¿QUIÉN ASUME LA RESPONSABILIDAD?

Estimados lectores. Ya comenzó el mes de julio, y aunque les parezca mentira, existen liceos, en nuestro país, que carecen de docentes en materias tan importantes como: matemáticas, física, historia e inglés; y en aquellos que los tienen, algunos no podrán terminar de enseñar el programa de estudio respectivo, pues a principios de año, Secundaria cometió errores en la designación horaria, y se armó un lindo revuelo, al ser adjudicadas tardíamente y acortando de esa manera el calendario educativo.
Según datos otorgados por la Asociación de Docentes de Educación Secundaria (ADES), serían 3.000 las horas sin elegir aún; también consideran que contándose con 20 horas por docente, estarían faltando 150 para impartir las clases debidas.
La preocupación radica, razonablemente, en que los estudiantes afectados, no contarán con los conocimientos necesarios para avanzar correctamente en los cursos por delante, gravísima situación, pues con ella se menoscaba la formación de muchísimos jóvenes, por la negligencia consistente de autoridades educativas que vienen ganándose el mote de INSERVIBLES, ya que no es la primera vez que no actúan en protección de la tarea para la que se les paga: LA EDUCACIÓN.
Desde el sindicato defienden su postura de que es responsabilidad de Secundaria el no tomar los grupos, a causa de la demora en la elección de horas; según Secundaria, a través de la Directora Celsa Puente: “El problema que hay acá es que el sindicato dice que hay profesores sin horas y los profesores no van a elegir horas”. En fin.
A todo esto se suman las legítimas reclamaciones por parte de los docentes, de un salario acorde al trabajo realizado, ya que se asegura que por trabajar 20 horas en los centros de enseñanza, por $ 14.000, no es suficiente, ya que no se toma en cuenta el trabajo adicional de corregir pruebas, preparar clases y sobre todo estudiar, tareas que se llevan a cabo en sus domicilios; así como también el déficit que existe en la cantidad de Psicólogos y Asistentes Sociales que se necesitan en los Liceos, de los cuales, algunos ni los tienen, siendo que a ellos concurren jóvenes con problemáticas familiares fuertes y difíciles que requieren una atención especial.
Mientras tanto, como de costumbre en nuestro bendito Uruguay, el gobierno se preocupa más por el infortunio de un deportista muy querido por todos nosotros, o por si truena en Japón, en vez de resolver los interminables conflictos que sobrevuelan al país, en su claro y sistemático criterio de la negación, donde suponen que los problemas son imaginarios o superfluos, descalificando a los que se entrometen  y atreven a denunciarlos.
Todo lo que estamos pasando en el área fundamental para el futuro de nuestra Nación, como lo es sin lugar a dudas la formación de nuestros hijos, es producto de la falta de rumbo en cuanto a lo que deseamos para el porvenir.
A los últimos dos gobiernos, se les ha atrofiado la brújula en ésta y en tantas otras temáticas; el barco continúa a la deriva y los que sufren y sufrirán las consecuencias, a merced del viento.
Mientras tanto nos preguntamos: ¿Quién asume la responsabilidad?

Estimados lectores. Ya comenzó el mes de julio, y aunque les parezca mentira, existen liceos, en nuestro país, que carecen de

<p>Adrián Baez.</p>

Adrián Baez.

docentes en materias tan importantes como: matemáticas, física, historia e inglés; y en aquellos que los tienen, algunos no podrán terminar de enseñar el programa de estudio respectivo, pues a principios de año, Secundaria cometió errores en la designación horaria, y se armó un lindo revuelo, al ser adjudicadas tardíamente y acortando de esa manera el calendario educativo.

Según datos otorgados por la Asociación de Docentes de Educación Secundaria (ADES), serían 3.000 las horas sin elegir aún; también consideran que contándose con 20 horas por docente, estarían faltando 150 para impartir las clases debidas.

La preocupación radica, razonablemente, en que los estudiantes afectados, no contarán con los conocimientos necesarios para avanzar correctamente en los cursos por delante, gravísima situación, pues con ella se menoscaba la formación de muchísimos jóvenes, por la negligencia consistente de autoridades educativas que vienen ganándose el mote de INSERVIBLES, ya que no es la primera vez que no actúan en protección de la tarea para la que se les paga: LA EDUCACIÓN.

Desde el sindicato defienden su postura de que es responsabilidad de Secundaria el no tomar los grupos, a causa de la demora en la elección de horas; según Secundaria, a través de la Directora Celsa Puente: “El problema que hay acá es que el sindicato dice que hay profesores sin horas y los profesores no van a elegir horas”. En fin.

A todo esto se suman las legítimas reclamaciones por parte de los docentes, de un salario acorde al trabajo realizado, ya que se asegura que por trabajar 20 horas en los centros de enseñanza, por $ 14.000, no es suficiente, ya que no se toma en cuenta el trabajo adicional de corregir pruebas, preparar clases y sobre todo estudiar, tareas que se llevan a cabo en sus domicilios; así como también el déficit que existe en la cantidad de Psicólogos y Asistentes Sociales que se necesitan en los Liceos, de los cuales, algunos ni los tienen, siendo que a ellos concurren jóvenes con problemáticas familiares fuertes y difíciles que requieren una atención especial.

Mientras tanto, como de costumbre en nuestro bendito Uruguay, el gobierno se preocupa más por el infortunio de un deportista muy querido por todos nosotros, o por si truena en Japón, en vez de resolver los interminables conflictos que sobrevuelan al país, en su claro y sistemático criterio de la negación, donde suponen que los problemas son imaginarios o superfluos, descalificando a los que se entrometen  y atreven a denunciarlos.

Todo lo que estamos pasando en el área fundamental para el futuro de nuestra Nación, como lo es sin lugar a dudas la formación de nuestros hijos, es producto de la falta de rumbo en cuanto a lo que deseamos para el porvenir.

A los últimos dos gobiernos, se les ha atrofiado la brújula en ésta y en tantas otras temáticas; el barco continúa a la deriva y los que sufren y sufrirán las consecuencias, a merced del viento.

Mientras tanto nos preguntamos: ¿Quién asume la responsabilidad?