo completo de un niño es la forma en que construye su personalidad en el interior niño-papá-mamá. El equilibrio que mantengan los adultos y la calidad de las relaciones que éstos mantengan entre sí, serán fundamentales para la calidad de la relación del trío, cabe destacar que en este lugar también participan otros integrantes de la familia.
En la familia con un hijo, hay tres relaciones fundamentales: MADRE- PADRE,  MADRE-HIJO, y PADRE- HIJO”.
Comenzaremos por la figura de la madre en la próxima sección de “Ayudando a su salud”.
El profesional que hoy nos, trae consigo toda una experiencia en cuanto a lo que es la vida desde su concepción en sí, a cuidados referentes al bebé y su mamá. En un pequeño fragmento, recordaremos los pasos que llevan a la vida para luego entrar en los cuidados, que realmente se necesitan, para que todo esté en condiciones.
A continuación, la palabra del Dr. Ricardo Scaparoni: “El huevo: (0 a 14 días), es la mayor parte autosuficiente que se alimenta de sus propias reservas y se caracteriza por su escaso crecimiento, y sus cambios de complejidad.
El embrión:( 14 días a 9 semanas) depende para nutrirse de lo que aporta la madre, en este período. Se inician las funciones y se forman todos los órganos y sistemas.
El feto: (9 semanas, al parto) continúa su gran dependencia de la madre, con un aumento rápido de tamaño, nuevas diferenciaciones, y se establecen las funciones más precoces.
ALGUNOS RIESGOS DE CADA EDAD
Con el momento de la concepción comienza ya el arduo camino de la etapa prenatal. Las 9 primeras semanas (etapa de huevo y embrión) son especialmente riesgosas, no solo por  el crecimiento y las modificaciones que ocurren, sino además que esta etapa en la que aún se ignora la situación de embarazo, se le llama “vida clandestina intrauterina,” en sentido figurado.
Se forman en tales períodos, órganos esenciales, que pueden verse amenazados por diversos elementos externos, como la irradiación abdominal de la madre, la aplicación de medicamentos que pueden afectar al nuevo ser que se está formando, o también virus o parásitos, capaces de producir malformaciones, lesiones irreversibles, fundamentalmente del sistema nervioso.
Es importante la carencia de oxígeno y de nutrientes esenciales como proteínas y vitaminas, también lo es el parto prematuro porque es ahí donde el niño se juega su “porvenir”. El parto, acontecimiento feliz, ha llegado.
COMIENZA  EL ARTE DE VIVIR
El nacimiento está marcado por el paso de la vida intrauterina a la extrauterina, con los cambios circulatorios y respiratorios, por ejemplo la nutrición deja de depender en forma directa de la madre,  se inician las funciones digestivas y la dependencia de la alimentación  por vía externa.
Ahora, que llegamos a un parto normal, también debemos tener en cuenta qué factores de riesgo existen en estos periodos por el que va pasando el nuevo ser. Debemos considerar riesgos que se pueden prevenir, y algunos que no los podemos evitar con medidas higiénico-dietéticas y terapéuticas.
Aparte de las diferencias cronológicas, existen períodos en que cada uno de ellos tienen características distintas, que requieren necesidades especiales, por lo tanto motivos de cuidados específicos.
Estas primeras 4 semanas de vida significan un difícil desafío que debe vencer con la ayuda de  nosotros (me incluyo como pediatra).
Demás está decir el porqué del cuidado del embarazo, hasta llegar al nacimiento, lo más perfecto posible. La forma en que crecen y se desarrollan los niños es la mejor medida del bienestar de una sociedad.
Primeros años de vida
Los primeros años de vida son claves para el futuro de los niños porque en esta etapa son especialmente sensibles a las influencias favorables del ambiente familiar y social que los rodea.
De sus experiencias en esta etapa del desarrollo va a depender su forma de ser y relacionarse con otros. La protección del crecimiento y desarrollo de los niños es una tarea que compromete a la sociedad en su conjunto.
Es responsabilidad de las familias, los equipos de salud y los educadores, detectar posibles dificultades en el momento oportuno, del desarrollo de los niños.
Para entender mejor el desarrollo se puede organizar en aéreas: motoras, coordinación, social y lenguaje.  En cada una de estas se producen cambios a lo largo del tiempo. El orden en que se producen estos cambios es el mismo para todos los niños si bien cada niño tiene su ritmo propio, como también cada etapa del desarrollo se apoya en las anteriores. Los equipos de salud son los encargados de acompañar, proteger y promover el desarrollo de los niños, así como detectar lo más precozmente sus variaciones.
Los padres necesitan saber de estas etapas para consultar lo más rápidamente al equipo de salud. Por otra parte el niño aprende imitando, por lo que debe haber una referencia para que el pueda hacer lo mismo.La consulta pediátrica es una de las primeras “miradas de afuera “hacia los niños, en relación al crecimiento- desarrollo de sus hijos y además se hace continua en el tiempo.
Guía: vigilancia del desarrollo del niño menor de 5 años.
La presente guía se aplicará a los niños nacidos normales menores de 5 años, en el caso de los niños nacidos pretérminos( antes de la fecha probable de parto), debe corregirse la edad posnatal de acuerdo a la diferencia que tengan con un embarazo a término .
La vigilancia del desarrollo se realizará en todos los controles de salud del niño, por ejemplo a (40 semanas), este ajuste debe hacerse para los menores de 2 años, en los mayores de 2 años esta corrección no es necesaria. Por ejemplo los controles a los 4 meses, 18 meses y 5 años constituirán los controles “ADUANA” y deberán figurar en forma obligatoria en la historia clínica.
Para realizar ésta evaluación al niño éste deberá estar despierto y en buenas condiciones de salud. En el caso que el niño esté enfermo, para los meses que tenga marcados para evaluarlo como obligatorio, será evaluado en una próxima oportunidad, para la cual se dará una cita  especial.
Elección de edades para evaluación obligatoria: a los 4 meses. Este período permite orientar la detección del niño con problemas neurosensoriales que afectan su desarrollo para intervenir en forma oportuna en conjunto con sus familias.
A los 18 meses: en esta edad es donde se comienza a observar un aumento en la prevalencia del desarrollo psicomotor POR FALTA DE ESTÍMULOS, entendiéndose por estímulo todo aporte exterior que le podamos dar al niño.
LA TRÍADA MADRE-PADRE- HIJO
Lo que más importa para el desarrollo completo de un niño es la forma en que construye su personalidad en el interior niño-papá-mamá. El equilibrio que mantengan los adultos y la calidad de las relaciones que éstos mantengan entre sí, serán fundamentales para la calidad de la relación del trío, cabe destacar que en este lugar también participan otros integrantes de la familia.
En la familia con un hijo, hay tres relaciones fundamentales: MADRE- PADRE,  MADRE-HIJO, y PADRE- HIJO”.
Comenzaremos por la figura de la madre en la próxima sección de “Ayudando a su salud”.
Mary Olivera.
maryssabel11@hotmail.com