LAURA BRANIGAN: UN MITO QUE DURARA SIEMPRE

Una nota exclusiva de JUANJO ALBERTI, desde Montevideo

UN DIA COMO EL DE HOY, PERO DE 2004

Un día como el de hoy, 26 de agosto, pero de 2004, hace quince años, se fue rumbo al cielo Laura Branigan. Ocurría cuando dormía en su chacra en East Quogue, en Nueva York. La causa se atribuyó a un aneurisma cerebral ventricular no diagnosticado previamente. En aquel momento se informó a los diferentes medios que había experimentado dolores de cabeza durante varias semanas antes de su desaparición, pero no buscó atención médica. Las cenizas de Laura fueron esparcidas por Long Island Sound, tenía tan solo 52 años, y quedaba atrás una carrera brillante en la música y el cine, donde fue presentando canciones que quedaron en el recuerdo eterno de todos, convirtiéndolas en himnos absolutos que se pegaron en las diferentes pizarras de éxitos por todo el mundo. Así, en la pasada «Noche de la Nostalgia» se escucharon mucho «Gloria» y «Self control», con total vigencia.

Laura Branigan

Laura Branigan

ERAN CINCO HERMANOS

Laura Ann Branigan nació el 3 de julio de 1952, en Brewster, Nueva York. Fue la cuarta de cinco hermanos, hija de Kathleen O’Hare Branigan, ama de casa, y James Branigan, un ejecutivo de cuentas y corredor de bolsa, quienes al tiempo se separaron. Laura concurrió a Byram Hills High School desde 1966 a 1970, estelarizando un musical en la secundaria, «The Pajama Game», en su último año. Entre 1970 y 1972, asistió a la Academia Estadounidense de Artes Dramáticas de Nueva York, y se desempeñó como camarera. En 1972 conoce al violero acústico Walker Daniels y su futura esposa Sharon Storm, y al también guitarrísta Chris Van Cleave, formando Meadow, agrupación de folk rock. Un año más tarde, 1973, con el bajista Bob Valdez edita su álbum debut, «The Friend Ship», junto a los simples «When you were young», y «Cane and Able». Durante los años posteriores, después de que Meadow se desintegrara, Laura consiguió varios trabajos, incluído un período como cantante telonera de Leonard Cohen, para su tournée europea durante los meses de abril, agosto, 1976. Lo mejor estaba por llegar.

DISCO DE ORO y PLATINO POR SUPERVENTAS

En una fiesta en Manhattan, conoce al abogado Larry Ross Kruteck, y en diciembre, 1978, Laura se casa con él, siendo éste 16 años mayor. Larry al margen de convertirse en su esposo, cuido la imagen de Laura, dándole una mano en su carrera, hasta que deja de existir el 15 de junio de 1996, debido a un cáncer de colón. En 1979, Branigan firma con Atlantic, y en 1981 lanza «Looking out for number one», desde su producción inédita «Silver dreams». Le siguieron «Tell him» y «Fool’s affair». Ya en 1982 edita «All night with me», de su nuevo disco, alcanzando el número 69 en Billboard, en los primeros meses de ese año. El álbum contenía distintos ritmos, incluído uno de los pocos temas compuestos por Laura, «I wish we could be alone». Asimismo, «Gloria», grabada en 1979 por el cantautor italiano Umberto Tozzi de gran impacto por Europa, es promovida como el segundo simple del LP. La versión de Laura, algo distinta de la original, es arreglada por el propio arreglador de Tozzi, Greg Mathieson, quien actualizó su producción junto a Jack White, para darle un toque norteamericano que coincida con la nueva letra en inglés. En primera instancia, las emisoras USA no propalaron el tema, pero si lo hicieron luego que los dancings comenzaron a tocarla, convirtiéndolo en uno de los mayores hits bailables de la década de los ochenta. El álbum se erigió en disco de oro, y el simple colocó más de dos millones de ejemplares solamente en los Estados Unidos, siendo finalmente certificado como platino.

DESTROZANDO LOS CHARTS CON «SELF CONTROL»

Durante el apogeo en la música, Laura también hizo apariciones como actriz, primero en 1981 en «An American Girl in Berlin», para la tele de Alemania Occidental, y luego del suceso de «Gloria», se convierte en invitada especial en algunas series tales como «Chips», «Automan» y «Knight rider». Luego llegarían películas en producciones independientes, incluída «Mugsy’s girls», y el filme australiano «Backstage». En 1984, Laura destrozaría los charts con «Self control», tema principal de su tercer disco-grande, convirtiéndose en su mayor impacto a nivel internacional, encabezando las listas de infinidad de países, especialmente Alemania, donde se paró durante seis largas semanas en el primer lugar. En Norteamérica trepó al casillero número cuatro, en el Reino Unido No. 10, y en el orbe fue un hit de tremendas dimensiones. En 1982, fue nominada al Grammy por su interpretación de «Gloria», y en 1983, por el álbum «Imaginación» -desde la banda sonora de «Flashdance»- en 1984, American Music Awards la destaca por el clip de «Self control», y en el Tokio Music Festival, obtiene el Premio Grand Prix a la mejor interpretacion vocal. Hasta el año de su desaparición, Laura Branigan continuó en actividad constante. Más allá de la nostalgia.