La otra cara de la moneda

Ser camionero no es fácil,muchas personas lo desconocen pero como todo rubro, el ser camionero tiene sus altibajos. Es un trabajo muy sacrificado,se pasa sueño,hambre, frío y calor,uno se ausenta en fechas muy importantes en la vida de una familia. A veces en broma los camioneros nos comparamos con perros, por el hecho de que dormimos en una cabina de chapa,tenemos que aguantar muchas impertinencias, y también porque cuando te llaman para descargar o cargar te chiflan, te chistan o te pegan un grito jaja, también en broma decimos que somos todos de apellido Pérez, porque siempre que se consulta algo te dicen «Espere».
Como en todo trabajo y todo rubro, hablando mal y pronto, ¡acá hay de todo!, buenos chóferes, malos chooferes, personajes que se creen que son camioneros del hielo, gente muy trabajadora,gente con todos los aportes al día, gente con los aportes mínimos, gente muy «lambeta», también tenemos gente que saca plata de su sueldo y de su familia para comprar adornos para el camión que maneja, ojo.
No digo que esté mal, ya que el camión es nuestra segunda casa, pero esa plata la tendría que poner el patrón. ¡Camioneros eran los de antes!, algunos siguen firmes, antes tenían que saber manejar, ser mecánico, gomero, electricista, cargador, etc, ahora muchos de los que andamos en la vuelta somos pisa pedales nomás.
Hace unos días en este tan prestigioso ejemplar medio de comunicación que tenemos en nuestro departamento, publicaron una foto de un camión circulando por nuestra ciudad en un lugar que hace muy poco tiempo la Intendencia puso un cartel de Prohibido tránsito pesado,si observan la foto con atención, ese camión está cargado de frutas y verduras que van desde Salto directo al Mercado Modelo en Montevideo, piense y trate de ponerse un minuto tras el volante del camión,mucha gente está todo el día en una chacra en el rayo del sol y cuidando la mercadería como si fuera un hijo, luego la embolsan o encajonan, luego la cargan, (y ojo cargar un camión no es tirar todo arriba de la carrocería y listo, hay que regular y calcular los kilos y ubicar la carga según cuáles sean las partes del camión que salta más o la que tiene menos movimiento). Después que se carga, se tapa con la lona sólo como techo, en este caso para que la mercadería se ventile, y estando todo listo hay que salir a la cancha, y todos somos testigos del estado de muchas de las calles de nuestra ciudad, no estoy hablando de colores políticos,ni criticando, sólo que simplemente se deterioran, así como todo, como nosotros mismos por ejemplo con el paso de los años.
Hay calles que están con muchos baches, con piedras de punta, con tierra etc, entonces hacer todo el trabajo anteriormente mencionado para transportar la mercadería a nuestra capital y antes de salir a la ruta desarmar la carga, voltear algo,aflojar las piolas, ensuciar todito el equipo y tapar de tierra la mercadería, no tiene sentido. Con esto no estoy justificando el hecho de cometer una infracción o infringir nuestras normas de tránsito, porque por algo están ahí, y todos sabemos que un camión es un vehículo pesado y deteriora las calles a ritmos mucho más agigantados de los que las dañan los autos, pero en fin lo que busco con esta narración,es un poquito de comprensión,que usted vecino o vecina al leer esto se siente unos minutos tras el volante,que a la hora de medir la varita no sea tan pesada con nosotros los camioneros, ya que todos cometemos alguna falta, hasta un peatón casi sin darse cuenta arroja en la calle el envoltorio de unas galletitas, un chicle, un caramelo, etc.
Repito no justifico lo que está mal, sólo pido un poquito de comprensión para con los obreros del volante, tras de cada camión hay muchas familias esperando la comida. Gracias.
(Claudio Barrios de Vargas)







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...