EXISTENCIAL

EXISTENCIAL. Dentro de las inmensas bondades que tiene el desarrollo de la tecnología en el mundo y que

Leonardo Silva

Leonardo Silva

seguramente por gracia de los dioses del Olimpo o por la convergencia de los astros, se ha permitido que nuestro país se encuentre entre los agraciados a tales avances, pude presenciar la interpelación a la ministra de Desarrollo Social… lo que seguramente provocó mi primer crisis existencial este fin de semana.

La Justicia de mi país, que a veces se acuerda de actuar contra las grandes corporaciones (empresariales, políticas o incluso sindicales), procesó prácticamente a toda la asamblea sindical que vio interrumpida su sesión en horas de trabajo en el INAU por el reclamo de dos jovencitos (que hasta hace poco eran comparados con esas tiernas avecillas conocidas como colibríes), no por violar el “protocolo” (pues según los sindicalistas lo cumplieron a carta cabal) ni por excesos en el uso de la fuerza, sino directamente por “torturas” (26 de los sindicalistas fueron procesados, de los cuales 17 de ellos fueron con prisión).

He ahí la razón de mi crisis existencial, tras escuchar a legisladores y a autoridades del gobierno sostener básicamente que todo lo que sucedió en instalaciones del INAU contra menores infractores (decir delincuentes no está bien visto en este país, aunque estén encerrados en una cárcel con rejas por haber cometido algún delito contra la propiedad o contra la vida de alguna persona) se justifica por ser culpa del sistema capitalista que aún nos rige (sic).

Por lo que parece, estaría bien visto en Uruguay “torturar” a menores infractores siguiendo cierto protocolo establecido por las autoridades de dicha institución porque esa sería la manera de “reinsertarlos” en nuestra sociedad. Al menos, mientras no caiga el capitalismo en nuestro país…

Por tanto, reivindicaré siempre la posibilidad de participar virtualmente de estos sesudos como extensos debates parlamentarios como forma de saber quién es quién en este bendito país. Estaría bueno que el resto de la sociedad también participase.

***

OTRAS CRISIS… vinieron casi en forma simultánea. Debo confesar pues que tuve un fin de semana bastante extraño debido a mis dudas existenciales.

La segunda de ellas tiene que ver con el comunicado emanado de la Mesa Política del FA vernáculo solidarizándose con la diputada Manuela Mutti por la “interpelación patoteril” de la que habría sido víctima en el programa “Buscadores”. Confieso que vimos dos entrevistas distintas, de la que ya me he encargado la semana pasada.

Otra crisis existencial provino de leer el reclamo de un ex preso de Guantánamo exigiendo a nuestro país una casa “grande y amueblada” porque nada más y nada menos que el PIT CNT lo está desalojando. Que injusta es la vida para Abu Dhiab, zafar de Guantánamo para desembarcar en nuestro país sin el previo asesoramiento psicológico indispensable para entender nuestra uruguayez.

Hay más, pero el espacio se terminó, apenas alcanza para una brevísima reflexión. No queda otra que adaptarse a convivir en este mundo del revés que supo mostrarnos tan eficientemente la queridísima María Elena Walsh, o como diría esa cándida niña de 50 años, “paren el mundo que me quiero bajar”.