Recibimos y publicamos

El arroyo Mataojo Grande nace en la Cuchilla de Haedo y corre hacia el oeste hasta fundirse en el Río Arapey siempre con rumbo al gran río Uruguay.
Recorre parajes agrestes y aislados que los norteños llamamos «el norte profundo». La vieja estancia de Artigas, donde todavía hay flora y fauna preservada. Campos de basalto superficial muy ondulados donde reinan los lanares y la cría bovina como actividad productiva fundamental.
Mucha gente de a caballo, sombreros de ala ancha y cuchillos vistosos cruzados en la espalda.
Grutas y cascadas como las del Lunarejo, la gran bajada de Pena, Masoller y pueblos semi perdidos como Fernández, Quintana y Pepe Núñez.
El Camino se llama Cuchilla de Haedo y transita desde la ruta 31 (si se puede calificar de ruta) desde la almacén El Chimango en el KM 160 de la 31 hasta Pueblo Masoller en Rivera. Son algo más de 60 km de piedras aristosas, cañadas con badenes y sol ardiente, salvo que lo agarre a uno una lluvia oriental de esas de 50 milímetros en 2 horas cosa nada anormal en aquellos lares.
Hay poca gente afincada, los campos son grandes porque producen poco, las escuelas están semi vacías por la misma razón y los boliches no prosperan cumpliendo un proceso de extinción irreversible.
El ex Presidente Mujica mandó un helicóptero a buscar la urna con los votos de Pueblo Quintana cuando se postuló a Presidente ya que después de grandes lluvias nadie entraba ni salía por vías normales, él tenía la seguridad de tener algunos adherentes, les habían puesto un generador hacía poco que les daba luz y una antena para poder usar el celular.
Después de ese acto simbólico de recolección nadie más apareció nunca, como ocurre siempre con los políticos, con todos ellos.
El asunto ahora es un nuevo episodio de aislamiento selectivo propiciado por UTE que resolvió darle energía a Pueblo Quintana, darle energía a Pepe Nuñez y a Pueblo Fernández y dejar sin ningún tipo de posibilidad a todos los productores que estamos entre Pueblo Fernández y Pepe Nuñez que nos hemos sumergido en la noche eterna.
Sin energía eléctrica razonablemente económica no hay progreso, no hay escuelas, no hay internet no habrá crecimiento, ni afincamiento alguno.
De todas formas me consta que en este paraje y con la densidad poblacional existente a ningún dirigente político le importa un rábano lo que digo pero ese es el motivo de mi carta, dejar constancia una vez más que los ciudadanos sólo servimos para pagar impuestos y que nuestros requerimientos y necesidades sólo son elementos de intercambio por sufragios para que los mismos que hoy nos excluyen sigan calentando sus bancas.
Yo reclamo la actitud de UTE que debería darle energía eléctrica al 100% de la población y no donde le conviene, qué importancia tiene si ahí somos pocos, somos uruguayos viviendo en el siglo XXI no en la época de la conquista. Hablé con UTE y me explicaron cómo poner las columnas y llevar la energía, la cuenta me resultó impagable, estamos muy lejos. Seguiremos en la noche, se hace difícil convencer a nuestros muchachos trabajadores del campo, supongo que a corto plazo me pedirán la liquidación y se irán a algún pueblo.
Una pena, así no se construye un país sino todo lo contrario.
Ignacio Popelka.