BATLLE VIVE

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. El fallecimiento del Dr. Jorge Batlle ha significado para buena parte de la ciudadanía, un verdadero golpe; no sólo por el inesperado episodio, ya que era poseedor de una jovialidad y fortaleza espiritual y

Adrián Baez.

Adrián Baez.

física admirable, que como bien lo expresó Hierro López, nos auguraba su inmortalidad; sino que también, ante su desaparición, quedó un enorme vacío en el Partido Colorado en particular, y en la política nacional en general, sintiéndonos muchos de los que lo teníamos como nuestro guía político, literalmente huérfanos de liderazgo.
Batlle supo transcurrir su carrera política con tenacidad, casi con tozudez, si hilamos fino; nunca escatimó palabras para que sus ideas quedaran claras y pudieran ser comprendidas por todos y cada uno de sus compatriotas, lo que no siempre sucedió, aunque le valió la indiscutible fama de hombre honesto y sincero.
Heredero de una estirpe única en el mundo, de hombres de hierro, que en el error o en el acierto supieron forjar una nación, tuvo la honestidad intelectual y la independencia de criterio, de enfrentarse contra el patrimonio ideológico de su familia, al creer que debía aggiornarse a los tiempos actuales, empapándolo de un liberalismo que, muy fuertemente criticado en su momento, hoy es reconocido y aceptado por propios y extraños como esencial.
Polémico, contestatario, frontal, exigente con los suyos y con una disciplina prusiana; inculcó en varias generaciones de jóvenes, la necesaria, imperiosa y casi imprescindible idea, de que Uruguay debía abrirse al mundo de la forma que fuera, insertarse a más no poder en el acontecer internacional, y como lo sostuvo su padre, Luis Batlle Berres, vender todo lo que Uruguay produzca, menos el alma.
Y así lo demostró cuando tuvo que lidiar con una de las peores etapas del país; crisis por doquier, se mantuvo firme junto a otros hombres de fuerte personalidad y leales a la Patria, soportando golpes de un lado y del otro, pero no permitiendo que las Instituciones flaquearan ni que a las mismas se las derribaran, tomando medidas sumamente impopulares, que derribaron su imagen, pero que eran las aptas para evitarle a su gente y a su terruño, males mucho más grandes y desastrosos, posibilitando al mismo tiempo, que los mercados nos aceptaran, firmando acuerdos para que nuestra economía no se estancara y pudiera reencausarse.
Ya en el llano, habiendo cumplido con el deber constitucional de entregar por medios democráticos el poder al sucesor elegido por el pueblo, y un país en notorio crecimiento y con credibilidad mundial; prosiguió su predica desde el periodismo político, otra de sus pasiones, opinando de todo aquello que entendiera pertinente, aportando propuestas con sólidos y lógicos argumentos, siendo un férreo opositor a las políticas de una izquierda que representaba todo aquello contra lo que combatió desde su juventud.
Quienes tuvimos el enorme privilegio de conocerlo muy de cerca, compartir largas jornadas de militancia política, a pesar de nuestra juventud, y también momentos particulares, en los que no dejamos de aprender de su fuente inagotable de conocimientos, no podemos hacer otra cosa que continuar admirándolo por la dignidad, valor, carácter y sobre todo, el enorme coraje con el que transcurrió por esta vida, tanto en las victorias, como en las derrotas, y vaya si éstas últimas fueron más que aquellas.
Su legado de compromiso irrestricto con las causas más caras a su amado Uruguay; su ejemplo de renunciamiento sin mezquindad alguna, cuando era necesario padecerlo porque su país lo requería; su elevación de pensamiento y de visión, al luchar a través de la predica incansable a pesar de su avanzada edad, hablando, enseñando, discutiendo, generando debates; su esencia de líder, al jamás guardar rencor contra los adversarios de dentro, ni contra los de afuera, teniendo siempre en claro que la libertad de expresión debía ser resguardada, protegida y defendida a raja tabla, aún cuando el blanco de las críticas más acérrimas fuera su persona, habla por sí sólo de la enorme talla de tal dirigente.
Un Batlle al fin, pudo concitar el respeto de todos sus conciudadanos, de todas las fuerzas políticas y un lugar indiscutible en la historia, en la que quedará marcado que, inclusive aquellos que lo enfrentaron en las trincheras políticas, se animaron a gritarle como último adiós: Viva Batlle.
El mejor homenaje que podemos rendirle a este campeón de la libertad, es no descansar hasta que su adorado Partido Colorado vuelva a ser fiel representante e interprete de los anhelos de los orientales, buscando siempre el entendimiento entre los mismos, trabajando esmeradamente por el futuro de nuestro Uruguay; comprendiendo que en cada paso y en cada jornada que dediquemos a conseguirlo, vibrará en nuestros pechos, un nuevo grito de batalla: BATLLE VIVE.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...