Lucila Márquez y Matías Ávila

Lucila y Matías están casados y son propietarios de “Cerafina, Café & Moda”, la perfecta conjunción de la buena gastronomía –algo que gustosamente pudimos comprobar- y de la vestimenta y accesorios producidos por manos salteñas, en un ambiente cálido. Abrieron sus puertas con singular éxito hace tres semanas en calle Uruguay 1385.

- ¿Cómo surgió la idea de “Cerafina”?
Lucila- Fue una fusión de parte de dos estilos, queríamos hacer un emprendimiento más bien familiar. Nosotros trabajamos con ferias de diseño, más bien yo que hago tocados de novia y siempre me gustó la parte del diseño, y acompañando a gente que hace cosas y no tiene dónde mostrarlas. Por eso salió el tema de la feria, pero como quisimos tener algo más estable, aprovechamos este local.
Entonces fusionamos el lugar donde puedas venir a desayunar y a merendar, más apuntando a las mujeres aunque vienen también muchos Lucila Márquez y Matías Ávilahombres a tomar un café y a charlar. De eso vemos mucha gente, que algunos vienen solos a tomar un café o también con amigos, pero sin duda que las mujeres son de las que más han venido. “Cerafina” termina siendo un punto de encuentro, sobre todo para venir a merendar a la tarde.

– ¿Cómo reparten el trabajo?
Matías- Como el local está fusionado, nos dividimos, la parte que es de venta y la otra parte que es de cafetería, que atiendo yo, y la parte de venta comercial la hace ella, donde podés encontrar distintas marcas.

– ¿Marcas y artesanías locales?
Matías- Son todos diseñadores locales, y como tenemos buena afluencia de público, porque está el sanatorio enfrente y la universidad, la idea es que la gente pueda llevarse también algún regalo.

– ¿Cómo es ser emprendedor en estos tiempos, siendo jóvenes y en familia?
Matías- Hemos querido empezar despacio para que no nos sobrepase la situación, incluso terminó siendo algo mucho mejor de lo que habíamos pensado. Tenemos bastantes mesas y se trabaja muy bien en la tarde, pero de todas formas la idea es que la gente pase y se pueda llevar un café o algún postre.
La parte familiar influye porque podemos dar gracias a que tenemos apoyo y que nos dan una mano con las nenas (tienen una hija de tres años y una beba de menos de tres semanas de nacida). Pero bueno, la situación comercial es bastante compleja porque está bastante peleado. Pero “Cerafina” es bastante distinto, porque hicimos foco en poder armar algo que sea novedoso. Incluso hay gente que viene y nos dice que algo como “Cerafina” ni siquiera lo han visto en Montevideo, también hay gente que nos ha dicho que en Europa han visto algo similar. De todas formas tomamos la decisión de no basarnos ni de copiar ningún estilo, el que entre en “Cerafina” encontrará un gusto personal de ambos, donde se aprovecha el espacio tanto para la zona del café como del espacio para poder exhibir productos locales de diseño. Más en esta zona donde no encuentras un lugar donde poder conseguir algo para hacer un regalo. Lo que hacemos es con el corazón.
n