LOS JÓVENES Y SUS MENGUADAS OPORTUNIDADES

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. Nuestro país ocupa el puesto 59 entre 179 países en cuanto a la perspectiva de desarrollo que tienen sus jóvenes, con enorme dificultad en el acceso a la vivienda y a un empleo propios; siendo que, paradójicamente, en participación política y facilidad de acceso a la educación entre los menores de 29 años, se encuentra entre las mejores del mundo.
Aunque el 22% de la población uruguaya entre en la categoría de joven, el 15% del gasto público social —4% del PIB— es lo que se destina a este sector, y de esa inversión más del 80% se lo lleva la educación, la salud y la asistencia social. De modo que, las oportunidades para lograr puestos de trabajo asalariado y los planes de vivienda, parecen haber quedado relegados a un segundo plano.
Realizando un cuadro comparativo con algunos países del continente, la evolución del gasto público social en la juventud uruguaya, como porcentaje del PIB, ha sido, tomando el período 2010-2013, de un 3.45% en 2010, a 4.05% en 2013; mientras que, tomándose el lapso de tiempo del 2010-2015, en México fue de un 2.59%, pasando a un 2.8; Colombia, 2.53% en 2012, al 2.89% en 2014; y El Salvador, de 2.76% en 2011, a un porcentaje de 3.16% en 201. Por lo tanto, el gasto es cinco veces mayor que en El Salvador, tres veces más que en Colombia y el doble que en México.
Ergo, el gasto público social para los jóvenes de entre 15 y 29 años viene en aumento —de 3,45% en 2010 a 4,05% en 2013— siendo Uruguay el que más invierte en la región en un comparativo de cuatro países que realizó el Fondo de Población de Naciones Unidas; sin embargo, Uruguay es el que menos destina a vivienda y servicios urbanos para los jóvenes. Estos rubros no entran siquiera en las áreas prioritarias, y si bien el 7% del gasto apunta a mejorar el acceso al trabajo, el país tiene la tasa de desempleo juvenil más alta en comparación con los países que incluye la investigación de Naciones Unidas.
En tanto, la evolución del gasto en jóvenes, como porcentaje del gasto público social en los años 2010-2015, fueron para Uruguay, de 14.55% en 2010, a 14.72% en 2013; mientras que El Salvador fue de 20.01% en 2011, a 20.54% en 2013; y México de 18.93% en 2010, a 20.64% en 2015
Por tales datos, Uruguay ocupa el puesto 154 entre 179 países en oportunidades de trabajo, según el Índice Global de Desarrollo Juvenil 2016 que realizó la Commonwealth, una prestigiosa mancomunión entre naciones ligadas al Reino Unido. La baja puntuación del país en este rubro, nos hace caer al lugar 59 en el ranking general y al octavo en la región.
Somos los que creemos que no debemos perder tiempo comparándonos con otros países, pues las realidades de cada nación son diversas, debido a múltiples factores sociales, culturales, y políticos; pero, de vez en cuando es bueno saber que, muchos están peor y otros tantos mejor, para que no perdamos el norte primordial que es sin lugar a dudas, el superarnos a nosotros mismos y a nuestras capacidades, para así lograr un real progreso y apuesta al porvenir.
Lamentablemente vemos con enorme preocupación, cómo Uruguay ha desperdiciado su tiempo y dinero, dejando de invertir seria y responsablemente en la verdadera riqueza que poseen los pueblos, como lo son sus recursos humanos; no desarrollándose políticas de estado específicas sobre el tema, no sabiéndose a éstas alturas, si no son hechas por incapacidad, o por falta de voluntad política, lo que sería aún peor, al significar un deliberado auto sabotaje de los superiores intereses de la ciudadanía. Que en pleno siglo XXI, el presupuesto para la preparación intelectual adecuada, primero, y luego, las oportunidades laborales que posibiliten una vida digna y un techo seguro, prioridad si las hay, denote mediocridad por parte de nuestros gobernantes y absoluto desinterés por el mañana, que no está muy lejos, habla a las claras, de que algo no va bien.
Las innumerables promesas electorales en las que escuchamos hablar de más y mejores condiciones de acceso al trabajo y al sueño de todo compatriota como lo es el techo seguro, quedan una vez más en airosos deseos que, de no ser posibilitados por quienes manejan la batuta, es imposible que los genere un importante número de muchachos que desean comenzar su vida activa, y como resultado de la misma, aspiran al logro de bienes materiales primordiales a los que tienen derecho, por ser, no fruto de un estándar consumista, como muchos lo ven, sino como derecho inherente a su calidad de seres humanos.
Nuestro país ya comenzó a pagar caro, y lo abonará con más multas y cuantiosos recargos a la brevedad, la total falta de criterio y visión de futuro, al no propender al mejor acceso al mismo, mirando hacia el costado, en lo que refiere a la realidad de los jóvenes y sus menguadas oportunidades.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...