OSCAR. La emoción me embarga…

OSCAR. La emoción me embarga. Como persona que ama al cine, escribir esta columna a pocas horas de que dé inicio una nueva ceremonia de entrega de los más grandes premios que el cine otorga en el mundo, nos hace estar en estado de vigilia permanente y luego ver, sentado frente al televisor, desplegarse toda la parafernalia hollywoodense, desde

Leonardo Silva

Leonardo Silva 

la aclamada alfombra roja previa y el análisis posterior sobre la cantidad y variedad de estatuillas que llevó cada película.

Otro día les cuento cómo me fue en la penca. De todas formas no está demás dejar sentado en estas breves líneas que tras ver “La La Land” y algunas de las otras películas que compiten como Mejor Película, me afilio a la teoría de que la comedia musical será la gran ganadora de la noche. Pero como alguien dijo, puede fallar.

***

NELSON. Las redes sociales han saltado para todos lados desde ciertos sectores de la izquierda vernácula mientras que desde el otro extremo, se ha notado un silencio, no cómplice, sino lleno de vergüenza.

La crónica policial llenó minutos de televisión y tinta de periódicos narrando las vicisitudes de los damnificados del renombrado “Cambio Nelson” y de la fuga de su dueño, connotado dirigente del Partido Colorado caído en desgracia por el o los delitos que la Justicia deberá determinar, como corresponde.

Lo cierto es que este caso fue para la izquierda de nuestro país como la lluvia que traerá remanso a los intensos días de bochornoso calor que el país ha sufrido en la última semana. Tras venir soportando embates de la oposición desde hace meses por denuncias por corrupción o por groseras irregularidades en el manejo de los dineros públicos en diferentes empresas estatales, llegó Sanabria y familia para destapar desde el lejano departamento esteño de Maldonado, poco menos que la guarida de Alí Babá.

Como se sabe, y como alguna vez dijo el presidente Vázquez, “nadie está vacunado contra la corrupción”. De todas formas, estaría bueno que todos los uruguayos hiciésemos un ejercicio de profunda introspección y antes de mirar para los costados, investiguemos nuestras zonas más cercanas y ocultas, antes de hablar de los demás.

Y el que esté libre de tirar la primera piedra… bueno, más vale que la guarde porque como se vio, Colón tenía razón y el mundo era redondo nomás.

***

TOMÁS. El viernes estuvo en nuestra ciudad el Jefe de la Unidad de Hemodinamia del Sanatorio Americano de Montevideo, el médico Tomás Dieste, quien vino a traernos una voz de apoyo y de sinceramiento: Salto está listo para tener un Instituto de Medicina Altamente Especializada (IMAE) Cardiológico, para poder atender a potenciales pacientes de toda la región Litoral Noroeste.

Era una visita necesaria tras el baldazo de agua fría que recibimos todos cuando el ministro de Salud Pública, Jorge Basso, terminó confesando que el gobierno estaba lejos de tomar una decisión favorable a la instalación del IMAE en Salto.

Dieste con sus argumentos, sólidos desde el punto de vista técnico, rebatió cada uno de los esmirriados argumentos esgrimidos por el ministro en el llamado a sala de la semana pasada. Esperemos ahora una instancia de diálogo entre las autoridades gubernamentales de la salud y la razón







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...