Todo concluye…

“Todo concluye al fin, nada puede escapar
todo tiene un final, todo termina.
Tengo que comprender, no es eterna la vida
el llanto en la risa allí termina…
Y olvidé aquello que una vez pensaba
que nunca acabaría nunca acabaría
pero sin embargo terminó.
Todo me demuestra que al final de cuentas
termino cada día, empiezo cada día
creyendo en mañana, fracaso hoy.
No puedo yo entender si es así la verdad
de qué vale ganar si después perderé.
Inútil es pelear no puedo detenerlo
lo que hoy empecé no será eterno…
Cuanta verdad hay en vivir solamente
el momento en que estás, si el presente…
el presente y nada más”
No se trata de filosofía barata que viene a colación de lo que le ocurrió a todo un país luego de ver la eliminación de su selección de fútbol en un Mundial, se trata del fragmento de la letra de una muy buena canción (“Presente, el momento en que estás”) de la película argentina “Tango Feroz” (1993) dirigida por el aclamado Marcelo Piñeyro y que nos cae como anillo al dedo al momento de intentar explicar alguna de las múltiples sensaciones que nos han embargado en las últimas horas a los uruguayos.
Dijera Luisito Suárez al partir rumbo a Brasil, “no quiero que me recuerden por lo que hicimos en Sudáfrica 2010 sino por lo que haremos en Brasil 2014”, bueno, a la vista de lo que ocurrió, mejor será mantener nuestros mejores recuerdos de cuando salimos cuartos en un torneo Mundial en el continente africano. Sobre todo él.
Pero un error lo tiene (tenemos) cualquiera, de los errores se aprende, un tropezón no es caída, y lo importante es volver a levantarse (hay más frases, pero el lector comprenderá si le dejo como ejercicio intelectual que las complete).
Porque todos somos conscientes que Suárez se equivocó. La discusión está en, ¿por qué lo sancionan a él de oficio y dejan a los demás sin aplicarles el mismo reglamento siendo que por la televisión vemos en cada partido faltas tan descalificadoras como las del futbolista compatriota? Y por otro lado, también discutimos la severidad y exageración de la pena (aquí la voz es unánime).
Pero veamos también algo que aún no he leído ni escuchado. Si están todos de acuerdo en que Suárez se equivocó y merecía una sanción, la mínima que
podría haberle tocado eran dos fechas, pero si quieren, pongamos una sola fecha de sanción (difícil para Sagitario, pero bueno, tan solo digamos). Igualmente de nada hubiese servido pues la fecha que le tocaría purgar la pena fue cuando fuimos eliminados legítimamente en el campo de juego, ya no habría otra posibilidad para que Luis Suárez retornase al campo de juego en este Mundial.
O como también recordó más recientemente Edinson Cavani, ciudadano ilustre de Salto, “siempre se ganó en equipo. Nunca se ganó por un jugador en particular”, haciendo referencia a que sus goles tampoco llegaron pero que también podemos extrapolar a la ausencia de Suárez contra Costa Rica y Colombia.
Como sea, la FIFA nos perjudicó enormemente, pero no fue la única causa de nuestra eliminación de un Mundial de fútbol. Hay cosas para mejorar y como dice la canción, “todo concluye al fin, nada puede escapar, todo tiene un final, todo termina”, mientras la vida y sus problemas continúan.

“Todo concluye al fin, nada puede escapar todo tiene un final, todo termina. Tengo que comprender, no es eterna la vida el llanto en la risa allí termina… Y olvidé aquello que una vez pensaba que nunca acabaría nunca acabaría pero sin embargo terminó.  Todo me

<p>Leonardo Silva</p>

Leonardo Silva

demuestra que al final de cuentas termino cada día, empiezo cada día creyendo en mañana, fracaso hoy.  No puedo yo entender si es así la verdad de qué vale ganar si después perderé.  Inútil es pelear no puedo detenerlo lo que hoy empecé no será eterno…  Cuanta verdad hay en vivir solamente el momento en que estás, si el presente… el presente y nada más”

No se trata de filosofía barata que viene a colación de lo que le ocurrió a todo un país luego de ver la eliminación de su selección de fútbol en un Mundial, se trata del fragmento de la letra de una muy buena canción (“Presente, el momento en que estás”) de la película argentina “Tango Feroz” (1993) dirigida por el aclamado Marcelo Piñeyro y que nos cae como anillo al dedo al momento de intentar explicar alguna de las múltiples sensaciones que nos han embargado en las últimas horas a los uruguayos.

Dijera Luisito Suárez al partir rumbo a Brasil, “no quiero que me recuerden por lo que hicimos en Sudáfrica 2010 sino por lo que haremos en Brasil 2014”, bueno, a la vista de lo que ocurrió, mejor será mantener nuestros mejores recuerdos de cuando salimos cuartos en un torneo Mundial en el continente africano. Sobre todo él.

Pero un error lo tiene (tenemos) cualquiera, de los errores se aprende, un tropezón no es caída, y lo importante es volver a levantarse (hay más frases, pero el lector comprenderá si le dejo como ejercicio intelectual que las complete).

Porque todos somos conscientes que Suárez se equivocó. La discusión está en, ¿por qué lo sancionan a él de oficio y dejan a los demás sin aplicarles el mismo reglamento siendo que por la televisión vemos en cada partido faltas tan descalificadoras como las del futbolista compatriota? Y por otro lado, también discutimos la severidad y exageración de la pena (aquí la voz es unánime).

Pero veamos también algo que aún no he leído ni escuchado. Si están todos de acuerdo en que Suárez se equivocó y merecía una sanción, la mínima que podría haberle tocado eran dos fechas, pero si quieren, pongamos una sola fecha de sanción (difícil para Sagitario, pero bueno, tan solo digamos). Igualmente de nada hubiese servido pues la fecha que le tocaría purgar la pena fue cuando fuimos eliminados legítimamente en el campo de juego, ya no habría otra posibilidad para que Luis Suárez retornase al campo de juego en este Mundial.

O como también recordó más recientemente Edinson Cavani, ciudadano ilustre de Salto, “siempre se ganó en equipo. Nunca se ganó por un jugador en particular”, haciendo referencia a que sus goles tampoco llegaron pero que también podemos extrapolar a la ausencia de Suárez contra Costa Rica y Colombia.

Como sea, la FIFA nos perjudicó enormemente, pero no fue la única causa de nuestra eliminación de un Mundial de fútbol. Hay cosas para mejorar y como dice la canción, “todo concluye al fin, nada puede escapar, todo tiene un final, todo termina”, mientras la vida y sus problemas continúan.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...