Se estima entre un 10 a 20% la incidencia de las alergias en la población general

¿Qué es la alergia?
La alergia es una respuesta inapropiada, exagerada del sistema inmune que es el sistema de defensas de nuestro organismo.
Se trata de una identificación como nocivas de algunas sustancias inocuas como por ejemplo pólenes, ácaros del polvo etc.
Sustancias que son toleradas en buena parte de las personas pero que al paciente alérgico le desencadena una sucesión de eventos que le molestan o le enferman. Digamos que es entonces una respuesta inapropiada o exagerada frente a un estímulo, y que en lugar de beneficiarlo puede perjudicarlo por las alteraciones inflamatorias que puede ocasionar.
¿Cuál es la importancia de la alergia?
La importancia de la alergia radica en que se trata de un problema de la salud pública debido a su incidencia importante y en aumento, lo que acarrea demanda sanitaria y los costos de la medicación como los costos en los que incurre el paciente directamente, la baja calidad de vida de quienes sufren alergias e indirectamente por las ausencias laborales o el bajo desempeño laboral durante los episodios alérgicos, lo que configuran costos intangibles.
En el aumento de la incidencia de la alergia influye también los cambios climáticos que estamos asistiendo, y de los químicos cada vez más presentes en la vida diaria.
¿Cómo se produce la alergia?
Se trata de la existencia de unos factores genéticos que predisponen a la persona a la respuesta exagerada y factores medio ambientales desencadenantes.
Los antecedentes familiares son muy importantes en el diagnóstico de las alergias. Si uno de los progenitores es alérgico se estima que la probabilidad de que el hijo sea alérgico es del 50%, y si los dos lo son las probabilidades son de más del 70%.
Considerados globalmente se estima entre un 10 a 20% la incidencia de alergias en la población general.
Resulta importante una aclaración, no es que se nazca alérgico, sino que se nace con una predisposición genética y los factores del medio ambiente son los eventuales desencadenantes de los procesos alérgicos.
Este es el motivo por el cual a veces nos encontramos con personas que al cambiar de región geográfica comienzan con síntomas que antes no tenía o a la inversa mejoran de sus afecciones previas.
Como se había dicho anteriormente la alergia es una respuesta inmune exagerada, y dentro de estas respuestas se reconocen 4 tipos diferentes:
Ø las de tipo 1 mediadas por inmunoglobulina E,
Ø las de tipo 2 llamadas citotóxica,
Ø las de tipo 3 o de complejos antígeno anticuerpo y
Ø las de tipo 4 mediada por células
La mayoría de las reacciones alérgicas que se vinculan a la ORL son de tipo 1 donde los alergenos o elementos desencadenantes son los inhalantes como el polvo, mohos, polen, algunas comidas picaduras de insectos y drogas siendo una clásica la penicilina.
Los órganos de choque pueden variar, como ejemplo la vía respiratoria superior allí tendríamos entonces la congestión nasal, estornudos secreción nasal acuosa, conjuntivitis y en el tracto respiratorio inferior el asma.
También pueden ocurrir a nivel de piel (urticaria, angioedema) o a nivel más general como en la anafilaxia donde hay un riesgo vital importante si no es tratada correctamente y a tiempo.

¿Qué es la alergia?

La alergia es una respuesta inapropiada, exagerada del sistema inmune que es el sistema de defensas de nuestro organismo.

Se trata de una identificación como nocivas de algunas sustancias inocuas como por ejemplo pólenes, ácaros del polvo etc.

altuna

Por el Dr. Carlos Altuna

Sustancias que son toleradas en buena parte de las personas pero que al paciente alérgico le desencadena una sucesión de eventos que le molestan o le enferman. Digamos que es entonces una respuesta inapropiada o exagerada frente a un estímulo, y que en lugar de beneficiarlo puede perjudicarlo por las alteraciones inflamatorias que puede ocasionar.

¿Cuál es la importancia de la alergia?

La importancia de la alergia radica en que se trata de un problema de la salud pública debido a su incidencia importante y en aumento, lo que acarrea demanda sanitaria y los costos de la medicación como los costos en los que incurre el paciente directamente, la baja calidad de vida de quienes sufren alergias e indirectamente por las ausencias laborales o el bajo desempeño laboral durante los episodios alérgicos, lo que configuran costos intangibles.

En el aumento de la incidencia de la alergia influye también los cambios climáticos que estamos asistiendo, y de los químicos cada vez más presentes en la vida diaria.

¿Cómo se produce la alergia?

Se trata de la existencia de unos factores genéticos que predisponen a la persona a la respuesta exagerada y factores medio ambientales desencadenantes.

Los antecedentes familiares son muy importantes en el diagnóstico de las alergias. Si uno de los progenitores es alérgico se estima que la probabilidad de que el hijo sea alérgico es del 50%, y si los dos lo son las probabilidades son de más del 70%.

Considerados globalmente se estima entre un 10 a 20% la incidencia de alergias en la población general.

Resulta importante una aclaración, no es que se nazca alérgico, sino que se nace con una predisposición genética y los factores del medio ambiente son los eventuales desencadenantes de los procesos alérgicos.

Este es el motivo por el cual a veces nos encontramos con personas que al cambiar de región geográfica comienzan con síntomas que antes no tenía o a la inversa mejoran de sus afecciones previas.

Como se había dicho anteriormente la alergia es una respuesta inmune exagerada, y dentro de estas respuestas se reconocen 4 tipos diferentes:

Ø las de tipo 1 mediadas por inmunoglobulina E,

Ø las de tipo 2 llamadas citotóxica,

Ø las de tipo 3 o de complejos antígeno anticuerpo y

Ø las de tipo 4 mediada por células

La mayoría de las reacciones alérgicas que se vinculan a la ORL son de tipo 1 donde los alergenos o elementos desencadenantes son los inhalantes como el polvo, mohos, polen, algunas comidas picaduras de insectos y drogas siendo una clásica la penicilina.

Los órganos de choque pueden variar, como ejemplo la vía respiratoria superior allí tendríamos entonces la congestión nasal, estornudos secreción nasal acuosa, conjuntivitis y en el tracto respiratorio inferior el asma.

También pueden ocurrir a nivel de piel (urticaria, angioedema) o a nivel más general como en la anafilaxia donde hay un riesgo vital importante si no es tratada correctamente y a tiempo.