ADOLFO SUÁREZ.

Estimados lectores. El pasado 23 de Marzo, la Democracia se vistió de luto; Don Adolfo Suárez, instaurador de la democracia española luego de 40 años del atroz régimen de Francisco Franco, dejaba de existir. Es sin lugar a dudas, uno de los hombres más importantes de la historia de España y de la lucha por la libertad en el mundo; controvertido, amado y odiado, se hizo merecedor del respeto de sus adversarios y del recuerdo sincero de un pueblo que conoció la libertad, gracias a su enorme talla de estadista.
Nació el 25 de Septiembre de 1932 en Cebreros (Ávila). Doctor en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid, comenzó su vida política desde muy joven dentro del aparato del régimen franquista, siendo Gobernador Civil de Segovia (1968 y 1969), Director General de Televisión Española (1969-1973) y presidente de la Empresa Nacional de Turismo (1973-1975).
Tras la muerte de Franco, el 20 de noviembre de 1975, fue designado, Ministro-Secretario General del Movimiento en el primer gobierno de la monarquía. El  Rey Juan Carlos, le nombró Presidente del Gobierno, en Julio de 1976, en sustitución del último designado por Franco, Carlos Arias Navarro. Muchos se opusieron, considerándolo un continuador del Franquismo, error que supo demostrar con creces.
Desde el primer momento luchó por la instauración de la Democracia, sin provocar una ruptura traumática con el sistema anterior. Consiguió que las Cortes, todavía constituidas según la legislación franquista, aprobaran en el mes de Diciembre la Ley de Reforma Política, abriendo el camino para las elecciones democráticas tras la legalización de todos los grupos políticos.
Triunfó en las primeras elecciones libres celebradas el 15 de junio de 1977, como líder de la Unión de Centro Democrático (UCD). Como Presidente votado democráticamente, decretó la amnistía para los presos políticos y restableció los organismos históricos de las nacionalidades que componían el Estado. Se elaboró una Constitución de un nuevo Estado, no solo democrático, sino también social y de derecho, con un fuerte componente descentralizador.
El 6 de diciembre de 1978, por vez primera en la historia de España, un referéndum aprobaba la Constitución, consensuada entre todas las fuerzas políticas. En 1979 volvió a ganar las elecciones pasando a formar el primer gobierno constitucional. En 1980 el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), presentaba una moción de censura contra Suárez, que sirvió para lanzar definitivamente la figura política de su líder, Felipe González. La división de su partido, los ataques del terrorismo, el aumento del desempleo y los rumores sobre una posible intervención militar, determinó el 28 de enero de 1981, su dimisión.
Agustín Rodríguez Sahagún lo sustituyó al frente de la UCD y Leopoldo Calvo Sotelo en la jefatura del gobierno. Su actitud durante el intento de Golpe de Estado del 23 de febrero de 1981, durante la investidura de Calvo Sotelo, realzó su prestigio.
Por su trayectoria, le fue concedido el título de Duque de Suárez. Tras abandonar la UCD fundó un nuevo partido, el Centro Democrático y Social (CDS), con el que concurrió a las elecciones generales de 1982, 1986 y 1989. Resultó elegido presidente de la Internacional Liberal (1989). Abandonó la política activa, tras el fracaso del CDS en las elecciones municipales. En Septiembre de 1996, se le concedió el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia.
Su esposa y su hija mayor murieron de cáncer (2001 y 2004). Su hijo Adolfo, fue candidato del Partido Popular a la presidencia de la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha en 2003; en su proclamación, realiza su última aparición pública para apoyarle.  Tiempo después, se hizo público que el ex presidente padecía una demencia senil degenerativa, o enfermedad de Alzheimer, desde hacía años y no recordaba haber sido Presidente del Gobierno.
El 8 de junio de 2007 y con motivo del trigésimo aniversario de las primeras elecciones democráticas, el Rey Juan Carlos le nombró Caballero de la Insigne Orden del Toisón de Oro.
Adolfo Suárez González falleció a las 15:03 del domingo 23 de marzo de 2014, a consecuencia de una neumonía reciente y como desenlace de la enfermedad degenerativa contra la que luchaba desde hacía once años.
Miles de españoles despidieron sus restos en el Salón de los Pasos Perdidos del Congreso de los Diputados; una vez más unía a sus compatriotas por encima de las diferencias; por última vez ejerció su liderazgo.

Estimados lectores. El pasado 23 de Marzo, la Democracia se vistió de luto; Don Adolfo Suárez, instaurador de la democracia

<p>Adrián Baez.</p>

Adrián Baez.

española luego de 40 años del atroz régimen de Francisco Franco, dejaba de existir. Es sin lugar a dudas, uno de los hombres más importantes de la historia de España y de la lucha por la libertad en el mundo; controvertido, amado y odiado, se hizo merecedor del respeto de sus adversarios y del recuerdo sincero de un pueblo que conoció la libertad, gracias a su enorme talla de estadista.

Nació el 25 de Septiembre de 1932 en Cebreros (Ávila). Doctor en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid, comenzó su vida política desde muy joven dentro del aparato del régimen franquista, siendo Gobernador Civil de Segovia (1968 y 1969), Director General de Televisión Española (1969-1973) y presidente de la Empresa Nacional de Turismo (1973-1975).

Tras la muerte de Franco, el 20 de noviembre de 1975, fue designado, Ministro-Secretario General del Movimiento en el primer gobierno de la monarquía. El  Rey Juan Carlos, le nombró Presidente del Gobierno, en Julio de 1976, en sustitución del último designado por Franco, Carlos Arias Navarro. Muchos se opusieron, considerándolo un continuador del Franquismo, error que supo demostrar con creces.

Desde el primer momento luchó por la instauración de la Democracia, sin provocar una ruptura traumática con el sistema anterior. Consiguió que las Cortes, todavía constituidas según la legislación franquista, aprobaran en el mes de Diciembre la Ley de Reforma Política, abriendo el camino para las elecciones democráticas tras la legalización de todos los grupos políticos.

Triunfó en las primeras elecciones libres celebradas el 15 de junio de 1977, como líder de la Unión de Centro Democrático (UCD). Como Presidente votado democráticamente, decretó la amnistía para los presos políticos y restableció los organismos históricos de las nacionalidades que componían el Estado. Se elaboró una Constitución de un nuevo Estado, no solo democrático, sino también social y de derecho, con un fuerte componente descentralizador.

El 6 de diciembre de 1978, por vez primera en la historia de España, un referéndum aprobaba la Constitución, consensuada entre todas las fuerzas políticas. En 1979 volvió a ganar las elecciones pasando a formar el primer gobierno constitucional. En 1980 el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), presentaba una moción de censura contra Suárez, que sirvió para lanzar definitivamente la figura política de su líder, Felipe González. La división de su partido, los ataques del terrorismo, el aumento del desempleo y los rumores sobre una posible intervención militar, determinó el 28 de enero de 1981, su dimisión.

Agustín Rodríguez Sahagún lo sustituyó al frente de la UCD y Leopoldo Calvo Sotelo en la jefatura del gobierno. Su actitud durante el intento de Golpe de Estado del 23 de febrero de 1981, durante la investidura de Calvo Sotelo, realzó su prestigio.

Por su trayectoria, le fue concedido el título de Duque de Suárez. Tras abandonar la UCD fundó un nuevo partido, el Centro Democrático y Social (CDS), con el que concurrió a las elecciones generales de 1982, 1986 y 1989. Resultó elegido presidente de la Internacional Liberal (1989). Abandonó la política activa, tras el fracaso del CDS en las elecciones municipales. En Septiembre de 1996, se le concedió el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia.

Su esposa y su hija mayor murieron de cáncer (2001 y 2004). Su hijo Adolfo, fue candidato del Partido Popular a la presidencia de la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha en 2003; en su proclamación, realiza su última aparición pública para apoyarle.  Tiempo después, se hizo público que el ex presidente padecía una demencia senil degenerativa, o enfermedad de Alzheimer, desde hacía años y no recordaba haber sido Presidente del Gobierno.

El 8 de junio de 2007 y con motivo del trigésimo aniversario de las primeras elecciones democráticas, el Rey Juan Carlos le nombró Caballero de la Insigne Orden del Toisón de Oro.

Adolfo Suárez González falleció a las 15:03 del domingo 23 de marzo de 2014, a consecuencia de una neumonía reciente y como desenlace de la enfermedad degenerativa contra la que luchaba desde hacía once años.

Miles de españoles despidieron sus restos en el Salón de los Pasos Perdidos del Congreso de los Diputados; una vez más unía a sus compatriotas por encima de las diferencias; por última vez ejerció su liderazgo.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...