LOS NUNCA OLVIDADOS

Una nota exclusiva de JUANJO ALBERTI, desde Montevideo

¡ES UNA NENA!…

Llegaba a éste mundo una niña y se dice que cuando nació allá lejos en Italia, estaba de rostro feliz y por eso sus padres tuvieron la feliz idea de llamarla Graziosa, si Graziosa con Z. Sobremesa de Los Campanelli. 4 Lo que nunca imaginaron es que con el paso de la vida se constituiría en una de las actrices de todos los tiempos en el Río de la Plata, y por cierto bien graciosa pero en este caso con C. Claro que su desempeño fue tan brillante que abarcó muchos rubros estelares en el teatro y ante las cámaras del cine y la televisión, encarnando papeles principales excelentes como por ejemplo en el género drámatico. Aún siendo niña llegó a Buenos Aires, iniciando su carrera integrando el elenco de la ópera «Aída», en el ballet juvenil del Teatro Colón. Pasan los años, y ya en 1938 debuta en la pantalla grande en el largometraje «Mujeres que trabajan», haciendo de extra, de Manuel Romero, con la gran Niní Marshall, Tito Lusiardo, Mecha Ortiz y Sabina Olmos. Desde allí en más, consigue sucesos ininterrumpidos, consagrándose en el año 1950 rodando cinco filmes, destacándose en «Nacha Regules», junto a Zully Moreno y Arturo de Córdoba, obteniendo la distinción como Mejor Actriz de Reparto en Argentina y en el Segundo Certámen Hispano Americano de Cine en España. Casi en los sesenta se afincó en España, actuando en variadas cintas, hizo más producciones en la vecina orilla, un sinfín de obras teatrales e intervino en su último film, «Esto es vida», 1982, de Fernando Siro, que nunca llegó a estrenarse. Conformó pareja durante largas décadas con Juan Carlos Dual, hasta los últimos días del actor. Vió la luz en Milán el 10 de junio de 1920, cuenta hoy con 98 años y su nombre artístico es Diana Maggi, una artista nunca olvidada.

RAÚL y SU HUMOR NEGRO

Los que llegaron a conocerlo, lo respetaron como profesional y mejor persona. Se llamó Raúl Damonte Taborda, espectacular dibujante de la década del 50, en la revista humorística «Tía Vicenta», pasando posteriormente a las publicaciones satíricas «Cuatro patas». En 1961 se mudó a París, colaborando con «Bizarre» y «Le Nouvelle Observateur», haciéndose famoso por sus caricaturas en toda Europa. Aquella gallina, la dama ubicada en la silla y la traviesa niña, se difunden en Italia, España y Francia y consiguen que el público consumidor de los comics y los críticos en general le ayuden a lograr el Premio de Humor Negro. Lo llamaron Copi, trabajó además en dibujos animados, escribió obras, siendo autor de «Los pollos no tienen sillas», en la ciudad luz, y «Té inglés», «El caimán», y «La cola del pescado». Estando vinculado con el semanario «Gente y la actualidad», en diferentes etapas, tomando contacto en julio de 1969 con Susana Giménez -en los primeros pininos de la diva- con quien mantuvieron una excelente amistad de buenos amigos. Raúl Damonte «Copi», es nacido el 20 de noviembre de 1939, dejando de existir el 14 de diciembre de 1987, a los jóvenes 48 años. Su nombre jamás fue olvidado por el gran público que admiró su peculiar estilo.

ALMORZANDO COMO EN CASA
Era una cita ineludible de la tele, los domingos al mediodía. Canal 12 TV Larrañaga emitía la tira con un suceso formidable de rating en el fin de semana. Creada y dirigida por Héctor Maselli, sobre libretos e idea de Juan Carlos Mesa, Jorge Basurto y Osvar Viale, quien también actuaba. Tipo comedia de situaciones y de vaivenes, apareció en grilla en 1969, manteniéndose hasta 1974 en el aire, con un super elenco que componía la familia más famosa de esos tiempos: Adolfo Linvel -Don Carmelo Campanelli- Menchu Quesada -Doña Lucía Campanelli- Raimundo Pastore en el papel del vecino gallego, Marcia Bell, Claudio García Satur, Santiago Bal, Alberto Anchart, María Cristina Laurenz, María Militello, Edda Díaz, Carlos Scazziotta, Tino Pascali, Zulma Grey, Osvaldo Canónico, Arturo Puig, Liliana Caldini, Gloria Montes, Alejandra Kliment, entre otros. Debido a su tan logrado hit, el programa fue llevado al cine en dos oportunidades, «El veraneo de…», 1971, y «El picnic de…», 1972, ambas películas dirigidas por Enrique Carreras. Su música tampoco fue olvidada, siendo compuesta por el reconocido director de orquesta Horacio Malvicino. Muchos hogares argentinos y uruguayos se fueron identificando con aquella larga mesa donde almorzaban «Los Campanelli»…

ROLANDO y MÓNICA, NO FUERON UNA PAREJA MÁS
Fue el teleteatro más exitoso de la historia de la pantalla chica argentina, logrando trascender el género con una popularidad que aún conserva después de tantos años de su emisión original, 7 de marzo de 1972. Con la activa participacion de Claudio García Satur -Rolando, el taxista- Soledad Silveyra -Mónica- Nora Cárpena -Natalia- Marcelo Marcote -Quique- Mabel Landó -Teresa- María Elena Sagrera -Noemí- Leonor Benedetto -Matilde- Dorys del Valle -Odile- y Pablo Codevilla -Juanjo- En el primer episodio la tira comienza con Rolando manejando su taxi deteniéndose en la puerta del canal para hacer una introducción al espacio, allí con el tango característico de la serie -bandoneón muy bien ejecutado- hilvana sus argumentos, para luego subirse en el vehículo y seguir su rumbo por las callecitas del Gran Buenos Aires. También Rolando trabajando en su coche de alquiler conoce a la exquisita vedette Nélida Lobato, para luego visitarla en su exclusivo camarín. Una historia de amor entre Rolando y Mónica que atrajo la atención de millones de espectadores, manifestando un rating que superó los 40 puntos en cada capítulo, y más aún considerando que en aquellos tiempos no existía la televisión por cable y la variedad de programas que se ofrecen en la actualidad. Era la primera vez en la que los hombres formaban parte del público fiel de una telenovela, llamada «Rolando Rivas, taxista». Más allá de la nostalgia.







El tiempo


  • Otras Noticias...