MARCHEMOS HACIA LA BASTILLA

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. La gente se cansó. El sentimiento de inseguridad latente en toda la sociedad, a lo largo y ancho de la República, ya dejó de ser hace mucho, pero mucho tiempo, una sensación térmica.
Las vidas perdidas, sean por el motivo que fueren, relacionadas a la violencia, no hacen más que mostrarnos una cruel realidad que se ha venido sistemática y mañosamente negando por las autoridades nacionales.
Lo sucedido ayer en nuestra ciudad, refleja la impotencia y la bronca de quienes ven peligrar el bien más preciado, que es la vida, en manos de personas que, lamentablemente, están jugadas y nada tienen que perder.
Los ciudadanos han confiado y de hecho confían en la Constitución, en la ley y en las instituciones democráticas; pero, no son pocos los que han manifestado su deseo de vivir en paz, aunque sea a cambio de la libertad formal. ¿A que nos referimos? Bueno. Compatriotas de diversas condiciones sociales, culturales, laborales y hasta ideológicas, consideran que para preservar su integridad física y las de sus seres queridos, se debe tener mano dura, y creen que la mejor solución, es sacar a los militares a la calle, o crear grupos de choque asimilados a aquellos, creencia legítima ante el miedo, pero que asusta y preocupa en demasía.
En agosto de 2016, en nuestra conversación mensual, el Dr. Jorge Batlle nos manifestó su preocupación ante esta forma de pensar que, ya en ese entonces, se esgrimía por muchos. Batlle nos planteó que la situación estaba empeorando y que la gente comenzaría, ante el temor, a pedir medidas fuertes, que conllevarían el endurecimiento del gobierno y la justicia por mano propia; y, que, cuando eso sucediera, los uruguayos estaríamos paulatinamente perdiendo el sentir democrático y todo lo que éste implica. Es una pena, darle una vez más la razón.
El ver cómo se increpaba al Jefe de Policía, quien, nobleza obliga reconocer, dio la cara; nos habla a carta cabal de cómo está latiendo la cosa.
Sucede que, por más rutas que cortemos; por más que increpemos a tal o cual autoridad; perdemos la posibilidad de ver el bosque, quedándonos tan sólo con la visión del árbol; ojo, se entiende.
La mayor responsable de lo que los orientales, todos, estamos padeciendo, y que ha jugado con las emociones del pueblo, es la necesaria e imprescindible herramienta para el real funcionamiento de una República: la clase política.
Esta, y ya lo hemos dicho hasta el hartazgo en esta columna, ha minado la credibilidad de la política, por decir siempre lo políticamente correcto, en ves de, decir y llamar las cosas por su nombre, sin temor a perder un poco de votos.
Todos, o la gran mayoría, consideran que todo se fue al carajo (lugar que ocupa el vigía en las embarcaciones antiguas), desde que comenzó a regir el nuevo CPP (Código del Proceso Penal); y saben qué, en parte, pero solamente en parte, tienen razón. No porque la ley no sea buena o porque no contenga la mejor y más moderna visión en cuanto a los derechos humanos, o porque no haya el presupuesto y los recursos humanos para su mejor desarrollo; sino, porque no se supo tomar la temperatura de la sociedad, y se aplicó en un pésimo momento.
Tampoco es justo sostener que sólo el gobierno y su partido lo aprobaron, no; todos los partidos más importantes, dieron el sí en el Parlamento, para que empezara a partir del 1º de noviembre de 2017 a regir.
¿Hay derecho a enojarse?, sí. ¿Hay derecho a protestar aunque violemos otros derechos?, y, sí, es legítimo pero ilegal. ¿Hay derecho a criticar, insultar y exigir acción?, por supuesto. Ahora, hagámoslo donde se cocina el bacalao, y ese lugar, compatriotas, es en el Parlamento.
En él, a contramano de lo que ha sido la historia de Uruguay, se han aprobado normas inconstitucionales; incoherentes; nefastas; siempre de espalda a la enorme mayoría de los uruguayos, y la mayor de las veces, beneficiando a un pequeño conglomerado.
Cuando Francia se cansó; se dirigió hacia el bastión del Ancien Régime; ergo, marchemos hacia el bastión de la democracia, para defenderla de quienes la han hecho resquebrajar. Marchemos hacia la Bastilla.







El tiempo

Ediciones anteriores

julio 2018
L M X J V S D
« jun    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

  • Otras Noticias...