“Ley de Inclusión Financiera. Cambios y costos en las ventas con tarjetas”

Entrevista a Vera Facchin

Los Contadores Ignacio Cabrera y Vera Facchin brindaron la semana pasada en la sede del Centro Comercial e Industrial de Salto, una charla – taller informativa sobre la “Ley de Inclusión Financiera. Cambios y costos en las ventas con tarjetas”. Previo a la misma, la Contadora Facchin dialogó con LINK.
- ¿Hay novedades en la Ley de Inclusión Financiera?
– La Ley de Inclusión Financiera es muy amplia y abarca múltiples aspectos. En el taller lo que buscamos es conversar sobre los costos del comercio para operar con las distintas tarjetas de crédito o de débito, que ha sido un poco la inquietud de los comerciantes, sobre cuáles son los costos que debe afrontar a la hora de optar por ese medio de pago.Vera Facchin
- ¿Para no trasladar el precio al cliente?
– En realidad, no traspasar sino tener claro cuáles son sus costos a la hora de operar y que termina asumiendo el comerciante. Saber que de pronto la venta que realiza no va a cobrar ese monto por la venta sino que va a cobrar menos, hay un dinero que no va a cobrar, que es lo que tiene que ver con los aranceles, y hay otro porcentaje que es un dinero que se va a retenciones, que en realidad es dinero que no lo cobra en ese momento, pero si lo tiene como crédito fiscal para afrontar los pagos de tributos a futuro.
- ¿Cuál sería el porcentaje que se descuenta por el uso de las tarjetas?
– Los porcentajes varían, primero que nada, de acuerdo al tipo de empresa que se es. Por ejemplo, si se es Literal E o monotributo, si se es una empresa no sede o una empresa sede, o si se es profesional universitario o si se es un trabajador independiente. Siempre hablamos de algunos aspectos a considerar, por un lado tenemos costos, que son el arrendamiento de la terminal POS, y los aranceles. Esos vienen a ser los costos, es un dinero que el comerciante no lo recupera, lo pierde…
Después hay otros puntos que decimos que son aspectos a considerar que son las retenciones, y un tema no menor, el beneficio del IVA que el cliente no paga, sería la contracara de esto, es cuando vamos como clientes a hacer una compra con la tarjeta de débito, tenemos descuentos. Bueno, ese IVA que el cliente no paga es un IVA que se le descuenta al comerciante y que se le hace vía retención. O sea que luego lo recupera como crédito fiscal.
- ¿Cómo es el crédito fiscal en este caso?
– Son certificados que emite la DGI que el cliente luego usa para pagar otros impuestos, como a la propia DGI o al BPS con ese certificado. Lo que en cambio es costo para el comerciante es el arrendamiento del POS y los aranceles.
- ¿Hay que bajar más los aranceles?
– Justo se anunció una serie de acuerdos para bajar el costo de los aranceles, eso va a tener un cronograma de tres años, aproximadamente. Va a llevar un tiempo. Inmediatamente el primer cambio es la baja de los aranceles para las tarjetas de débito, para los monotributos y Literales E. Eso va a bajar del 1.5% más IVA al 1.3% más IVA. Esa es la primera medida. Para las tarjetas de crédito, van a bajar ahora inmediatamente del 4% al 3.5% más IVA, para los monotributos y Literales E. El acuerdo se basa en que a medida que los comercios aumenten el monto de operaciones efectuadas con las distintas tarjetas, los aranceles van a ir bajando.
- Parecen montos reducidos, ¿pero se trata de mucha plata?
– Es mucho dinero, pero además pensemos que a muchos comercios no les incide porque su operativa no es tanto con tarjetas de crédito. Imaginemos un restaurante, que de pronto también tiene la reducción adicional de los 9 puntos de IVA, entonces el cliente va buscando hacerse con ese beneficio, por eso pagamos con las tarjetas. Para un comercio que la mayoría de sus ventas son a través de las distintas tarjetas, es un monto muy importante de dinero cuando llega a fin de mes.
- ¿Cuál es el objetivo de la charla que dan hoy?
– El objetivo de la charla es sobre todo informativa, pero también la idea es trabajar bajo la modalidad de taller, para conversar con los comerciantes para que así puedan trasladar sus dudas, sus inquietudes, y de alguna manera que cada uno se vaya con la idea de decir, “bueno, yo me encuadro en este tipo de empresa”, entonces para mí, por ejemplo, que soy Literal E, éste es mi costo, éste es mi arancel, ésta es mi retención, por cada venta esto es lo que voy a cobrar. Que sea lo más claro posible.
Para eso trabajamos con una planilla que con el Contador (Ignacio) Cabrera hemos diseñado, que es un poco recopilación de información donde hemos encuadrado a cada tipo de empresa con su correspondiente costo. Eso es lo que tratamos de hacer, que el cliente se fije. Pongamos dos ejemplos que sean diferentes, para un monotributo Literal E, con tarjeta de débito tiene hasta fin de este año un 100% exonerado el costo de las terminales POS. Para el año que viene van a tener un 70%, por tanto aún para ellos no implica un costo y tienen un beneficio por ese lado. Tienen un arancel del 1.5 más IVA por cada operación, no tienen retenciones los Literales E, quiere decir que van a cobrar el 100% de su venta, y el beneficio del IVA que el cliente no paga, no le incide al monotributo Literal E, porque cobra el 100% de su venta, eso va directamente al emisor de la tarjeta.
- ¿Qué comprende el Literal E?
– Son los pequeños comercios cuyo nivel de facturación no llega a superar las 305 U.I. al año. El otro ejemplo, refiere a empresas sede o profesionales universitarios, el costo del arrendamiento de las terminales POS, para las cableadas y conectadas a la red, es de 90 U.I. mensuales, y para las inalámbricas, que usan mucho las estaciones de servicio, 140 U.I. mensuales. Entonces acá ya tenemos una diferencia con las Literales E que están exoneradas hasta ahora.
Para los profesionales universitarios, por ejemplo, es el 2.2% más IVA el costo del arancel. Tienen un 2% de las ventas de retenciones. La retención del beneficio del IVA que el cliente no paga, sí se le retiene, es un porcentaje de la venta que el comerciante no cobra, y que se lo van a devolver luego como crédito fiscal.
Otro de los puntos a considerar, son los plazos para el cobro, que al comercio le interesa saber cuándo va a cobrar la venta que hizo. Actualmente para las tarjetas de débito es 24 horas hábiles. Esto con los nuevos cambios que ha anunciado el Ministerio de Economía, se supone que en un tiempo a corto plazo van a bajar a 24 horas, no importando si son hábiles o inhábiles. Esto va a depender de cuánto tiempo tarden las entidades financieras en poder armar su logística operativa para realizar todas las liquidaciones en días inhábiles. Supongamos que la venta se hace un viernes hoy cobra el lunes, y lo ideal es que lo pueda cobrar al otro día.
– Pensé que se tardaba más tiempo para que el comerciante pudiese hacerse con el dinero de la venta a través de la tarjeta…
– Pasa que eso es para las tarjetas de débito. Respecto a las tarjetas de crédito va a depender de cuál se trate, pueden pasar 90 días o más. Para las tarjetas de crédito inciden las cuotas y también existe un interés sobre cantidades de cuotas, entonces son cosas que el comercio también debe hacer como una estructuración de estrategias para ver cómo le conviene vender para no afrontar de pronto los intereses, más la tardanza del cobro de ese dinero.
- El uso de las distintas tarjetas está claro que tiene costos, pero también debe tener beneficios o ventajas para el comerciante. ¿Cuáles?
– Un poco las ventajas es que cada vez más los clientes usan las tarjetas, entonces pasa por no perder a ese cliente que de pronto no tiene efectivo para hacer la compra. Hacemos hincapié en que el comercio sepa claramente cuáles son los costos que tiene que asumir para que no tenga que afrontar, de repente, un problema de liquidez en su empresa. No pensemos en una venta, pensemos en qué pasa a fin de mes o a fin de año, cómo incide en sus economías. Porque aquel comercio que va más justo y que necesita y está contando con ese dinero de esa venta para afrontar sus obligaciones a corto plazo, la de todos los días, la de pagar a los proveedores, etcétera. Ese comercio necesita saber que si realiza una venta de $ 100, en realidad no va a cobrar $ 100, sino que va a cobrar $ 100 menos lo que le cobraron de arancel, menos lo que le retuvieron por vía de retención, menos el porcentaje de IVA que el cliente no pagó.
- Si el comercio vende con tarjetas en cuotas, ¿no es más seguro para cobrar luego que si diera crédito de la casa?
– Hemos tenido consultas sobre eso con profesionales universitarios. Los comercios ya están un poco más integrados y más abiertos a aceptar las tarjetas de crédito, y ya lo ven como una necesidad para su operativa, pero ¿qué pasa con los profesionales universitarios? Ven que el costo para operar es mayor, tienen un porcentaje mayor en aranceles, pero de repente ese cliente, supongamos un escribano o un odontólogo, presta el servicio, hace el trabajo, y recordemos que ahora los profesionales universitarios no pueden cobrar en efectivo, tienen que cobrar vía depósito en cuenta, transferencias o por estos medios de pago.
Entonces, a veces el profesional universitario decide empezar a aceptar las tarjetas de crédito porque se asegura así el cobro. Todo depende de cómo se componga la cartera. Si un profesional tiene clientes que pagan regularmente, en tiempo y forma, sus servicios, quizás no sea necesario.
- ¿Hay anuncios para hacer?
– Así es, el Centro Comercial ha realizado un acuerdo con TransAct, que es una empresa que ofrece el servicio POS, que acepta todas las tarjetas locales, y además tiene la posibilidad de conectarse al sistema de las empresas y ofrecer también el servicio de facturación electrónica. En este momento, por facturación electrónica ya hay un montón de empresas que están insertas en el sistema y van a seguir un cronograma quedando a futuro todas las empresas con este sistema. Y finalmente, queríamos comentar que una empresa que se llama ABECH, que ofrece un sistema de control de las liquidaciones de las tarjetas de crédito, brindando un informe al comercio de por cada venta cuánto se le retuvo, cuánto se le cobró, cuánto va a cobrar y cuándo. Cuánto tiene a disposición en efectivo a cobrar y cuánto tiene a disposición en DGI como crédito. Lo que le brinda certeza e información al comerciante.

PORTFOLIO DE VERA FACCHIN
Casada. Tiene tres hijos. Es del signo de Aries. De chiquita quería ser contadora.
¿Una asignatura pendiente? Pintar. ¿Una comida? El asado. ¿Un libro? El principito. ¿Una película? Prefiere las comedias. ¿Un hobby? Jardinería. ¿Qué música escucha? Ricardo Arjona. ¿Qué le gusta de la gente? Sus historias. ¿Qué no le gusta de la gente? Creo que todos tenemos cosas lindas para dar.