LA NUEVA POLÍTICA EXTERIOR

Por Dr. Adrián Báez.
Estimados lectores. Los primeros pasos de la actual administración, distan muchísimo de los dados por el mismo presidente y equipo, en su primer gobierno.
Vázquez comenzó su segundo período como gobernante, pisando fuerte en algunos ámbitos en los que Uruguay hizo agua durante la presidencia del Sr. Mujica.
Específicamente en las relaciones exteriores, se han dado mensajes de apertura y de avance, en terrenos donde otrora, el conservadurismo de una izquierda inerte y obsoleta, trancaron el rumbo futurista y atrasó, sin lugar a dudas, oportunidades estupendas de progreso comercial y expansionismo del mercado nacional.
Hoy por hoy, encabezada por el Canciller Nin Novoa, la diplomacia oriental parece transitar nuevos caminos y fijar la mirada en horizontes deseables desde hace tiempo, pero prohibidos por razones de política interna partidaria, que a regañadientes acepta lo que era inevitable: el zambullirse al mercado.
Los Síndicatos, no ven con buenos ojos algunas propuestas como el TISA o un TLC, cosa que no es rara, pues siempre se han opuesto, por razones ideológicas y prejuiciosas, más que por cálculos económicos y de conveniencia nacional; tienen derecho a ello y tienen la obligación de elevar su voz en contra, pero no contaban, para su tristeza, con que su mayor aliado y hasta hace poco tiempo mayor sostenedor, me refiero al Frente Amplio, daría un golpe de timón tan fuerte, que ha sorprendido para bien, a quienes desde hace muchísimo tiempo le pedían asumir la realidad del mundo y destetarse de una coyuntura asfixiante como lo ha sido el malogrado Mercosur.
Parecería que los vientos han aireado la casa y despabilaron a la tozudez; el acercamiento a Brasil, con el que se irá de la mano hacia el libre comercio con regiones importantes; la simpatía y luces verdes con la Alianza del Pacífico que ostenta el contacto directo con Asia y el constante alejamiento de las imposiciones de las populistas Argentina y Venezuela, nos precipita a asegurar que si la decisión es firme y no se dejan torcer la mano por los gritones de siempre; Uruguay dará el gran paso, por lo que alentamos y apoyamos a la nueva política exterior.