OLA. Sorprende…

OLA. Sorprende la impresionante ola privatizadora que viene llevando adelante la Intendencia de Salto. En la mayoría de los casos, se desconoce si ha sido por llamados licitatorios o por designaciones o contrataciones realizadas de manera directa por el intendente.

Leonardo Silva

Leonardo Silva 

Es así que en diversos servicios, hoy se encuentran empresas o cooperativas privadas realizando tareas municipales. Por tanto, los funcionarios se encargan de las tareas administrativas, algo de recolección, algo de calles, algo de alumbrado público y poco más. El resto ha sido privatizado. Es así que privados se encargan de la higiene y limpieza de las principales plazas, paseos y baños públicos. Más recientemente se informó que también la tala de árboles y remoción de raíces estará a cargo de una empresa privada.

Cabe preguntarse, con algo de ironía, ¿qué hubiese dicho el Frente Amplio si esto lo hacía Malaquina, Minutti o Coutinho? ¿Qué dice ahora? ¿Qué dirá de esto el exintendente Ramón Fonticiella? ¿Qué dice ADEOMS? El enorme silencio cómplice deja clara las cosas…

***

TRANSPARENCIA. En lo personal, no tengo problemas con las privatizaciones. Si se entiende que para un servicio determinado que debe prestar la Intendencia no se tiene la capacidad para prestarlo, está bueno que se dé oportunidades a quienes estén realmente capacitados para hacerlo, siempre pensando en el beneficio del contribuyente.

Se tiene claro que no se trata de un tema económico-financiero de la comuna salteña, ya que según el intendente, se recuperó el “grado inversor” (sic), y por tanto, hay plata para seguir pagando a estas empresas privatizadoras por el servicio que prestan a la comunidad. Espero que la verdadera razón no sea dar trabajo a los amigos del gobierno que constituyeron su empresa recientemente sino que se trata de gente realmente capacitada, con años de experiencia en el rubro por el que se la contrata.

Por eso se espera que todas las contrataciones que la Intendencia viene llevando adelante, privatizando servicios que antes lo prestaban los funcionarios municipales, se haga a través de llamados abiertos a la comunidad toda, y no solo para aquellos que tienen “la suerte” de enterarse. La transparencia en la cosa pública se vuelve esencial.

***

EXCEDENTES. Ahora bien, si se privatizan tantas áreas de la Intendencia, en servicios que antes prestaban funcionarios municipales, me pregunto, ¿qué pasa ahora con esos funcionarios municipales que ya no tienen tarea para realizar? Serán reasignados, supongo. ¿En qué áreas? ¿Se trata de trabajos en los que están capacitados para realizar o serán declarados excedentarios y pasarán a su domicilio a cobrar el sueldo sin hacer nada, esperando que le den orden de hacer algo? ¿O quedarán vegetando en su repartición?

Estas privatizaciones municipales, ¿afectan de alguna manera el bolsillo del funcionario municipal? A esta altura, estaría bueno que los trabajadores organizados tomen la palabra y digan algo, si están o no de acuerdo con las privatizaciones que viene realizando el gobierno departamental. Mientras ya se escucha a quienes dicen que ese silencio del sindicato es toda una confesión. No importa lo que se diga en el discurso, sino lo que en verdad se piensa y se traduce en acciones.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...