MALAQUINA, EL INTENDENTE

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. El pasado lunes, Salto vivió una jornada digna de la madura democracia en la que nuestro país supo forjar su destino, y con la que ha sido y es ejemplo, no sólo en el contexto regional, sino que también mundial.
El merecido y justo reconocimiento que el pueblo salteño le rindió al Esc. Eduardo Malaquina, al denominar parte de un tradicional paseo como lo es la Costanera entre calle Artigas y 19 de Abril, en una zona memorable y emblemática de nuestra ciudad, con su nombre; ha sido más que un oportuno homenaje en vida del ilustres ciudadano; se ha constituido en un llamado de atención a la clase política – efectuado por ella misma, a sabiendas o no-, a que si existe voluntad y diálogo en homenajear a un gobernante por encima de las diferencias ideológicas que pudieron existir en su momento, con más razón, se podría aunar esfuerzos para conseguir muchas cosas importantes para la gente, de seguirse la misma tesitura, lo que sería, evidentemente, lo más lógico y coherente.
La propuesta del Gobierno Departamental, que contó con el unánime respaldo de la Junta Departamental, refleja una latente esperanza de evolución institucional, que sin duda espera impaciente que la experiencia sea emulada por ese mismo espectro político, ante la necesaria e imperiosa necesidad que tiene nuestro departamento, en ver andar propuestas y concreciones que traigan prosperidad y progreso.
Ejemplo de ello, lo tenemos en la persona de quien fuera tres veces Intendente; hombre que, más allá de las diferencias que se haya podido mantener en cualquiera de sus gestiones, instauró una línea ética y responsable en la manera de dirigir un gobierno, que sin miramientos, podría y debería haber sido tenido en cuenta por pasados gobernantes, y que deberá, por el bien de Salto, tenerse presente hacia el futuro.
Es la única explicación por la cual representantes de todos los partidos políticos, rindieron su respetuoso consenso y posterior homenaje a ese dirigente colorado (con presencias bienvenidas y ausencias incomprensibles); líder inteligente que supo rodearse de hombres y mujeres capaces, íntegros y con visión de futuro, que apuntalaron tres administraciones que lograron para nuestra tierra: inversiones, trabajo, universidades privadas, el afincamiento sólido de la Udelar con un magnífico edificio, el Cerp, etc.
Es que el Esc. Malaquina, legó a la vida política (local y nacional), un requisito prácticamente perdido en la actualidad, que es el profesionalismo en dicha actividad. El entender que, cuando el pueblo honra con una designación como gobernante, esa condición se debe exaltar, actuando con la grandeza, corrección y mesura imprescindible, ante el manejo del erario público y el depósito de los anhelos del porvenir.
Malaquina dejó como enseñanza, nada más y nada menos que, la máxima de un verdadero republicano: “la política es trabajar a favor de la gente, sin pedir otra cosa a cambio, que el reconocimiento ante el deber cumplido”.
Por su carácter, honorabilidad, honradez, responsabilidad e incuestionable talla de Político, es que consideramos que se ha ganado la admiración y el respeto de todos sus conciudadanos y coterráneos, pues se encuentra ya, entre los prohombres de éste Salto Oriental, y por eso, se lo recuerda y recordará siempre como Malaquina, el Intendente.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...