LA LIBERTAD DE CUBA

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. La visita del Presidente Obama a Cuba, es sin lugar a dudas, uno de los acontecimientos más destacados de los últimos tiempos.

Adrián Baez.

Adrián Baez.

La lenta pero aparente recomposición de las relaciones entre ambos países, parece encaminada hacia la concreción de logros importantes tanto para un bando como para el otro; para EE.UU, la redención de haber reconocido su propia tozudez al aplicar por años, un irracional y equivocado embargo a un pequeño país – por más que aún el Congreso estadounidense de mayoría republicana no dé brazo a torcer y persevere en su continuidad – que le guste o no, tenía y tiene todo el derecho a soportar el gobierno que quiera; para Cuba, también el reconocimiento a regañadientes de su propia tozudez, al intentar ir contra la corriente del mundo, blandiendo la bandera de perimidas utopías, que lo único que ha hecho es someter a un pueblo que en su momento creyó en una Revolución que le permitiría vivir en libertad y dignamente, y que se vio envuelto en una férrea dictadura que lo subyugó y amordazó por más de 50 años, y que no tiene a simple vista, y ojalá nos equivoquemos, deseos visibles de dejar de hacerlo, aunque, sin embargo, dejó abierta muy solapadamente, una ventana donde entra una pequeña pero esperanzadora veta de luz.
Creemos en las buenas intenciones del Presidente Norteamericano, y quisiéramos no tener que dudar de las de la Dinastía Castro; sucede que, nos parece harto necesario, ante los hechos fidedignos, el simbólico acto de asimilar que los ojos del mundo están puestos sobre la Isla, hoy más que nunca, luego de la mismísima época de la Revolución y del conflicto de los misiles, y comenzar a democratizar la vida de los cubanos, permitiéndoles en primer lugar, la libertad de pedir sin temor a ser reprimidos y encarcelados, la libertad de los suyos, los que al hacer lo que ellos hoy, culminaron en las mismas mazmorras desde las que luchó José Martí.
Mientras alabamos y con razón, las demostraciones de “apertura” y “posibles entendimientos”; no debemos ni podemos olvidar, que continúan muchos cubanos presos por disentir con el régimen; la gran mayoría de la población padeciendo necesidades básicas, pues su presupuesto y manutención, nunca son cubiertos con los escasos U$ 80 mensuales que ganan por su trabajo y lo que el carnet de raciones les otorga por cada familia para subsistir por un mes entero, lo que aquí en Uruguay o cualquier otra parte del mundo, se consume en una o dos comidas diarias; los trabajadores con sus derechos laborales conculcados, sin posibilidad alguna de protesta ya que los sindicatos están prohibidos y las huelgas duramente reprimidas con consecuencias nefastas para sus participantes; etc.
En fin. Somos defensores a ultranza de la libre determinación de los pueblos y de la soberanía que tienen, de darse a sí mismos el gobierno y los gobernantes que quieran, precisen o merezcan; pero, también somos defensores de la libertad de expresión en donde fuere, como derecho humano inherente a la calidad de tal y alzaremos la voz para defenderla en donde sea acallada; y eso estimados, con los peores métodos, ocurre mal que les pese a quienes justifican la dictadura “ideal y sacrosanta” de Los Castro, en el hermoso país caribeño.
EE.UU. dio un mensaje mesurado y obvio para tender puentes y ejercer una diplomacia inteligente; muchos se preguntarán por qué Obama no fue más radical y arremetió contra las violaciones de los Derechos Humanos que se practican allí; es que primero, por más que no se entienda, se debe transcurrir por ésta etapa, para que después, paso a paso, sea el Pueblo Cubano, el artífice del verdadero cambio, al ver que llegan hasta él ejemplos de otros estilos de vida, que le permitirá ser, lo que desee ser y buscar los horizontes que anhele sin indicaciones ni ataduras . Es él, solamente él, quien sabrá en qué momento, en qué condiciones y de qué manera, luchará como lo hizo tantas veces en su gloriosa historia, para recuperar su libre albedrío.
Mientras tanto, continúa la vida y el largo proceso hacia la libertad de Cuba.